TECNICOLOR EN YELLOWSTONE

GQ (Spain) - - Ciudados -

De un vis­ta­zo rá­pi­do po­dría pa­sar por un cua­dro de Da­lí, pe­ro lo que aquí ves es en reali­dad la ma­yor fuen­te ter­mal de EE UU, una la­gu­na bau­ti­za­da co­mo la Gran Fuen­te Pris­má­ti­ca. Ubi­ca­da en el Par­que Na­cio­nal de Yellowstone (un lu­gar que se ex­tien­de en­tre los es­ta­dos de Wyo­ming, Mon­ta­na e Idaho), es­ta es­pec­ta­cu­lar fon­ta­na, que tie­ne un diá­me­tro de unos 90 me­tros y una pro­fun­di­dad de 50, emi­te ca­da mi­nu­to una can­ti­dad de va­por equi­va­len­te a más de 2.000 li­tros de agua. Co­mo pue­des apre­ciar, lo que más lla­ma la aten­ción es su asom­bro­so co­lo­ri­do, que pa­sa de to­nos ro­ji­zos y anaran­ja­dos en los már­ge­nes (par­ti­cu­la­ri­dad cro­má­ti­ca que se de­be a la pre­sen­cia de bac­te­rias pig­men­ta­das y de mi­ne­ra­les) a otros ma­ti­ces más ver­do­sos y azu­la­dos en el cen­tro (su ele­va­da tem­pe­ra­tu­ra im­pi­de el desa­rro­llo de vi­da, de ahí que pre­va­lez­ca un tono azul in­ten­so).

• POR

La de­ca­den­cia de Oc­ci­den­te en un ejem­plo diá­fano: den­tro de mu­chas culturas orien­ta­les, el pe­lo re­co­gi­do con una co­le­ta en el cen­tro de la ca­be­za se con­si­de­ra­ba se­ñal de or­gu­llo y su­pe­rio­ri­dad. Era el pei­na­do de los sa­mu­ráis, de los prín­ci­pes, de los gue­rre­ros. A prin­ci­pios de la dé­ca­da 2010, el man bun pa­só a con­ver­tir­se en un me­me ri­dícu­lo. Tal co­mo po­de­mos com­pro­bar en El be­bé de Brid­get Jo­nes (una pe­lí­cu­la don­de to­do lo mo­derno es ob­je­to de bur­la), se tra­ta del es­ti­lo ca­pi­lar al que uno re­cu­rre por de­fec­to cuan­do quie­re ca­ri­ca­tu­ri­zar a los hips­ters. Si an­tes te pos­tra­bas an­te un mo­ño, aho­ra te par­tes de ri­sa. La cul­tu­ra de in­ter­net aún no tie­ne cla­ra su re­la­ción de amor/odio con el man bun. Por ca­da co­men­ta­rio jo­co­so te­ne­mos una ga­le­ría de mo­de­los a los que, hay que ad­mi­tir, les que­da bas­tan­te bien. Qui­zá Shia La­beouf, la mas­co­ta ofi­cial de es­ta sec­ción, sea un ejem­plo de los pe­li­gros in­he­ren­tes al man bun: su in­ten­to fra­ca­só tan es­tre­pi­to­sa­men­te que Twit­ter lo bau­ti­zó con "co­le­ta de ra­ta". Y eso due­le.

LOS MO­ÑOS MAS­CU­LI­NOS SE HAN CON­VER­TI­DO YA EN UN CLI­CHÉ DEL 'MI­LLEN­NIAL' CON TEN­DEN­CIA AL POS­TU­REO, PE­RO SUS RAÍ­CES SON MUY PRO­FUN­DAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.