Aque­lla chu­pa de cue­ro de Matt Di­llon DANIEL ENTRIALGO Di­rec­tor de GQ FIR­MAS GQ

ES­TE MES NOS HAN AYU­DA­DO

GQ (Spain) - - Sumario - @da­nie­len­trial­go

CUAN­DO ERA ADO­LES­CEN­TE E IBA AL CI­NE (con­fie­so que mu­chas más ve­ces de lo que lo ha­go aho­ra) yo era de esos ti­pos pseu­do­cul­tu­re­tas que sue­len que­dar­se has­ta el fi­nal de la pe­li pa­ra ver los tí­tu­los de cré­di­to. Re­cuer­do que to­do el mun­do se iba le­van­tan­do de su asien­to –po­co a po­co– has­ta de­jar­me so­lo en mi­tad de la pe­num­bra y en­ton­ces el en­car­ga­do, con ga­nas de ce­rrar el chi­rin­gui­to e ir­se a ca­sa, me mi­ra­ba im­pa­cien­te con esa ca­ra de: "¿Pe­ro por qué si­gue es­te tío pe­sao mi­ran­do la pan­ta­lla?". En reali­dad, lo que bus­ca­ba era des­cu­brir el tí­tu­lo –o el gru­po– de al­gu­na can­ción chu­la que ha­bía so­na­do du­ran­te la pe­lí­cu­la. Me­mo­ri­za­ba el nom­bre e in­ten­ta­ba lue­go en­con­trar­lo en el ca­tá­lo­go de Dis­cos Del Sur (la tien­da de vi­ni­los por correo más guai que exis­tía en­ton­ces). No ha­bía otro mo­do de ac­ce­der a aque­llas can­cio­nes. Nin­guno. Era co­mo bus­car pe­pi­tas en­tre la mo­rra­lla o pes­car tru­chas en el río. Re­que­ría tiem­po, per­se­ve­ran­cia y pa­cien­cia. Pu­ra in­ves­ti­ga­ción. En aque­llos días no exis­tían Goo­gle ni IMDB y la ma­yo­ría de las ban­das so­no­ras de­cen­tes ni si­quie­ra se pu­bli­ca­ban en Es­pa­ña. Si mi yo de hoy le hu­bie­ra ex­pli­ca­do a mi yo de ayer que en el fu­tu­ro iba a exis­tir una co­sa má­gi­ca (no creo que el tér­mino app lo hu­bie­ra asi­mi­la­do) lla­ma­da Sha­zam que po­dría –con ape­nas unos se­gun­dos de es­cu­cha– de­cir­te el te­ma exac­to que es­tá so­nan­do en el éter y ofre­cér­te­lo de for­ma ins­tan­tá­nea a tra­vés de unas in­fi­ni­tas pla­ta­for­mas de mú­si­ca di­gi­tal lla­ma­das itu­nes o Spo­tify, creo que me ha­bría sen­ti­do com­ple­ta­men­te abru­ma­do; co­mo aquel in­qui­si­dor an­te la ho­gue­ra de Gior­dano Bruno, ne­gán­do­lo y gri­tan­do en al­to: "¡Bru­je­ría, bru­je­ría!".

Otra de las co­sas que más me fas­ci­na­ba del ci­ne por aque­lla épo­ca era la ro­pa tan mo­lo­na que lle­va­ban los ac­to­res en pan­ta­lla. Veías a Matt Di­llon en Drugs­to­re Cow­boy –con esa pin­ta­za in­creí­ble– y pen­sa­bas: "¿Pe­ro de dón­de co­ño ha­brá sa­ca­do es­te tío una chu­pa de cue­ro tan gua­pa? Así cual­quie­ra li­ga…". La chu­pa en cues­tión (re­vi­sio­nan­do aho­ra la cin­ta) no era pa­ra tan­to, la ver­dad. Ni mu­cho me­nos. De he­cho, en­cuen­tras una así –hoy en día– en cual­quier pues­to de El Ras­tro (el Mar­ché aux pu­ces, que lo lla­man los fran­ce­ses; o El pio­ji­to, que le di­cen en Cá­diz). Sin em­bar­go, por aquel en­ton­ces, no era tan fá­cil tro­pe­zar con ro­pa di­fe­ren­te en las ran­cias bou­ti­ques de pro­vin­cia. Re­cuer­do que lle­gué a fan­ta­sear, in­clu­so, con la idea de abrir una es­pe­cie de tien­da de mo­da ci­né­fi­la –jun­to a las puer­tas del mis­mo ci­ne– don­de so­la­men­te se ven­die­ran las pren­das exac­tas que sa­lían en las pe­lí­cu­las. El ne­go­cio hu­bie­ra si­do un fias­co, aun­que pre­sien­to que fal­ta ya muy po­co pa­ra que lle­gue­mos a al­go pa­re­ci­do. En me­nos de lo que can­ta un ga­llo –es­toy se­gu­ro– es­ta­re­mos vien­do una pe­li (o se­rie) por el mó­vil (o el por­tá­til) y po­dre­mos pin­char con el de­do en cual­quie­ra de las pren­das que luz­ca el pro­ta­go­nis­ta. Se abri­rá un me­nú (¿ta­lla, co­lor, nú­me­ro de la tar­je­ta…?) y nos la en­via­rán por dron (de­ja­rán el pa­que­te en el al­féi­zar de la ven­ta­na) en ape­nas unas ho­ras. ¿Nos apos­ta­mos al­go?

Y, por cier­to, si os lo es­táis pre­gun­tan­do, la res­pues­ta es no. Nun­ca lle­gué a com­prar­me aque­lla chu­pa de cue­ro. A Matt Di­llon le que­da­ba mu­cho me­jor que a mí. Co­sas del ci­ne. Ol­ví­da­te de pan­ta­lo­nes ce­ñi­dos y de cha­que­tas en­ta­lla­das: la ten­den­cia pe­ga un gol­pe de ti­món y se di­ri­ge aho­ra al uni­ver­so oversized, re­tra­ta­do aquí por es­te ge­nial fo­tó­gra­fo en un edi­to­rial de mo­da ta­lla XXL. Es di­se­ña­dor, di­rec­tor de ci­ne… y re­por­te­ro. Le per­do­na­mos lo del in­tru­sis­mo la­bo­ral por ser quien es y por­que la en­tre­vis­ta que le ha­ce a Ja­ke Gy­llen­haal, nues­tro pro­ta­go­nis­ta de por­ta­da, es es­pec­ta­cu­lar. ¿Qué (otra co­sa) pue­den ha­cer Gay Ta­le­se, Var­gas Llo­sa, Allen Gins­berg o Jor­ge Luis Bor­ges en el cuar­to de ba­ño? To­mar­se au­to­fo­tos (eso de sel­fies sue­na al­go anacró­ni­co) con es­te pio­ne­ro de la cul­tu­ra pop, cla­ro. Co­no­ci­mos a Cindy Kimberly co­mo "la chi­ca que enamo­ró a Justin Bieber", pe­ro a par­tir de es­te mes pasa a ser "la mo­de­lo que nos de­jó bo­quia­bier­tos en aque­lla se­sión de GQ Es­pa­ña fir­ma­da por Ra­fa Ga­llar".

DIEGO ME­RINO VAS­CO SZINETAR

TOM FORD RA­FA GA­LLAR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.