Es­te cóc­tel tie­ne pre­mio

GQ asis­te a la fi­nal de la World Class Com­pe­ti­tion, los jue­gos olím­pi­cos de la mi­xo­lo­gía.

GQ (Spain) - - Gq Paladar -

En Mia­mi ha­ce un ca­lor que se pue­de mas­ti­car. Una se­ma­na an­tes de que lle­ga­ra el hu­ra­cán Matt­hew, la ciu­dad ya pa­re­cía pre­pa­rar­se pa­ra su lle­ga­da con tor­men­tas eléc­tri­cas que rom­pían el cie­lo y cha­pa­rro­nes que per­mi­tían que la hu­me­dad tro­pi­cal des­apa­re­cie­ra por al­gu­nos mi­nu­tos. Sin em­bar­go, en el 1 South Beach, el fla­man­te ho­tel que aco­gía la fi­nal de la World Class Com­pe­ti­tion, la tem­pe­ra­tu­ra del ai­re acon­di­cio­na­do ha­cía que los ca­si 900 asis­ten­tes a es­te cer­ta­men pa­ra es­co­ger al me­jor bar­ten­der del año deam­bu­lá­ra­mos cua­tro días co­mo pin­güi­nos, y no pre­ci­sa­men­te por la eti­que­ta.

La no­ve­na edi­ción de es­te cer­ta­men que anual­men­te reú­ne a los es­co­gi­dos de di­fe­ren­tes paí­ses (es­te año eran 56 can­di­da­tos y, en­tre ellos, re­pre­sen­tan­do a España, Adria­na Chía) nos iba a de­pa­rar jor­na­das de du­ras prue­bas (du­ras pa­ra los can­di­da­tos, el res­to so­lo aplau­día­mos y a ve­ces pro­bá­ba­mos los cóc­te­les) y la cons­ta­ta­ción de que el fu­tu­ro de la coc­te­le­ría es­tá en bue­nas ma­nos.

El cer­ta­men, or­ques­ta­do por la la di­vi­sión de be­bi­das pre­mium de la mul­ti­na­cio­nal Dia­geo a ve­ces pa­re­ce una es­pe­cie de reality, so­lo que sin cá­ma­ras. Los fi­na­lis­tas se mezclan con jue­ces, dis­tri­bui­do­res, pe­rio­dis­tas, brand am­bas­sa­dors, maes­tros­des­ti­la­do­res,gu­rús yclien­tes…to­do­si­den­ti­fi­ca­dos­con­pul­se­ras­de co­lo­res y aten­dien­do el pro­gra­ma gra­cias a una app es­pe­cí­fi­ca­men­te di­se­ña­da pa­ra el even­to y di­ri­gi­da por una or­ga­ni­za­ció­nim­pe­ca­ble­que in­clu­ye unos to­ken pa­ra que­can­jee­mos­por­cóc­te­les por si nos que­da­mos­con­ga­nas­de­más...

EL EQUI­LI­BRIO

"Pa­ra ha­cer un cóc­tel so­lo­ne­ce­si­tas­tres­co­sas: al­cohol, crí­ti­cos y azú­car", di­ce Jor­ge Pineda, se­nior brand am­bas­sa­dor de Dia­geo, y uno de los en­car­ga­dos de tu­te­lar a Adria­na Chía, del lo­cal bar­ce­lo­nés So­lan­ge y que ga­nó el cam­peo­na­to na­cio­nal en el mes de julio. "La cues­tión es que es­té equi­li­bra­do", aña­de. Y apren­do que con esa fra­se pue­doo­pi­nar­sin­que­se­no­te­la­po­cai­dea­que pue­do te­ner al res­pec­to. Un cóc­tel pue­de ser in­fi­ni­tas co­sas, re­ple­to de no­tas, aci­de­ces, re­tro­gus­tos o pre­sen­ta­cio­nes. To­do es muy sen­ci­llo y muy com­pli­ca­do a la vez, pe­ro el equi­li­brio es la ba­se de to­do, y aquí to­do el mun­do pa­re­ce es­tar de acuer­do.

Sin em­bar­go, pa­ra ser un bar­ten­der de pri­me­ra, ha­ce fal­ta mu­cho más que bue­nas do­tes pa­ra mez­clar. La par­ti­cu­la­ri­dad de es­te cer­ta­men la ex­pli­ca Mas­si­mo Max La Roc­ca –brand am­bas­sa­dor de Wes­tern Eu­ro­pe de Dia­geo y coor­di­na­dor de 16 paí­ses, amén de ha­ber ob­te­ni­do el 3er pues­to en 2010–: "Lo que di­fe­ren­cia es­ta de otras com­pe­ti­cio­nes, es que ha­ce una va­lo­ra­ción de 360 gra­dos del bar­man: aquí pun­túa la téc­ni­ca, la ve­lo­ci­dad, los sen­ti­dos, la em­pa­tía, y so­bre to­do la ac­ti­tud". En de­fi­ni­ti­va, re­su­me a los miem­bros de es­te gremio co­mo "pro­fe­sio­na­les de la hos­pi­ta­li­dad".

