RO­NALD REA­GAN

GQ (Spain) - - Planeta Pop -

co­mo se­cre­ta has­ta en­ton­ces. En 1970, un de­gra­da­do El­vis Pres­ley se pre­sen­tó de im­pro­vi­so en la Ca­sa Blan­ca pa­ra en­tre­gar una car­ta al pre­si­den­te Ni­xon. Ló­gi­ca­men­te no le de­ja­ron pa­sar, pe­ro re­ci­bió una lla­ma­da pa­ra in­vi­tar­le esa mis­ma tar­de al Des­pa­cho Oval. El­vis, –co­lo­ca­do de me­di­ca­men­tos, cuen­tan– en­tró en la sala y co­men­zó a ha­blar con el pre­si­den­te de su in­ten­ción de que­rer aca­bar con la cul­tu­ra hippy, de los Beatles y su preo­cu­pa­ción por el co­mu­nis­mo. Pe­ro el Rey del rock no ter­mi­nó aquí su dis­cur­so, sino que también pe­día te­ner una pla­ca de agen­te fe­de­ral pa­ra po­der lle­var a ca­bo to­dos sus ob­je­ti­vos "por amor a su país". Lo ex­tra­ño de to­do es­to es que el pre­si­den­te le con­ce­dió la pla­ca. El can­tan­te, por su par­te, le re­ga­ló una pis­to­la. Pe­ro Car­ter no fue el úni­co pre­si­den­te que di­vi­só ov­nis, también Rea­gan con­fe­só ha­ber vis­to ob­je­tos vo­la­do­res. En la épo­ca de am­bos pre­si­den­tes, ver mar­cia­nos era muy po­pu­lar gra­cias a pe­lí­cu­las co­mo Co­coon (1985). Y del ci­ne pre­ci­sa­men­te le vino a Rea­gan la reac­ción que tu­vo an­te un su­pues­to avis­ta­mien­to den­tro de un avión. El pre­si­den­te ter­mi­nó pi­dien­do al pi­lo­to que si­guie­ra a ese ob­je­to lu­mí­ni­co, y se de­di­có a am­pliar­lo pi­dien­do una in­ves­ti­ga­ción so­bre una po­si­ble in­va­sión alie­ní­ge­na. Has­ta tal pun­to lle­gó su ob­se­sión, que in­clu­so le pi­dió a Gor­ba­chov, en­ton­ces pre­si­den­te de la URSS, que am­bas po­ten­cias lu­cha­ran jun­tas pa­ra aca­bar con esa ame­na­za del es­pa­cio ex­te­rior. Qui­zá co­gió ideas del ca­pi­tán Van­ce Brit­ten de la pe­lí­cu­la El úl­ti­mo des­ta­ca­men­to (1951). El pri­me­ro, en 1995, cuan­do en las Na­cio­nes Uni­das, du­ran­te un en­cuen­tro con el pre­si­den­te ru­so, Bo­ris Yel­tsin, ter­mi­nó a car­ca­ja­da sal­va­je an­te to­dos los me­dios. Hay que ex­pli­car que Yel­tsin no an­da­ba muy so­brio en ese en­cuen­tro, y las ci­tas de esas con­ver­sa­cio­nes si­guen es­tan­do ca­ta­lo­ga­das. Y la otra, su apre­cia­ción oral de in­fi­de­li­dad con una be­ca­ria, que ca­si le cues­ta el ma­tri­mo­nio… y la pre­si­den­cia. Se­duc­tor na­to, hay ru­mo­res que di­cen que, en su ju­ven­tud, in­ten­tó lle­var­se a la ca­ma a una Jac­kie Ken­nedy en­tra­da ya la se­sen­te­na. Se la po­dría ha­ber lle­va­do a Gra­na­da, don­de con­fe­só que re­con­quis­tó a Hi­llary tras su es­car­ceo con Monica Le­winsky.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.