¡Ay, qué nos­tal­gia ten­go de te­ner nos­tal­gia! DA­NIEL ENTRIALGO Di­rec­tor de GQ FIR­MAS GQ

ES­TE MES NOS HAN AYU­DA­DO

GQ (Spain) - - Sumario - @da­nie­len­trial­go

SEGÚN EL DIC­CIO­NA­RIO DE LA RAE, la nos­tal­gia no es otra co­sa que "la tris­te­za me­lan­có­li­ca ori­gi­na­da por el re­cuer­do de una di­cha per­di­da". Año­rar tiem­pos me­jo­res. Echar de me­nos a al­go o al­guien. Esa sen­sa­ción de pér­di­da que desa­zo­na y afli­ge. El an­cla del tér­mino re­cae sin du­da, con to­do su pe­so, so­bre el co­mien­zo de la de­fi­ni­ción, en la idea de tris­te­za. Por­que –aun­que no lo pa­rez­ca hoy en día– la nos­tal­gia es an­tes que na­da un sen­ti­mien­to tris­te. Co­mo esos la­cri­mó­ge­nos gé­ne­ros de la mú­si­ca po­pu­lar: el blues, la co­pla y el fa­do; el tan­go o la ran­che­ra; co­mo esas can­cio­nes re­ple­tas de amo­res des­gra­cia­dos, amar­gos re­cuer­dos y tiem­pos fe­li­ces que se fue­ron pa­ra no vol­ver ja­más. La pro­pia eti­mo­lo­gía del vo­ca­blo sor­pren­de por su exac­ti­tud. Nos­tal­gia pro­ce­de del grie­go (ca­si pa­re­ce ex­traí­do del mi­to de Uli­ses) y se for­ma al unir las pa­la­bras nos­tos (que sig­ni­fi­ca "re­gre­so a ca­sa") y al­gos ("do­lor"). No es ra­ro, por tan­to, que du­ran­te si­glos es­tu­vie­ra vin­cu­la­do al uni­ver­so del emi­gran­te; a la mo­rri­ña, a aquel que su­fre por en­con­trar­se le­jos de su ho­gar.

Y hoy, sin em­bar­go, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, la nos­tal­gia ale­gra y di­vier­te. Nos lle­na de go­zo. Su con­cep­to ha gi­ra­do co­mo una bi­sa­gra y sa­le a nues­tro en­cuen­tro en ca­da es­qui­na: en la mo­da vin­ta­ge ,enel mer­chan­di­sing ochen­te­ro, en el fe­nó­meno EGB, en las se­ries re­vi­val de la TV o en los Ca­chi­tos de hie­rro y cro­mo de nues­tra ban­da sonora. Le­jos de ge­ne­rar­nos un es­ta­do de áni­mo ne­ga­ti­vo, nos pro­du­ce in­clu­so bie­nes­tar. Has­ta nos ayu­da a di­ge­rir ese yo adul­to tan plo­mi­zo. Y la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to bien sa­be có­mo sa­car pro­ve­cho de to­do es­to. ¡Va­ya si lo sa­be! La nos­tal­gia en el ci­ne, la mú­si­ca o las se­ries da con­ti­nui­dad a nues­tro ayer en el hoy, con­tra­rres­tan­do así el has­tío de lo co­ti­diano. He­mos lle­ga­do a tal ex­tre­mo que has­ta sen­ti­mos nos­tal­gia de te­ner nos­tal­gia. La ne­ce­si­ta­mos. Echa­mos de me­nos echar de me­nos y la­men­ta­mos no te­ner nin­gún la­men­to. Hay un fa­do bien ale­gre de Ana Mou­ra, Des­fa­do, en el que la can­tan­te por­tu­gue­sa se bur­la un po­co de to­da es­ta sed de sau­da­de tan tí­pi­ca de nues­tro tiem­po. Así re­za el es­tri­bi­llo: Ai que sau­da­de / Que eu ten­ho de ter sau­da­de (...) / Sen­tir-me tris­te / Só por me sen­tir tão bem / E ale­gre sen­tir-me bem / Só por eu an­dar tão tris­te ("¡Ay, qué nos­tal­gia / ten­go de te­ner nos­tal­gia! (...) / Sen­tir­me tris­te / so­lo por sen­tir­me bien / Y sen­tir­me ale­gre / so­lo por an­dar tan tris­te").

Y lo más cu­rio­so de to­do es que la nos­tal­gia es men­ti­ro­sa. Nos ha­ce mi­ti­fi­car tiem­pos pre­té­ri­tos que no siem­pre fue­ron tan idí­li­cos co­mo se fin­ge. Co­mo a re­pli­can­tes de Bla­de Run­ner, nos in­ser­tan fal­sos re­cuer­dos de un pa­sa­do em­be­lle­ci­do pa­ra do­tar de ma­yor sen­ti­do a nues­tro pre­sen­te. Lo ad­ver­tía otra can­ción: "Al lu­gar don­de has si­do fe­liz no de­bie­ras tra­tar de vol­ver". Qui­zá por mie­do a des­cu­brir –co­mo la Ve­ne­cia que año­ra­ba Az­na­vour ("qué dis­tin­ta si me fal­tas tú")– que na­die pue­de ba­ñar­se dos ve­ces en el mis­mo río.

Yo, por mi par­te, me si­go que­dan­do con el poe­ma de Bor­ges. "La di­cha que me dis­te y me qui­tas­te de­be ser bo­rra­da. Lo que era to­do tie­ne que ser na­da. So­lo que me que­da el go­ce de es­tar tris­te".

Nos­tál­gi­co, ¿eh? De­bu­ta en GQ uno de los fo­tó­gra­fos de mo­da más pro­me­te­do­res. Afin­ca­do en Nue­va York, des­pués de años tra­ba­jan­do con los me­jo­res maes­tros, por fin vue­la en so­li­ta­rio. Bien­ve­ni­dos a Har­lem. So­bre él po­dría­mos es­cri­bir un li­bro, aun­que sus imá­ge­nes va­len más que to­das nues­tras pa­la­bras. Es­te mes nos ha re­ga­la­do un por­fo­lio con dos ta­len­ta­zos co­mo él: Al­ba Ga­lo­cha y Ho­vik Keuch­ke­rian. Es­ta pa­re­ja de fo­tó­gra­fos (no, no son ellos los de la ima­gen, sino sus dos ga­tos, Joan y Lois) ha­cen ar­te pa­ra co­mér­se­lo con los ojos. Com­prué­ba­lo en nues­tro Food 2017. Cuan­do pu­si­mos en mar­cha el es­pe­cial so­bre las se­ries de te­le­vi­sión que nos han he­cho re­vi­vir tiem­pos ¿me­jo­res? te­nía­mos cla­ro que el re­sul­ta­do no se­ría el mis­mo sin él. Lle­va la te­le en las ve­nas. Mi­ra, mi­ra.

EMI­LIO G. HER­NAN­DEZ KEIRNAN MO­NAG­HAN Y THEO VAMVOUNAKIS

DIE­GO LAFUENTE AL­BER­TO REY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.