Ken­nedy vs. Ni­xon

GQ (Spain) - - Libros & Rock -

So­lo en lo que va ya de 2016, lle­va­mos di­ge­ri­dos tal can­ti­dad de de­ba­tes po­lí­ti­cos te­le­vi­sa­dos (en­tre elec­cio­nes na­cio­na­les, au­to­nó­mi­cas o nor­te­ame­ri­ca­nas) que uno pue­de lle­gar a pen­sar que nos en­con­tra­mos an­te un gé­ne­ro au­dio­vi­sual más (¿dra­ma o sit­com?). Sin em­bar­go, to­do tie­ne un prin­ci­pio y en es­te ca­so se re­mon­ta al año 1960, cuan­do –por pri­me­ra vez en la historia– dos can­di­da­tos a la pre­si­den­cia de EE UU se reunie­ron en un pla­tó de te­le­vi­sión pa­ra dis­cu­tir y de­ba­tir –de­lan­te de una au­dien­cia nun­ca an­tes ima­gi­na­da– sus pro­pues­tas elec­to­ra­les. Ocu­rrió en los es­tu­dios de la ca­de­na CBS en Chica­go y sus protagonistas fue­ron John F. Ken­nedy (por el Par­ti­do De­mó­cra­ta) y Ri­chard Ni­xon (del Par­ti­do Re­pu­bli­cano). El nú­me­ro de es­pec­ta­do­res que se con­gre­gó de­lan­te de aque­llas grue­sas y com­ba­das pan­ta­llas de tu­bo ca­tó­di­co de la épo­ca fue de 70 mi­llo­nes, una ci­fra mons­truo­sa (mu­chos de los de­ba­tes más po­pu­la­res de Oba­ma, por ejem­plo, ce­le­bra­dos me­dio si­glo des­pués, no so­bre­pa­sa­ron los 60 mi­llo­nes) te­nien­do en cuen­ta que por en­ton­ces no to­dos los ho­ga­res ame­ri­ca­nos po­seían antena. El de­ba­te in­clu­yó un turno de pre­sen­ta­ción, una ba­te­ría de pre­gun­tas de pe­rio­dis­tas es­pe­cia­li­za­dos y sen­das de­cla­ra­cio­nes fi­na­les.

Ken­nedy te­nía en­ton­ces 43 años y se en­con­tra­ba en ple­ni­tud fí­si­ca. Ha­bía en­sa­ya­do du­ran­te va­rios días las pre­gun­tas in­có­mo­das que po­dían ha­cer­le y ha­bía prac­ti­ca­do con su equi­po los ges­tos que de­bía rea­li­zar en ca­da si­tua­ción (lo lle­va­ba to­do ano­ta­do en unos tar­je­to­nes azu­les que guar­da­ba di­si­mu­la­da­men­te en su atril, co­mo cual­quier pre­sen­ta­dor de te­le­vi­sión más). Pa­ra lle­gar fres­co al de­ba­te, dur­mió una sies­ta re­pa­ra­do­ra unas ho­ras an­tes y to­mó el sol en la terraza del ho­tel. An­te los ojos de los te­le­vi­den­tes, Ken­nedy se pre­sen­tó con un en­vi­dia­ble bron­cea­do (que da­ba muy bien en cá­ma­ra) y un im­pe­ca­ble tra­je azul os­cu­ro –con ca­mi­sa blan­ca y cor­ba­ta a jue­go– que re­sal­ta­ba no­ta­ble­men­te su si­lue­ta.

