UN JUE­GO DE NI­ÑOS

… pa­ra adul­tos con mo­rro fino. Ese po­dría ser el re­su­men de la úl­ti­ma ge­nia­li­dad de Loe­we.

GQ (Spain) - - Artesanía -

Hay ni­ños que se en­tre­tie­nen pin­tan­do ca­rí­si­mos so­fás o co­lo­rean­do las ex­qui­si­tas ca­mi­sas de sus pa­dres. ¿Y qué? ¿Aca­so los psi­có­lo­gos con­tem­po­réa­nos acon­se­jan que de­ba­mos cor­tar­les las alas a los más pe­que­ños? To­do lo con­tra­rio. Lo pri­me­ro, con­sen­tir; que lue­go ya lla­ma­re­mos a Su­per­nanny pa­ra que lo arre­gle. Por eso, qué me­jor que de­mos­trar­les que a los adul­tos también nos gus­ta que se pin­ten los ob­je­tos más in­ve­ro­sí­mi­les. Por ejem­plo, un bol­so pa­ra hom­bre de Loe­we.

La ca­sa es­pa­ño­la aca­ba de lan­zar el mo­de­lo Puzz­le XL en piel de ter­ne­ra y pin­ta­do a mano en los ta­lle­res de la fir­ma. La pa­cien­cia y la de­di­ca­ción de sus ar­te­sa­nos han he­cho po­si­ble el sueño de cual­quier ni­ño en las ma­nos de un adul­to. Eso sí, es­te ya vie­ne cus­to­mi­za­do de fá­bri­ca. Por 3.900 €, ya pue­des ha­cer­te con él en las tien­das de la fir­ma o en su pá­gi­na web, 1. Mar­car Se­lec­cio­nan la me­jor pie­za de piel de ter­ne­ra y se­ña­lan las pie­zas que for­ma­rán el bol­so. 2. Cor­tar Sec­cio­nan los frag­men­tos que han ele­gi­do. 3. Di­bu­jar Tra­zan su­per­fi­cial­men­te los mo­ti­vos de­co­ra­ti­vos. 4. Pin­tar Dan co­lor a las di­fe­ren­tes par­tes con pinceles. 5. Per­fec­cio­nar El ae­ró­gra­fo sir­ve pa­ra com­ple­tar los tra­zos que más se re­sis­ten. 6. Ar­mar Por úl­ti­mo, unen to­das las pie­zas y lo mon­tan.

Jean­ne Lan­vin fue pio­ne­ra en crear la mai­son to­tal, un uni­ver­so don­de mu­je­res, hom­bres y ni­ños pu­die­ran ves­tir­se de ma­ne­ra ele­gan­te. El ar­ma­rio mas­cu­lino de la ca­sa com­pren­día to­do lo que un ca­ba­lle­ro po­día ne­ce­si­tar en la épo­ca: ca­mi­sas, tra­jes a me­di­da, cor­ba­tas, cin­tu­ro­nes, cal­ce­ti­nes, guan­tes, som­bre­ros… Tras la muer­te de la fun­da­do­ra en 1946, la fir­ma lan­gui­de­ció has­ta su re­na­ci­mien­to en 2001, cuan­do fue ad­qui­ri­da por la em­pre­sa­ria Shaw-lan Wang.

Fi­nal­men­te, mon­tan se las pie­zas.

Cier­tos­de­ta­lles­se ha­cen­co­nae­ró­gra­fo.

Los frag­men­tos por se­pa­ra­do se con pin­tan pin­cel.

¿Cuál es el pro­ce­so que si­guen los ar­te­sa­nos?

En 1926, la fir­ma lan­zó su pri­me­ra co­lec­ción mas­cu­li­na.

EN CON­TRAS­TE "La idea era ju­gar con for­mas clá­si­cas y téc­ni­cas ra­di­ca­les", ex­pli­ca Kris Van Ass­che de Dior Hom­me so­bre su fla­man­te co­lec­ción de snea­kers. Y a la vis­ta es­tá que es así.

EN MAR­CHA

CO­MO UNA PLU­MA vin­ta­ge

CIEN­CIAS NA­TU­RA­LES Las ca­la­ve­ras son uno de los mo­ti­vos que mar­can la co­lec­ción de ac­ce­so­rios de Ale­xan­der Mcqueen (co­mo en es­ta car­te­ra) jun­to a los crá­neos de ani­ma­les, las ma­ri­po­sas o el pro­pio ana­gra­ma de la fir­ma rea­li­za­do en hue­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.