TA­LEN­TO FREN­TE A LA BA­RRA

Pa­ra de­ter­mi­nar quién es el me­jor bar­ten­der del mun­do en cua­tro días, las prue­bas se su­ce­den a un rit­mo en­dia­bla­do: las dos pri­me­ras jor­na­das de­ja­rán fue­ra a la ma­yo­ría, so­lo pa­san 12; el ter­ce­ro, so­lo 6, y el úl­ti­mo día se des­ve­la el nom­bre del me­jor es­te año la­ga­na­do­ra­fueu­na­mu­jer­por­pri­me­ra­vez:la fran­ce­sa, Jen­ni­fer Le Ne­chet. De mo­do que el com­ba­te re­sul­ta ar­duo, y a la vez ani­ma­do por di­fe­ren­tes me­sas re­don­das, con­fe­ren­cias y en­cuen­tros de di­ver­sa ín­do­le en­tre asis­ten­tes. To­dos apren­de­mos al­go.

Des­de el prin­ci­pio que­da cla­ro que es­to no es Ope­ra­ción Triun­fo; sin em­bar­go, aquí también se per­ci­be la ilu­sión ex­pec­tan­te de cual­quier as­pi­ran­te a ga­nar un con­cur­so (aun­que cu­rio­sa­men­te la edi­ción 2015 tu­vo su pro­pio reality): los fi­na­lis­tas se ani­man, se abra­zan, aplau­den sus lo­gros o se con­sue­lan co­mo si fue­ran fa­mi­lia.

La es­pa­ño­la Adria­na Chía, aun­que no lo­gró pa­sar a la se­mi­fi­nal re­co­no­ce ha­ber cum­pli­do un sueño que ape­nas tu­vo tiem­po de ima­gi­nar. A sus 23 años, es­ta di­se­ña­do­ra grá­fi­ca y ex bai­la­ri­na, lo­gró en ape­nas seis me­ses de pre­pa­ra­ción ga­nar la com­pe­ti­ción en España (ani­ma­da, eso sí, por el pro­pie­ta­rio de su lo­cal y men­tor, Al­fre­do Per­nía). "Com­par­tir es­ta ex­pe­rien­cia con los me­jo­res de otros paí­ses ha si­do in­creí­ble. He apren­di­do mu­cho y me he co­no­ci­do me­jor a mí mis­ma", con­fie­sa la bar­ce­lo­ne­sa. Al­go que sus­cri­be Max La Roc­ca. "Yo si­go a mu­chos de los can­di­da­tos, y los hay que se han pre­sen­ta­do has­ta cin­co ve­ces en sus res­pec­ti­vos paí­ses. Pe­ro ca­da año veo có­mo ma­du­ran y cre­cen, co­mo per­so­nas y co­mo bar­ten­ders. Lo que me gus­ta de mi tra­ba­jo es ver có­mo to­dos y ca­da uno se es­fuer­zan por ser me­jo­res ca­da día".

EL MER­CA­DO SE VUEL­VE 'PRE­MIUM'

La ex­ce­len­cia no so­lo es un re­qui­si­to en la se­lec­ción del ta­len­to, también en la ma­te­ria pri­ma. No es ca­sual que los as­pi­ran­tes tra­ba­jen con el por­fo­lio pre­mium de Dia­geo –es­to es, ron Za­ca­pa, gi­ne­bra Tan­que­ray Ten, whisky Johnny Wal­ker Blue La­bel, te­qui­la Don Julio, vod­ka Cî­roc o bour­bon Bu­lleit, en­tre otros.

En es­ta es­pe­cie de showcooking cons­tan­te –La Roc­ca se re­fie­re a World Class co­mo "al­ta co­ci­na lí­qui­da"– se pal­pa el ni­vel de la com­pe­ti­ción. "La coc­te­le­ría es una ex­pe­rien­cia de cin­co sen­ti­dos", di­ce Ál­va­ro Mar­tín­cues­ta, Head Bar­ten­der del ho­tel ME Ibi­za. "No se tra­ta úni­ca­men­te de ser­vir una co­pa per­fec­ta, aquí im­por­ta des­de có­mo tra­tas al clien­te has­ta la mú­si­ca".

En­tre los asis­ten­tes, có­mo no, están los cus­to­mers: pro­pie­ta­rios de lo­ca­les, dis­tri­bui­do­res, co­no­ce­do­res de las exi­gen­cias reales del mer­ca­do. Fran­cesc Es­co­là, dis­tri­bui­dor y pro­pie­ta­rio de Ma­gat­zem Es­co­là, un clá­si­co es­ta­ble­ci­mien­to bar­ce­lo­nés, lo tra­du­ce así: "El con­su­mi­dor, con­for­me gana ex­pe­rien­cia, se vuel­ve más exi­gen­te y cuan­do sa­le es­pe­ra en­con­trar pro­pues­tas que le sor­pren-

bar­ten­der Ame­ri­can Clas­sics.

AGI­TAR EL FU­TU­RO Una de las cues­tio­nes más in­tere­san­tes de la World Class Com­pe­ti­tion de Dia­geo es que du­ran­te esos días se de­ba­te cuál es el fu­tu­ro de la mi­xo­lo­gía y su es­ta­do en el mer­ca­do glo­bal.

'SHAKE IT!' La prue­ba más es­pec­ta­cu­lar del cer­ta­men es la de­no­mi­na­da en la que ca­da tie­ne que ser ca­paz de ha­cer has­ta 12 cóc­te­les en diez mi­nu­tos. La es­pa­ño­la Adria­na Chía tra­tó de su­pe­rar el re­to, pe­ro la ade­lan­ta­ron sus co­le­gas de Bél­gi­ca, Di­na­mar­ca o

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.