En ho­ra bue­na

La fir­ma de re­lo­jes de lu­jo Breitling inau­gu­ra su pri­me­ra bou­ti­que en Gi­ne­bra. Un even­to de al­tos vuel­tos pi­lo­ta­do por el mis­mí­si­mo John Tra­vol­ta.

GQ (Spain) - - En Hora -

Na­die es pro­fe­ta en su pro­pia tie­rra. Es­te di­cho que­da ofi­cial­men­te des­mi­ti­fi­ca­do con la inau­gu­ra­ción de la úl­ti­ma tien­da Breitling en el co­ra­zón de Sui­za. La mar­ca de al­ta re­lo­je­ría se abre un hue­co en­tre la flor y na­ta de la mi­lla de oro gi­ne­bre­sa. Si­tua­do en uno de los cor­ners más ex­clu­si­vos de la Pla­ce des Ber­gues, la bou­ti­que con­ju­ga la so­brie­dad de la ma­de­ra ma­ci­za con la de­co­ra­ción pulp, en un am­bien­te ecléc­ti­co pe­ro equi­li­bra­do.

John Tra­vol­ta, em­ba­ja­dor de la mar­ca, fue el en­car­ga­do de cor­tar el la­zo de aper­tu­ra del lo­cal. ¿El mo­ti­vo? La pa­sión com­par­ti­da por la ae­ro­náu­ti­ca en­tre él y la fir­ma. "La fa­ma, su­ma­da a ser un pi­lo­to ex­pe­ri­men­ta­do, me con­vir­tió en un fo­co de in­te­rés pa­ra los eje­cu­ti­vos de Breitling ha­ce ya 12 años".

En nues­tro en­cuen­tro con Tra­vol­ta, en el ho­tel Four Sea­sons, uno de los más lu­jo­sos de la ciu­dad, des­cu­bri­mos que su in­te­rés por la fir­ma se re­mon­ta años atrás. "Cuan­do mi her­ma­na co­men­zó a tra­ba­jar via­ja­ba cons­tan­te­men­te e íba­mos al ae­ro­puer­to a acom­pa­ñar­la. Yo era muy pe­que­ño y re­cuer­do que­dar fas­ci­na­do con los avio­nes". De es­ta anéc­do­ta ha pa­sa­do ya ca­si me­dio si­glo y, has­ta que Tra­vol­ta pu­do te­ner una pis­ta de ate­rri­za­je en su pro­pia man­sión, el ac­tor ha vis­to mu­chos cie­los. So­bre to­do, aque­llos car­ga­dos de es­tre­llas: por su­pues­to, ha­bla­mos del mun­do del ce­lu­loi­de. "Las co­sas han cam­bia­do mu­cho. An­tes los ar­tis­tas ha­cían pe­lí­cu­las co­mo for­ma de ex­pre­sión. Hoy acu­den a la te­le­vi­sión".

Na­die me­jor que el in­tér­pre­te pa­ra per­ci­bir es­te con­tras­te: tras una lar­ga vi­da en la gran pan­ta­lla, ha­ce un año nos sor­pren­dió con su in­ter­pre­ta­ción de Robert Sap­hi­ro en la se­rie Ame­ri­can Cri­me Story. Sin em­bar­go, ha tar­da­do po­co en vol­ver a su me­dio na­tu­ral. "Mi pró­xi­mo pro­yec­to es una pe­lí­cu­la de gáns­ters". El ac­tor se re­fie­re a The Li­fe and Death of John Got­ti, un lar­go­me­tra­je de Ke­vin Con­nolly que ve­rá la luz en sep­tiem­bre de 2017. Pa­re­ce que ese de­cli­ve pro­fe­sio­nal que tan­to gus­ta a los enemi­gos que­da ya le­jos. Y es que ase­gu­ra que la clave es­tá en no arre­pen­tir­se de na­da y se­guir tra­ba­jan­do. "La fe­li­ci­dad es­tá en te­ner una me­ta y al­can­zar­la a pe­sar de los obs­tácu­los".

Con to­do, el ac­tor que in­ter­pre­tó a Vincent Vega en Pulp Fic­tion con­ti­núa en ple­na for­ma. En la fiesta, tras la inau­gu­ra­ción de la tien­da, co­mo una ca­pri­cho­sa bro­ma del des­tino, Tra­vol­ta pi­dió la can­ción The Ti­me of Our Li­ves de Pit­bull y Ne-yo, e in­vi­tó a bai­lar a su mu­jer, Kelly Pres­ton. La som­bra de sus in­ter­pre­ta­cio­nes más cé­le­bres dan­za­ron so­bre la pis­ta de­ján­do­nos cla­ro que, co­mo las im­pa­ra­bles agu­jas del re­loj, las le­yen­das nun­ca mue­ren.

MI­RA QUIÉN HA­BLA… EN GI­NE­BRA El ex­clu­si­vo ejér­ci­to de aza­fa­tas y pi­lo­tos que acom­pa­ña­ron a John Tra­vol­ta con­quis­ta­ron la fla­man­te tien­da de Breitling, en cu­yas pa­re­des cuel­gan las obras del ar­tis­ta pop Ke­vin T. Kelly.

NAVITIMER 46 MM, en edi­ción es­pe­cial pa­ra John Tra­vol­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.