El me­jor del mun­do...

Bar­ten­der

GQ (Spain) - - Cóctelería -

dan. En España por ejem­plo, el au­ge del gin-to­nic en hos­te­le­ría ha per­mi­ti­do me­jo­rar las be­bi­das que se con­su­men en ca­sa y, en es­tos mo­men­tos, el apren­di­za­je es­tá en des­cu­brir nue­vos com­bi­na­dos pre­mium y, co­mo su má­xi­ma ex­pre­sión, los cóc­te­les".

BE­BER, CO­MER Y EDU­CAR

Da­vid Ríos, otro de nues­tros más repu­tados bar­ten­ders y ga­na­dor de la edi­ción de 2013, es del mis­mo pa­re­cer, pe­ro su apre­cia­ción es más cau­te­lo­sa: "En España to­da­vía so­mos be­bés. Es­ta­dos Uni­dos tie­ne 150 años de his­to­riaen­coc­te­le­ría:ellos­sa­le­na­las­sie­te­de la tar­de a to­mar man­hat­tans, mien­tras no­so­tros se­gui­mos yen­do de ca­ñas. No po­de­mos cam­biar eso de la no­che a la ma­ña­na. Pe­ro si la gen­te ha apren­di­do a co­mer bien, pue­de apren­der a be­ber me­jor. Yo siem­pre di­go que de­be­mos fi­jar­nos en nues­tros gran­des chefs, que aho­ra son au­tén­ti­cos rock stars, pe­ro ha­ce 20 años, y ellos mis­mos lo cuen­tan, les cos­ta­ba un mun­do que les en­ten­die­ran. Así que creo que es cues­tión de tiem­po". Y la fa­ma cues­ta: "A mí to­da­vía me di­cen que es una ma­ri­co­na­da co­ger un li­món con pin­zas. Cuan­do em­pe­za­mos a usar el me­di­dor en Bil­bao, mu­cha gen­te de­jó de ve­nir a mi bar. Se en­fa­da­ban por­que pen­sa­ban que les po­nía po­co, y te de­cían el clá­si­co: "¡Écha­me ahí!"… Du­ran­te me­ses vi có­mo ha­bía clien­tes que se iban, pe­ro otros lo agra­de­cían: 'por fin me po­nen la co­pa a mi me­di­da y siem­pre igual".

Al fi­nal, al­go he­mos apren­di­do. El cóc­tel, por fa­vor, bien equi­li­bra­do. · Los ele­gi­dos: 56 par­ti­ci­pan­tes de to­do el mun­do (des­de Tai­wán a Nue­va Ze­lan­da pa­san­do por Pe­rú, In­dia, Lí­bano o Gran Cai­mán) se en­fren­ta­ron a las pri­me­ras cua­tro prue­bas de cor­te: The Sha­pe of Cock­tails to Co­me (con pro­pues­tas so­bre el fu­tu­ro de la coc­te­le­ría); Be­fo­re and Af­ter (ape­ri­ti­vos y di­ges­ti­vos); The Blen­ding Room (ca­ta cie­ga de whis­kies) y The Pool Party (cóc­te­les pa­ra in­vi­ta­dos sor­pre­sa en una pis­ci­na). So­lo pa­sa­ron 12 (y en­tre ellos, la es­pa­ño­la Adria­na Chía). · Ame­ri­can Clas­sics es la prue­ba más es­pec­ta­cu­lar de to­das. Los 12 bar­ten­ders eli­gen en­tre una lis­ta de 48 cóc­te­les clá­si­cos agru­pa­dos por al­coho­les co­mo si fue­ran los pa­los de una ba­ra­ja con apues­tas y jo­kers. De­ben ela­bo­rar en 10 mi­nu­tos un mí­ni­mo de 8 y un má­xi­mo de 12. · A la se­mi­fi­nal so­lo lle­gan 6 que de­ben mon­tar en 24 ho­ras un pop up bar con de­co­ra­ción, car­ta, y, por su­pues­to, cóc­te­les. Pa­sa­ron Tai­wán, Ja­pón, Bél­gi­ca, Fran­cia, Re­pú­bli­ca Checa y Di­na­mar­ca. · Du­ran­te la ga­la fi­nal también se otor­ga­ron pre­mios pa­ra ca­da ca­te­go­ría. · ...

and the win­ner was...

Gar­ban­zos, arroz, to­ma­te, hue­vos, pas­ta, le­che, ha­ri­na, cre­ma de ca­cahue­te, le­che y cho­co­la­te. Si tie­nes es­tos ali­men­tos bá­si­cos en tu des­pen­sa y com­pras so­lo dos más en el mer­ca­do, pue­des ha­cer has­ta cien re­ce­tas. Te lo cuen­tan en La des­pen­sa ideal de Eve O'sullivan y Ro­sie Rey­nolds. (Phai­don, 34,95 €).

