La esencia de starck

Nos he­mos sen­ta­do en sus si­llas, ilu­mi­na­do con sus lám­pa­ras y has­ta ex­pri­mi­do na­ran­jas con sus in­ge­nios. Aho­ra tam­bién po­dre­mos oler lo que tie­ne en la ca­be­za.

GQ (Spain) - - Ciudados -

Al­go de­be sa­ber so­bre la na­tu­ra­le­za in­ma­te­rial de la be­lle­za un ti­po que ha ele­va­do a la ca­te­go­ría de icono un ex­pri­mi­dor que no sir­ve pa­ra ex­pri­mir. Du­ran­te to­da su ca­rre­ra, Phi­lip­pe Starck ha tran­si­ta­do có­mo­da­men­te por la su­til fron­te­ra que se­pa­ra el ar­te y el di­se­ño, lo prác­ti­co y lo su­bli­me; y por ello re­sul­ta­ba has­ta ex­tra­ña su re­nun­cia a aden­trar­se en el te­rri­to­rio de la per­fu­me­ría, un uni­ver­so que fu­sio­na in­ge­nie­ría y emo­ción de un mo­do di­fí­cil­men­te más per­fec­to. Aho­ra que por fin lo ha he­cho con una co­lec­ción de tres fra­gan­cias –por cier­to, de la mano de Per­fu­mes y Di­se­ño, una com­pa­ñía es­pa­ño­la–, no ha des­apro­ve­cha­do la opor­tu­ni­dad de se­guir in­da­gan­do en los lí­mi­tes de lo in­tan­gi­ble. De he­cho, la ha bau­ti­za­do co­mo The Spa­ce Bet­ween, una de­no­mi­na­ción am­bi­gua que hay que in­ter­pre­tar co­mo la tie­rra de na­die en­tre el sue­ño y la reali­dad, o en­tre la cien­cia y la poe­sía.

Peau de Soie –piel de se­da–, Peau de Pie­rre –piel de pie­dra– y Peau d'ai­lleurs –piel de otro lu­gar– son tres eau de toi­let­te in­de­pen­dien­tes y, al mis­mo tiem­po,co­nec­ta­do­sen­con­cep­toy pac­ka­ging. El pro­pio Phi­lip­pe Starck ha cui­da­do con mi­mo el en­vol­to­rio, mien­tras que los pres­ti­gio­sos na­ri­ces Dominique Ro­pion, Daph­né Bu­gey y An­nick Me­nar­do han cons­trui­do sendos ju­gos con el en­car­go de desafiar los lí­mi­tes de la per­fu­me­ría tra­di­cio­nal, de tra­du­cir en una fór­mu­la la lo­cu­ra ro­mán­ti­ca del ge­nio fran­cés. De pe­que­ño, le gus­ta­ba ju­gar en­tre los anaque­les de la dro­gue­ría de su ma­dre. Dé­ca­das des­pués, Starck ha te­ni­do al fin la opor­tu­ni­dad de di­ver­tir­se con sus pro­pias crea­cio­nes.

Su tra­ba­jo na­da en­tre las aguas de la in­te­li­gen­cia, la iro­nía y un pla­to­nis­mo que reivin­di­ca sus­ti­tuir la idea de be­lle­za por la de bon­dad. "Un di­se­ño sin hu­mor no es hu­mano", ha lle­ga­do a de­cir. El más fa­mo­so de to­dos los di­se­ña­do­res in­dus­tria­les ha per­ge­ña­do ba­res, res­tau­ran­tes, bou­ti­ques, mu­seos y al­gu­nos de los ob­je­tos más re­co­no­ci­bles de nues­tro tiem­po, co­mo el fa­mo­so Juicy Sa­lif –"mi ex­pri­mi­dor no es­tá pen­sa­do pa­ra ex­pri­mir li­mo­nes, sino pa­ra ini­ciar con­ver­sa­cio­nes"–, pe­ro su hi­per­ac­ti­vi­dad le im­pi­de ju­bi­lar­se a pe­sar de sus 67 años. Tal vez por­que, co­mo él mis­mo ha di­cho, tie­ne "una en­fer­me­dad men­tal de­no­mi­na­da crea­ti­vi­dad".

FO­TO­GRA­FÍA: J. C. DE MAR­COS El­di­se­ño­de­los­fras­co­se­su­na­re­pre­sen­ta­ción­de­nues­tro­yo­mo­le­cu­lary­de­la­mem­bra­na que­lo­co­nec­ta­to­do.¿ha­bría­si­do­más­fá­cil­ha­blar­de­se­duc­cióny­tal?se­gu­ra­men­te. DELTODO LATEORÍA PARISY STARCK POR HÉC­TOR IZ­QUIER­DO No se qui­ta el chán­dal, pe­ro ti

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.