Fútbol en la bi­blio­te­ca

GQ (Spain) - - Not Personal, Just Business -

des­pués si­gue su­mi­nis­tran­do fue­gos ar­ti­fi­cia­les pa­ra gran­des even­tos, bo­das y con­cier­tos de rock. Ah, y si­gue sien­do su­ya.

Más tar­de, en­tró co­mo so­cio en Spon­don En­gi­nee­ring, una fá­bri­ca es­pe­cia­li­za­da en pie­zas pa­ra las mo­tos Nor­ton. En aquel en­torno, un logo de Nor­ton apli­ca­do a una bi­ci­cle­ta le lle­vó a bus­car al pro­pie­ta­rio de la mar­ca, un bró­ker ame­ri­cano que, cuan­do lle­gó la cri­sis de Leh­man Brot­hers, en 2008, le lla­mó pa­ra ofre­cer­le la com­pra de Nor­ton. Te­nía cin­co días pa­ra de­ci­dir­se, si no la mar­ca iba a pa­rar a un hol­ding de­di­ca­do a la mo­da. El re­cuer­do im­bo­rra­ble de los afi­cio­na­dos in­gle­ses agi­tan­do la Union Jack ca­da vez que una Nor­ton tra­za­ba una cur­va en el cir­cui­to de Do­ning­ton Park lo em­pu­jó a un avión. Al día si­guien­te era el pro­pie­ta­rio de la fir­ma.

REIN­VEN­TAR UNA MAR­CA

Una tar­de de oto­ño en Bar­ce­lo­na, en una pla­za del ba­rrio Born, unas cuan­tas Nor­ton de aque­llas mí­ti­cas (Do­mi­na­tor, Com­man­do y ¡has­ta una John Pla­yer Spe­cial blan­ca!) mon­tan guar­dia de ho­nor, or­gu­llo­sa­men­te pi­lo­ta­das por sus ve­te­ra­nos due­ños, an­te la pri­me­ra tien­da del mun­do de Nor­ton Clot­hing. En su in­te­rior, Stuart Gar­ner son­ríe sa­tis­fe­cho mien­tras cuen­ta a GQ có­mo de aquel logo y al­gu­nos ce­dés, ha con­se­gui­do po­ner de nue­vo en pie la mar­ca nú­me­ro uno de la historia del motociclismo bri­tá­ni­co.

"Hi­cie­ron fal­ta cua­tro o cin­co años an­tes de que em­pe­za­ran a pa­sar co­sas. Lo pri­me­ro fue tra­tar de ave­ri­guar qué era lo que ha­bía lle­va­do a Nor­ton y a otras com­pa­ñías aso­cia­das a la rui­na. Bus­qué las ra­zo­nes de ca­da em­pre­sa y en mu­chos ca­sos eran las mis­mas. Hi­ce un bu­si­ness plan pa­ra evi­tar caer en los mis­mos fa­llos. Des­pués mon­té un equi­po, por­que has­ta el mo­men­to so­lo es­ta­ba yo. La pri­me­ra per­so­na en in­cor­po­rar­se fue Si­mon Skin­ner, con quien si­go tra­ba­jan­do y que se ha con­ver­ti­do en un buen ami­go. Él di­se­ña las mo­tos y yo lle­vo el ne­go­cio. Des­pués lle­gó otro, des­pués uno más y así has­ta seis. El ne­go­cio ha cre­ci­do con ellos, que fue­ron llegando de uno en uno. Nos he­mos he­cho amigos, pa­sá­ba­mos tra­ba­jan­do en­tre 80 y 100 ho­ras a la se­ma­na, do­min­gos in­clui­dos, por eso con­se­gui­mos vol­ver a po­ner en mar­cha Nor­ton. Es cues­tión de tra­ba­jo. La gen­te tra­ba­ja ocho ho­ras ca­da día en la fá­bri­ca, y yo también. Si via­jo, voy di­rec­to del avión a la ofi­ci­na. Vi­vo al la­do de la fá­bri­ca. To­da mi ac­ti­vi­dad aho­ra es­tá cen­tra­da en la pro­duc­ción. Ten­go que ha­cer­lo, si yo no hu­bie­ra es­ta­do tan pre­sen­te es­tos úl­ti­mos cin­co años, la gen­te no me ha­bría se­gui­do, ha­bría­mos he­cho co­sas mal, nos ha­bría­mos equi­vo­ca­do. Y no ha­bría­mos lle­ga­do adon­de es­ta­mos. Ha­bía que es­tar siem­pre allí".