Ni­xon, por su par­te, apa­re­ció en pan­ta­lla muy pá­li­do –co­mo en­fer­mi­zo– y con la fren­te per­la­da de su­dor. Te­nía la mi­ra­da es­qui­va y la bo­ca se­ca. Se ha­bía ne­ga­do a ma­qui­llar­se (al­go que des­pre­cia­ba por con­si­de­rar­lo afe­mi­na­do), lo que acen­tua­ba aún más su sem­blan­te de­ma­cra­do. Lle­va­ba va­rios días de cam­pa­ña inin­te­rrum­pi­da, arras­tra­ba do­lo­res con­ti­nuos por cul­pa de una re­cien­te ope­ra­ción de ro­di­lla y acu­mu­la­ba unas dé­ci­mas de fie­bre. Al ver­le en se­me­jan­te es­ta­do, al­guno de sus ase­so­res le acon­se­jó in­clu­so apla­zar el de­ba­te, pe­ro el re­pu­bli­cano tu­vo mie­do de que su re­nun­cia fue­ra per­ci­bi­da co­mo un ac­to de co­bar­día ("yo no soy un ga­lli­na", les es­pe­tó). Pa­ra re­ma­tar el desas­tre, Ni­xon op­tó por un in­sí­pi­do tra­je de co­lor gris que se per­día so­bre el fon­do –también gris– del es­tu­dio, lo que pro­vo­ca­ba que su pre­sen­cia se di­fu­mi­na­ra en­tre el blan­co y ne­gro de la te­le. Su as­pec­to era tan las­ti­mo­so que, según cuen­tan la cró­ni­cas, su pro­pia ma­dre le lla­mó por te­lé­fono al fi­nal del pro­gra­ma –muy preo­cu­pa­da– pa­ra sa­ber si se en­con­tra­ba bien.

El del 26 de sep­tiem­bre fue so­lo el pri­me­ro de una se­rie de cua­tro de­ba­tes que se ce­le­bra­rían du­ran­te las si­guien­tes se­ma­nas, pe­ro aca­bó sien­do el úni­co que pa­sa­ría a la historia por su tras­cen­den­cia y re­le­van­cia. Ni­xon cam­bia­ría to­tal­men­te de es­tra­te­gia en las ci­tas fu­tu­ras, llegando a co­rre­gir to­dos sus erro­res an­te­rio­res. Sin em­bar­go, perdería irre­me­dia­ble­men­te las elec­cio­nes. Pa­ra mu­chos ana­lis­tas, el im­pac­to vi­sual que pro­vo­có Ken­nedy en el in­cons­cien­te au­dio­vi­sual ame­ri­cano du­ran­te aque­lla pri­me­ra apa­ri­ción aca­bó sien­do de­ci­si­vo. Tan­to es así que, con el pa­so del tiem­po, el J. F. K. ver­sus Ni­xon de 1960 ha aca­ba­do ad­qui­rien­do un au­reo­la le­gen­da­ria, ca­si mí­ti­ca (aun­que co­mo ocu­rre con to­dos los mi­tos, con tin­tes al­go exa­ge­ra­dos). Lo que sí re­sul­ta in­dis­cu­ti­ble es que el de­ba­te mar­ca­ría un an­tes y un des­pués den­tro de la cien­cia de la po­li­to­lo­gía. Sus es­tu­dio­sos to­ma­ron con­cien­cia esa mis­ma no­che del po­de­ro­so –has­ta en­ton­ces al­go sub­es­ti­ma­do– va­lor de la ima­gen (te­le­ge­nia) den­tro de la co­mu­ni­ca­ción política. Ya na­da vol­ve­ría a ser co­mo an­tes. • "De­le­gad to­da vues­tra fe en los ase­so­res de ima­gen. De­jad que os pon­gan un mon­tón de ma­qui­lla­je en­ci­ma, aun­que lo odiéis. Per­mi­tid que os di­gan có­mo te­néis que sen­ta­ros, cuá­les son vues­tros me­jo­res án­gu­los o có­mo me­sa­ros el ca­be­llo de­lan­te de la pan­ta­lla. A mí to­do es­ta pa­ra­fer­na­lia me de­pri­me. La de­tes­to. Pe­ro ha­bien­do si­do de­rro­ta­do ya una vez por es­ta cau­sa, he de­ci­di­do no vol­ver a co­me­ter el mis­mo error nun­ca más", Ri­chard Ni­xon (sien­do ya pre­si­den­te en los años 70).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.