El te­le­vi­sor es­tá ro­to gam­be­teo

Por Mon­te­ro Glez -

GQ (Spain) - - Salir -

ha­ce mu­cho mi te­le­vi­sor se rom­pió. Fue a con­se­cuen­cia de un com­ba­te con sa­bles de luz en­tre Darth Va­der, que apa­re­ció por te­le­vi­sión, y un jo­ven apren­diz a es­te la­do de la pan­ta­lla. El asal­to ter­mi­nó con una grie­ta que re­co­rría to­da la pan­ta­lla del te­le­vi­sor y con un pe­que­ño Pa­da­wan que tal vez al­gún día co­no­ce­rá los ca­mi­nos de la Fuer­za, pe­ro que nun­ca co­no­ce­rá la pa­ga se­ma­nal.

Sa­lí a bus­car un te­le­vi­sor y un par de ho­ras des­pués es­ta­ba de vuel­ta, sin te­le­vi­sor y abru­ma­do por el ex­ce­so de ofer­ta. Y, sin em­bar­go, to­dos los te­le­vi­so­res son de­ma­sia­do pa­re­ci­dos y to­dos apro­ve­chan muy po­co la tec­no­lo­gía. La ima­gen es mu­cho me­jor hoy que ha­ce unos años, por su­pues­to, pe­ro los te­le­vi­so­res ha­cen lo mis­mo hoy que ha­ce 50 años.

Así que pa­sé los me­ses si­guien­tes vien­do la mi­tad de la te­le. No por­que de­di­ca­se me­nos tiem­po a ver la te­le, sino por­que se­guí uti­li­zan­do el te­le­vi­sor ro­to y so­lo veía la mi­tad de la pan­ta­lla.

Sin em­bar­go re­em­pla­zar mi me­dio te­le­vi­sor era inevi­ta­ble. El te­le­vi­sor con­ser­va una im­por­tan­cia he­re­da­da de cuan­do la te­le era el cen­tro tec­no­ló­gi­co del ho­gar: el ob­je­to téc­ni­co más re­le­van­te, el más so­fis­ti­ca­do y mu­chas ve­ces el más ca­ro. Pa­ra nues­tros pa­dres la com­pra de un te­le­vi­sor era una de­ci­sión me­di­ta­da y es­tu­dia­da. A pe­sar de que la ofer­ta era mu­cho me­nor y que so­lo ha­bía que ele­gir el ta­ma­ño. Un lu­jo lar­ga­men­te fi­nan­cia­do del cual se es­pe­ra­ban mu­chos años de ser­vi­cio.

Hoy com­prar un te­le­vi­sor es más pa­re­ci­do a re­em­pla­zar al­gún elec­tro­do­més­ti­co di­fun­to, un tos­ta­dor o una as­pi­ra­do­ra. Las neu­ro­nas es­pe­jo te di­rán que no, pe­ro cuan­do la ofer­ta es ca­si in­fi­ni­ta es me­jor no dar de­ma­sia­das vuel­tas al asun­to. Y pue­des com­prar un te­le­vi­sor gran­de, con co­ne­xión a in­ter­net y de al­ta de­fi­ni­ción por la mi­tad de lo que cues­ta un buen te­lé­fono mó­vil. Y de pro­me­dio, el te­lé­fono mó­vil se desecha ca­da año y me­dio. Haz los cálcu­los…

El mó­vil ha des­pla­za­do al te­le­vi­sor co­mo cen­tro de aten­ción. Más de la mi­tad de las per­so­nas usan el mó­vil o la ta­ble­ta, o el mó­vil y la ta­ble­ta, mien­tras están vien­do la te­le. En­cien­den la te­le y si­guen a lo su­yo, usan­do el mó­vil. Tal vez es por eso que se pue­de vi­vir du­ran­te me­ses con la mi­tad del te­le­vi­sor en ne­gro. Tal vez es por eso que ape­nas no­ta­mos que el te­le­vi­sor es­tá ro­to, aun­que la pan­ta­lla no ten­ga grie­tas.

Com­pa­ra­do con el mó­vil, el te­le­vi­sor re­sul­ta so­so. La úni­ca ini­cia­ti­va de un te­le­vi­sor es apa­gar­se des­pués de unas ho­ras, aun­que la es­tés vien­do. El des­ape­go en­tre el con­te­ni­do y el con­ti­nen­te, en­tre la te­le­vi­sión y el te­le­vi­sor, es ab­so­lu­to. El te­le­vi­sor no tie­ne en cuen­ta qué es­tá mos­tran­do y el con­te­ni­do no tie­ne nin­gún efec­to en el te­le­vi­sor. Da igual qué pro­gra­mas te gus­tan o cuá­les ves más a me­nu­do. Da igual si que­rrías ver o

"Com­pa­ra­do con el mó­vil, el te­le­vi­sor re­sul­ta so­so. La úni­ca ini­cia­ti­va de un te­le­vi­sor es apa­gar­se des­pués de unas ho­ras"

gra­bar la pe­lí­cu­la que están anun­cian­do pa­ra ma­ña­na: no po­drás in­di­cár­se­lo a la te­le en ese mo­men­to. Al te­le­vi­sor tam­po­co le im­por­ta si tu se­rie fa­vo­ri­ta es­tá em­pe­zan­do en otra ca­de­na, no te avi­sa­rá ni te ofre­ce­rá cam­biar de ca­nal.

Al te­le­vi­sor le dais igual tú y el con­te­ni­do. Aun­que es­tén emi­tien­do Shark­na­do. Es inevi­ta­ble sen­tir la ne­ce­si­dad de ana­li­zar y co­men­tar Shark­na­do. Tam­po­co se pue­de. To­dos los in­ten­tos por lle­var las re­des so­cia­les al te­le­vi­sor han fra­ca­sa­do. Ha­cer cual­quier co­sa –in­clu­so bus­car un pro­gra­ma– es de­ma­sia­do frus­tran­te y de­ma­sia­do com­pli­ca­do. Ya ni si­quie­ra hay pro­me­sas de in­ter­ac­tuar o de com­prar a tra­vés del te­le­vi­sor.

"Cual­quier pro­duc­to que ne­ce­si­te un ma­nual de uso es­tá ro­to", di­ce Elon Musk. El ma­nual de un te­le­vi­sor sue­le ser dos ve­ces más grue­so que el pro­pio te­le­vi­sor y al man­do a dis­tan­cia le so­bran la ma­yo­ría de los bo­to­nes. La te­le­vi­sión es­tá ro­ta… y no ha si­do un apren­diz de Je­di.

Si eres tecnófilo (es­cép­ti­co o no), lo mis­mo la te­le de tu sa­lón lle­va me­ses así y no te has da­do ni cuen­ta. Eso sí, se te rom­pe la pan­ta­lla del smartp­ho­ne y te da un pa­ta­tús.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.