¿Y si las es­ta­dís­ti­cas están mal?

GQ (Spain) - - Tormenta De Ideas -

LAS ES­TA­DÍS­TI­CAS HA­CEN TRAM­PA por sí mis­mas.oma­gia,se­gún­se­mi­re. La es­ta­dís­ti­ca del po­llo di­ce que si es­tu­dia­mos a dos per­so­nas en una de­ter­mi­na­da ciu­dad y una de ellas co­me dos po­llos una no­che y la otra, que no tie­ne na­da, no ce­na, la es­ta­dís­ti­ca que cal­cu­le el nú­me­ro de po­llos con­su­mi­do por per­so­na en esa ciu­dad te di­rá que se han zam­pa­do uno ca­da uno. Y esa no es la reali­dad ni mu­cho me­nos. No obs­tan­te, sí que es cier­to que es­ta in­for­ma­ción, com­pa­ra­da con el pa­so del tiem­po, es de gran va­lor a la ho­ra de de­cir­nos có­mo están evo­lu­cio­nan­do las co­sas. Pues bien, al­gu­nos ex­per­tos aler­tan de que los da­tos ma­cro­eco­nó­mi­cos que es­ta­mos usan­do en Oc­ci­den­te no están re­fle­jan­do bien la evo­lu­ción de la eco­no­mía, lo que im­pli­ca que los po­lí­ti­cos y los em­pre­sa­rios po­drían es­tar to­man­do de­ci­sio­ne­se­rró­neas­ba­sa­da­sen­ci­fra­se­qui­vo­ca­das. Ups. Y la clave es­tá en la eco­no­mía di­gi­tal. Por ejem­plo, su­mar el nú­me­ro de co­ches que se fa­bri­can en Ford España y cuán­tas uni­da­des se ex­por­tan a Fran­cia es fá­cil de cal­cu­lar pa­ra un eco­no­mis­ta tra­di­cio­nal. Con es­tas cifras va cons­tru­yen­do de­duc­cio­nes que lle­van a con­clu­sio­nes so­bre la ba­lan­za de pa­gos de un país (y un lar­go et­cé­te­ra). Sin em­bar­go, cuan­do Spo­tify con­si­gue un sus­crip­tor más en In­gla­te­rra, esa ex­por­ta­ción de ser­vi­cios no tie­ne re­fle­jo en nin­gu­na par­te. Tie­ne im­pac­to en la cuen­ta de in­gre­sos de la em­pre­sa (en Sue­cia), im­por­tan­te a la ho­ra de pa­gar im­pues­tos. Pe­ro po­co más. Y, por otro la­do, en In­gla­te­rra, cuan­do ese nue­vo sus­crip­tor se abo­na a Spo­tify y de­ja de gas­tar­se 30 € al mes en dis­cos de mú­si­ca, se aho­rra di­ne­ro y por tan­to es li­ge­ra­men­te más ri­co. Cir­cuns­tan­cia que tam­po­co tie­ne re­fle­jo en nin­gu­na es­ta­dís­ti­ca en Reino Uni­do. Es­ta do­ble ano­ma­lía o dis­tor­sión que ge­ne­ran los ser­vi­cios vir­tua­les, según ex­pli­ca Ja­mes Po­me­roy, eco­no­mis­ta del HSBC, es­tá al­can­zan­do pro­por­cio­nes de ta­les di­men­sio­nes a ni­vel glo­bal que los ban­cos cen­tra­les de los paí­ses no están cal­cu­lan­do bien cuál es el PIB real, la evo­lu­ción de la pro­duc­ti­vi­dad o lo que real­men­te pa­sa con la in­fla­ción, en­tre otros ele­men­tos. ¿De­be­mos alar­mar­nos? Bueno, mien­tras no­so­tros es­te­mos sin Go­bierno que to­me de­ci­sio­nes… no mu­cho.

strea­ming,

Ap­ple com­pró en 2014 Beats (la po­pu­lar mar­ca de au­ri­cu­la­res fun­da­da por el can­tan­te y pro­duc­tor de y hip-hop Dr. Dre) por 3.000 mi­llo­nes de dó­la­res.

(Ste­ven G. Man­dis) El de­por­te siem­pre de­pa­ra úti­les lec­cio­nes ex­tra­po­la­bles al mun­do de los ne­go­cios, más si ca­be si ha­bla­mos de un mo­de­lo de ges­tión que ha lle­va­do al Real Ma­drid del abis­mo de la ban­ca­rro­ta en los 90 a con­ver­tir­se en la ma­yor en­ti­dad dep

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.