El plan fun­cio­na, la nue­va Com­man­do 961E se en­tre­gó en 2010 y pu­so de nue­vo en mar­cha la fá­bri­ca. La im­pli­ca­ción de Stuart Gar­ner es de tal ca­li­bre que has­ta ha ba­ti­do el ré­cord mun­dial de ve­lo­ci­dad de una moto de mo­tor ro­ta­ti­vo, por su­pues­to Nor­ton. Aho­ra en­tre­na pa­ra ha­cer de una Nor­ton la moto de se­rie más rá­pi­da del mun­do, pa­ra lo que de­be al­can­zar los 400 ki­ló­me­tros por ho­ra. Y pien­sa que lo me­jor es­tá por lle­gar: "Una de las co­sas más bo­ni­tas de Nor­ton es que tie­ne 118 años de historia. Pe­ro cuan­do el año que vie­ne vol­va­mos a com­pe­tir, en­ri­que­ce­re­mos esa historia. Es­ta­mos muy or­gu­llo­sos por­que nos es­ta­mos en­con­tran­do con gen­te que tie­ne mu­cho ta­len­to pa­ra ha­cer mo­tos. Vie­nen a no­so­tros in­ge­nie­ros, pi­lo­tos… ofre­cién­do­se por­que quie­ren tra­ba­jar en una mar­ca co­mo es­ta: fa­mo­sa, con pres­ti­gio. Eso nos ase­gu­ra el fu­tu­ro, nues­tro pro­yec­to es a lar­go pla­zo. Ca­da ma­ña­na pien­so en la suer­te que ten­go: ¡vi­vo en un cas­ti­llo y tra­ba­jo en una fá­bri­ca de mo­tos! Soy fe­liz".

La man­sión, la fá­bri­ca y el cir­cui­to de Stuart Gar­ner.

Do­ning­ton Hall, re­si­den­cia cons­trui­da en 1790 por el se­gun­do con­de de Moi­ra, es la vi­vien­da de Stuart Gar­ner. Den­tro de los 4,5 km cua­dra­dos de la fin­ca se en­cuen­tra también, a po­cos me­tros de la man­sión, la fá­bri­ca de Nor­ton. Y jus­to al la­do es­tá Do­ning­ton Park, el cir­cui­to de ca­rre­ras que un día per­te­ne­ció al com­ple­jo re­si­den­cial has­ta que su en­ton­ces due­ño se arrui­nó y tu­vo que ven­der­lo. Aun­que Stuart no desa­yu­na con ar­ma­du­ra, co­mo de­cía Jo­sé Luis de Vi­la­llon­ga de los au­tén­ti­cos ex­cén­tri­cos in­gle­ses, sí jue­ga al futbol con su hi­jo de 8 años en la bi­blio­te­ca de 300 me­tros cua­dra­dos del cas­ti­llo, en­mo­que­ta­da de cés­ped ar­ti­fi­cial. En las úl­ti­mas na­vi­da­des, un chu­te hi­zo añi­cos la lám­pa­ra de cris­tal que la pre­si­de. "Si te atre­ves a com­prar una ca­sa co­mo es­ta, que es ca­ra de man­te­ner… So­lo la ca­le­fac­ción son 300 eu­ros al día, así que tie­nes que po­ner pa­sión en dis­fru­tar­la. Yo lo ha­go. Por eso ju­ga­mos al fútbol en la bi­blio­te­ca".

"Si no hu­bie­ra es­ta­do tan pre­sen­te es­tos úl­ti­mos cin­co años, la gen­te no me ha­bría se­gui­do, ha­bría­mos he­cho las co­sas mal"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.