ERES LO QUE CO­MES PE­RO NO SA­BES LO QUE CO­MES

GQ (Spain) - - Salir -

ca­si más que el idio­ma, el prin­ci­pal fac­tor de iden­ti­fi­ca­ción cul­tu­ral. Ca­da pue­blo te­nía su co­mi­da, ca­da fa­mi­lia su re­ce­ta, ca­da país su gas­tro­no­mía. Pe­ro des­co­no­cía­mos ca­si to­do so­bre ella, fun­cio­ná­ba­mos por ins­tin­to. Y, aho­ra que em­pe­za­mos a des­cu­brir has­ta qué pun­to so­mos lo que co­me­mos, la tra­di­ción se des­mo­ro­na. Los gui­sos con­tun­den­tes de jor­na­le­ro, los sa­bo­res de tem­po­ra­da, los cam­pos au­tóc­to­nos ca­da uno con sus es­pe­cies adap­ta­das y lo­ca­les… han da­do pa­so a un aglo­me­ra­do don­de la fast-food no es­tá en las ham­bur­gue­se­rías, sino en los su­per­mer­ca­dos. Le­chu­gas in­sí­pi­das, to­ma­tes que no han vis­to el sol has­ta que los has lle­va­do a ca­sa, mo­no­cul­ti­vos que usan la mis­ma se­mi­lla aquí y en Chi­na. Una ca­ra ne­ga­ti­va de la glo­ba­li­za­ción ali­men­ti­cia que con­tra­rres­ta la ban­de­ja de sus­hi que pue­des com­prar en el sú­per de la es­qui­na. A la que su­mar que co­me­mos ca­da vez peor. En GQ que­re­mos pre­sen­tar­te las dos vi­sio­nes ac­tua­les de la ali­men­ta­ción: des­de có­mo se con­su­men los prin­ci­pa­les pro­duc­tos del pla­ne­ta has­ta las neo­co­mi­das que hac­kea­ran el sis­te­ma. Ali­men­tos fu­tu­ros, clá­si­cos en cri­sis, su­ge­ren­cias pa­ra que te subas al ca­rro de las su­per­en­sa­la­das y una ta­bla pe­rió­di­ca en la que in­clui­mos to­da la co­mi­da que pue­das ima­gi­nar, me­di­da en pro­teí­nas. Ad­mí­te­lo, en nin­gún otro si­tio vas a en­con­trar al­go que com­pa­re hue­vos y ce­rea­les, ter­ne­ras y le­gum­bres, con me­du­sas,car­ne sin­té­ti­ca y de­li­cio­sos gu­sa­nos. Bon appétit!

El cos­mo­po­li­ta es­tá de ca­pa caí­da. En su lu­gar irrum­pe el lo­cá­vo­ro (mez­cla de ‘lo­cal’ y ‘om­ní­vo­ro’), un co­men­sal in­tere­sa­do en co­mer lo que su­mi­nis­tra su en­torno y en los tiem­pos de­bi­dos: la pro­pia na­tu­ra­le­za, que es sa­bia, da na­ran­jas en fe­chas de ca­ta­rro. Ha­brá res­tau­ran­tes al al­za que apues­ten por lo lo­cal, si­tios eco­cons­cien­tes (Red­ze­pi re­abri­rá en Co­pen­ha­gue con huer­to y gran­ja pro­pios). No es nor­mal co­mer es­pá­rra­gos que han via­ja­do más que un jo­ven con tar­je­ta de In­te­rrail. Y los agri­cul­to­res serán co­mo in­tré­pi­dos In­dia­na Jo­nes, res­ca­tan­do fru­tos sin do­mes­ti­car por los cul­ti­vos mo­der­nos: va­rie­da­des ar­cai­cas de maíz, pa­ta­tas o gui­san­tes… in­vul­ne­ra­bles a pla­gas de su tiem­po y que trae­rán una re­vo­lu­ción de los sa­bo­res a nues­tras vi­das. –J. M. R. B

LA DIE­TA ERA,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.