Con­ta­mos con mil ma­nua­les pa­ra so­bre­vi­vir y ex­pri­mir la fe­li­ci­dad. Pe­ro, mu­chas ve­ces, to­dos esos con­se­jos y re­co­men­da­cio­nes pro­po­nen fór­mu­las tan com­ple­jas que aca­ba­mos per­dién­do­nos. Y lo cier­to es que la vi­da es mu­cho más fá­cil que to­do eso: pue­de que no exis­tan re­glas pa­ra acer­tar siem­pre o co­no­cer to­das las res­pues­tas, pe­ro hay ver­da­des que nun­ca fa­llan. Por ejem­plo, las que des­cu­bri­mos con una cer­ve­za Al­ham­bra Es­pe­cial en la mano: apre­ciar las co­sas he­chas con al­ma, co­no­cer lo que ocu­rre cuan­do afi­na­mos los cin­co sen­ti­dos o po­ner en va­lor el en­can­to de los pe­que­ños mo­men­tos.

Con una lar­ga historia que se re­mon­ta a 1925, la se­lec­ción de las me­jo­res ma­te­rias pri­mas y una ela­bo­ra­ción me­ticu­losa si­guen de­fi­nien­do la iden­ti­dad de es­ta his­tó­ri­ca ca­sa. Y es que na­da vie­ne de la na­da: el tiem­po in­ver­ti­do en el pro­ce­so de crea­ción de sus re­ce­tas ha re­sul­ta­do fun­da­men­tal. Gra­cias a eso po­de­mos dis­fru­tar de te­so­ros tan má­gi­cos co­mo una cer­ve­za Al­ham­bra Es­pe­cial, que in­vi­ta a ser des­cu­bier­ta po­co a po­co. El pun­to amar­go del lú­pu­lo y un aro­ma que com­bi­na el ce­real tos­ta­do, la miel o los fru­tos se­cos con­si­guen acer­car­nos a ese im­po­si­ble no tan im­po­si­ble: la fe­li­ci­dad.

Hu­me­de­ce el in­te­rior de una co­pa con agua fres­ca. Es­ta fi­na pe­lí­cu­la de agua re­du­ci­rá la fric­ción de la cer­ve­za al des­li­zar­se por la pa­red de la co­pa y evi­ta­rá que for­me de­ma­sia­da es­pu­ma.

Nun­ca la sir­vas por de­ba­jo de los 4ºc. Con la tem­pe­ra­tu­ra ade­cua­da po­drás dis­fru­tar de to­dos los ma­ti­ces.

Co­lo­ca la co­pa man­te­nien­do un án­gu­lo de in­cli­na­ción de 45º apro­xi­ma­da­men­te y ve lle­nán­do­la has­ta la mi­tad. De es­ta ma­ne­ra, la cer­ve­za se des­li­za­rá por las pa­re­des del va­so con más sua­vi­dad.

Cuan­do la co­pa es­té me­dio lle­na, pon­la a 90º y re­cu­pe­ra su ver­ti­ca­li­dad. A con­ti­nua­ción, si­gue lle­nán­do­la a la vez que ale­jas la bo­te­lla o gri­fo has­ta ob­te­ner la es­pu­ma per­fec­ta.

Por úl­ti­mo, con el fin de crear una ca­pa de es­pu­ma, abre len­ta­men­te el gri­fo has­ta una po­si­ción de 45º y de­tén el flu­jo de cre­ma cuan­do cu­bras el bor­de de la co­pa.

Mar­tin Mi­ller's Gin se ha pro­pues­to con­ver­tir­se en el alia­do per­fec­to pa­ra tus es­ca­pa­das de oto­ño. Fiel a su ADN aven­tu­re­ro, la gi­ne­bra lan­za aho­ra una se­rie de packs de fin de se­ma­na pa­ra dis­fru­tar de los me­jo­res gin-to­nics en rin­co­nes tan in­creí­bles co­mo las bur­bu­jas de Mil Es­tre­lles, en La Bas­ti­da (Ge­ro­na); las ca­ba­ñas de Ai­re de Bar­de­nas, en la Re­ser­va de la Bios­fe­ra de las Bar­de­nas Reales (Na­va­rra); la Ca­sa de los To­mi­lla­res, en Can­de­le­da (Ávi­la), o en el Fuer­te de la Con­cep­ción, en Al­dea del Obis­po (Sa­la­man­ca). De­cí­de­te en fa­ce­book. com/mar­tin­mi­llers

ELLAS TAMBIÉN SA­BEN Jun­to a Adria­na Chía es­te año com­pe­tían unas cuan­tas mu­je­res, co­mo la re­pre­sen­tan­te fran­ce­sa, me­jor del mun­do 2016. ... es una mu­jer: la fran­ce­sa Jen­ni­fer Le Ne­chet (y así fue co­mo lo lo­gró).

Un li­bro lo ex­pli­ca: no ne­ce­si­tas mu­cho pa­ra co­mer bien.

Alo­ja­mien­to, ce­na y gin-to­nic en la ha­bi­ta­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.