METANOSTALGIA ¿Por qué al­gu­nas se­ries no han si­do re­cu­pe­ra­das?

Fren­te a to­do el re­vi­sio­nis­mo que están lle­van­do a ca­bo los pro­gra­ma­do­res ac­tua­les, hay se­ries que es pre­ci­so pa­la­dear sim­ple­men­te ex­tra­yén­do­las de la cáp­su­la del tiem­po en que fue­ron de­po­si­ta­das. Qui­zá sea el ejer­ci­cio de nos­tal­gia más pu­ro. por Al­ber­to

GQ (Spain) - - Salir -

DEL MIS­MO MO­DO QUE EXIS­TE UN CON­SEN­SO ca­si uná­ni­me a la ho­ra de es­ta­ble­cer que El re­ga­dor re­ga­do, de Louis Lu­miè­re, fue el pri­mer fil­me ar­gu­men­tal que se ro­dó; Via­je a la lu­na, de Geor­ges Mé­liès, la pri­me­ra cien­cia fic­ción y El can­tor de jazz, la pri­me­ra cin­ta sonora, con las se­ries de te­le­vi­sión es al­go más di­fí­cil es­ta­ble­cer cro­no­lo­gías rí­gi­das, aun­que una bús­que­da des­pis­ta­da en in­ter­net te di­rá que los años 50 no pue­den ser en­ten­di­dos sin I Lo­ve Lucy, ma­dre de to­das las sit­coms. Aquel hu­mor blan­co pa­ra ni­ños y ma­yo­res po­seía to­das las ca­pas de in­tra­tex­to que sus a ve­ces ator­men­ta­dos guio­nis­tas tu­vie­ron a bien co­lar en­tre lí­neas (lee la re­cien­te Funny Girl de Nick Hornby y lo com­pro­ba­rás), pe­ro su in­ter­faz re­sul­ta­ba tan ja­bo­no­sa que hoy no po­drías re­vi­si­tar­la ni co­mo ejer­ci­cio de es­pe­leo­lo­gía an­tro­po­ló­gi­ca.

Aho­ra sal­te­mos 30 años has­ta Ste­ven Boch­co y sus dra­mas de co­mi­sa­ría (Can­ción tris­te de Hill Street) que, en un ejer­ci­cio de di­gre­sión, de­ja­ron de ha­blar de los ca­cos pa­ra cen­trar­se me­jor en las cui­tas per­so­na­les de los agen­tes que per­se­guían a esos ca­cos. Da­vid E. Ke­lley y sus se­ries de abo­ga­dos ahon­da­ron en la nue­va vía aún de ma­ne­ra mains­tream, y no fue has­ta que el bi­so­ño Da­vid Cha­se (que aca­ba­ría inau­gu­ran­do la edad de oro con Los So­prano) se sa­có Doc­tor en Alas­ka de la man­ga que co­no­ci­mos la dra­medy eter­na, la se­rie que no ne­ce­si­ta re­ma­ke, la quin­tae­sen­cia del co­fre de DVD so­bre el que su­pon­dría sa­cri­le­gio edi­fi­car de nue­vo.

Hay se­ries de las que otros com­pa­ñe­ros ha­blan en las ven­ta­nas ve­ci­nas que han si­do re­lan­za­das 20 años des­pués o di­rec­ta­men­te re­se­tea­das, pe­ro qui­zá el mo­do más pu­ro de nos­tal­gia que nos que­da sean aque­llos tó­tems quí­mi­ca­men­te eter­nos cu­ya re­vi­sión es po­si­ble sin som­bra de ver­güen­za aje­na. Un pue­blo per­di­do en la fría Alas­ka co­mo me­tá­fo­ra del lu­gar don­de no que­re­mos es­tar ha­bla del ex­tra­ña­mien­to y de la so­le­dad que to­dos he­mos ex­pe­ri­men­ta­do al­gu­na vez y que nos ha he­cho aga­za­par­nos en el so­fá con una man­ta y un bol de he­la­do o que nos ha alie­na­do pre­ci­sa­men­te por esa adic­ción. Y por eso el doc­tor Fleisch­man [spoi­ler: bou­ta­de] es la úni­ca pie­za que ex­traí­da de la historia de la te­le­vi­sión tum­ba­ría to­dos los nai­pes del cas­ti­llo.

AR­MA LE­TAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.