¿qué ti­po de gentle­man eres?

CUI­DA­DOS Los có­di­gos clá­si­cos han evo­lu­cio­na­do y se han adap­ta­do, sin per­der un ápi­ce de es­ti­lo, al fre­né­ti­co rit­mo del si­glo XXI. Eso sí, ca­da uno de no­so­tros in­ter­pre­ta la ele­gan­cia, la cor­te­sía y la so­fis­ti­ca­ción con su­ti­les ma­ti­ces. Y es que no hay na

GQ (Spain) - - Gq Zoom -

1. ¿Có­mo y dón­de se­ría la ve­la­da per­fec­ta? a) Ce­nar en la azo­tea de una ras­ca­cie­los de Nue­va York, se­gui­do por una co­pa en un club de jazz. b) Un pa­seo por la ori­lla del Se­na que ter­mi­na con una pa­ra­da en un pe­que­ño bis­tró es­con­di­do en Mont­mar­tre. c) Ver la pues­ta de sol des­de un res­tau­ran­te pa­no­rá­mi­co en Ve­ni­ce Beach y acu­dir a una fiesta en un club pri­va­do. d) Com­par­tir un so­fis­ti­ca­do cóc­tel con la crè­me de la crè­me en el backs­ta­ge de una al­fom­bra ro­ja. 2. ¿Qué no pue­de fal­tar en el ar­ma­rio de un gentle­man? a) Un tra­je he­cho a me­di­da, en­ta­lla­do y co­lor cre­ma. b) Una ca­mi­sa de lino blan­co y un par de va­que­ros de cor­te ex­qui­si­to. c) Un tra­je clá­si­co re­vi­si­ta­do con de­ta­lles mo­der­nos. d) Un es­mo­quin, una ca­mi­sa con pu­ño do­ble y una pa­ja­ri­ta azul os­cu­ro. 3. Un gentle­man de­be te­ner en su ca­sa… a) Un pa­ra­guas Cham­ber­lain pa­ra los días llu­vio­sos. b) Una an­ti­gua cá­ma­ra de fotos Po­la­roid a pleno ren­di­mien­to. c) Una gran co­lec­ción de vi­ni­los que in­clu­ya to­dos los es­ti­los mu­si­ca­les y en la que no pue­den fal­tar los clá­si­cos, co­mo Si­na­tra o Louis Arms­trong. d) Unas za­pa­ti­llas de­por­ti­vas Gi­venchy pa­ra pa­sear con es­ti­lo por Cen­tral Park. 4. ¿Cuál es la can­ción que más sue­na en tu play­list? a) Mu­sic when the lights go out, de The Li­ber­ti­nes. b) La vie en ro­se, can­ta­da por Edith Piaf. c) To­da la dis­co­gra­fía de Prin­ce. d) L.A. Wo­man, de The Doors. 5. El do­min­go es el me­jor día pa­ra… a) Des­can­sar y pla­ni­fi­car mi­nu­cio­sa­men­te el pró­xi­mo fin de se­ma­na. b) Ba­jar al re­mo­de­la­do mer­ca­do cer­cano a tu ca­sa pa­ra com­prar pro­duc­tos eco­ló­gi­cos y un ra­mo de flo­res fres­cas. c) Dis­fru­tar de una una bue­na pe­lí­cu­la con tu chi­ca en el so­fá de ca­sa, man­ti­ta in­clui­da. d) Ir a ver la úl­ti­ma ex­po­si­ción de ar­te mo­derno y ter­mi­nar la ma­ña­na fren­te a un de­li­cio­so brunch. 6. ¿Qué cua­li­dad des­ta­ca­rías de tu ca­rác­ter? a) La in­de­pen­den­cia. b) La au­ten­ti­ci­dad. c) La se­duc­ción. d) La se­gu­ri­dad en mí mis­mo. 7. Por la ciu­dad te mue­ves en… a) En mi Al­fa Romeo res­tau­ra­do. b) En una bi­ci­cle­ta vin­ta­ge. c) En un deportivo des­ca­po­ta­ble clá­si­co. d) En una li­mu­si­na con chó­fer.

Al­fom­bras ro­jas, front rows de las fas­hion weeks, clu­bes pri­va­dos, fies­tas VIP… Los te­rre­nos de jue­go por los que tran­si­ta el gentle­man ac­tual son la me­jor pa­sa­re­la pa­ra de­mos­trar que su ele­gan­cia es ab­so­lu­ta. Por­que no im­por­ta el lu­gar ni lo se­lec­ta que sea la ve­la­da en cues­tión: él es la quin­tae­sen­cia del buen gus­to, del lu­jo re­fi­na­do y de una nue­va mas­cu­li­ni­dad, más so­fis­ti­ca­da y me­nos evi­den­te. Y así es su im­pron­ta ol­fa­ti­va. In­ten­sa, pro­vo­ca­ti­va y con un to­que de al­ta cos­tu­ra. Por eso, Gentle­men Only Ab­so­lu­te de­ja a su pa­so una es­te­la cá­li­da de es­pe­cias, co­mo el azafrán, la nuez mos­ca­da y la ca­ne­la, que se une a la opu­len­cia de la ma­de­ra de sán­da­lo y a la sen­sua­li­dad de la vai­ni­lla en un cóc­tel tan re­fi­na­do co­mo per­tur­ba­dor. Par­ti­ci­pa en nues­tro test en Gq.com y gana un per­fu­me Gentle­men Only Ab­so­lu­te fir­ma­do por Si­mon Ba­ker.

Eres el gentle­men por ex­ce­len­cia. Has con­ver­ti­do la ca­ba­lle­ro­si­dad, el sen­ti­do del hu­mor y el ro­man­ti­cis­mo en tus se­ñas de iden­ti­dad. Por eso cuan­do llue­ve, no du­das en ofre­cer, siem­pre con una son­ri­sa, tu pa­ra­guas a una mu­jer. A tu pa­so de­jas una im­bo­rra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.