La cien­cia a tu al­can­ce

Pri­me­ro se le co­no­ció co­mo "el bri­llan­te alumno de Step­hen Haw­king", pe­ro El uni­ver­so en tu mano le ha da­do vi­da pro­pia. Él es Ch­ris­top­he Gal­fard, el di­vul­ga­dor cien­tí­fi­co del año.

GQ (Spain) - - Libros -

He de ser sin­ce­ro: yo, hom­bre de le­tras con­fe­so y al­go alér­gi­co a las cien­cias pu­ras, me aden­tré en un li­bro que ha­bla del cos­mos, de agu­je­ros ne­gros, de nú­cleos ató­mi­cos y de ga­la­xias le­ja­nas con cier­to re­ce­lo. A prio­ri es­te ejer­ci­cio de co­no­ci­mien­to se pre­sen­ta­ba co­mo un trá­mi­te al­go pe­lia­gu­do, pe­ro so­lo ne­ce­si­té leer ocho o diez pá­gi­nas pa­ra dar­me cuen­ta de que El uni­ver­so en tu mano, de Ch­ris­top­he Gal­fard (Pa­rís, 1976), es un acer­ca­mien­to pre­ci­so –y pre­cio­so– a to­dos esos fac­to­res in­tan­gi­bles y di­fí­cil­men­te pon­de­ra­bles que con­di­cio­nan nues­tra exis­ten­cia (la tu­ya, la nues­tra y la de to­da la hu­ma­ni­dad). "He tra­ta­do de di­bu­jar una lí­nea rec­ta en­tre no­so­tros –aquí en la Tie­rra– y to­do lo que nos ro­dea pa­ra lle­gar a co­no­cer los mis­te­rios de nues­tra exis­ten­cia, de esas fron­te­ras que los cien­tí­fi­cos tra­tan de al­can­zar. Pa­ra lo­grar­lo tu­ve que en­con­trar bue­nas ana­lo­gías, ha­cer que los lec­to­res sin­tie­sen que eran tes­ti­gos de aque­llos des­cu­bri­mien­tos que nos han lle­va­do adon­de es­ta­mos", nos cuen­ta el di­vul­ga­dor fran­cés, que ya en el pró­lo­go pro­me­te que so­lo apa­re­ce­rá una ecua­ción en las más de 460 pá­gi­nas que ocu­pa su li­bro (edi­ta­do con mu­cho mi­mo por Blac­kie Books). La ecua­ción qui­zá te sue­ne. Es es­ta: E=mc2.

Se­gu­ro que ya ha­bías oí­do ha­blar del tex­to del alumno de Step­hen Haw­king (fue su pu­pi­lo du­ran­te el doc­to­ra­do y así le apo­da­ron los me­dios). No en vano se ha con­ver­ti­do en uno de los gran­des tí­tu­los del año. No es sen­ci­llo atra­par a un lec­tor me­dio ha­bi­tua­do a no­ve­las eró­ti­cas, fan­tás­ti­cas o de in­tri­ga (o to­do jun­to) con un en­sa­yo so­bre cien­cia con­tem­po­rá­nea, pe­ro Gal­fard ha en­gan­cha­do a más de 100.000 de sus com­pa­trio­tas en po­cos me­ses y aquí en Es­pa­ña ha lo­gra­do sa­car una se­gun­da edi­ción a los po­cos días de pu­bli­car la pri­me­ra: "Mu­chos pien­san que la cien­cia no va con ellos por­que es de­ma­sia­do di­fí­cil, pe­ro hay dos pun­tos que de­ben co­no­cer: 1) Hoy sa­be­mos mu­cho más de lo que nues­tros an­te­pa­sa­dos al­gu­na vez so­ña­ron con co­no­cer; es de­cir, el pro­gre­so nos gus­ta. Y 2) Uno se ale­gra tan­to de com­pren­der al­go que an­tes no en­ten­día que va­le la pe­na in­ten­tar­lo. ¿Al­gu­na vez ha­béis vis­to a un ni­ño llo­rar por sa­ber al­go nue­vo? ¡No! ¡Su res­pues­ta siempre es po­si­ti­va!".

¿Quién más apa­re­ce?

Dia­ne Kea­ton co­mo la her­ma­na Mary y nues­tro Ja­vier Cá­ma­ra co­mo el car­de­nal Gu­tié­rrez.

MI­RAN­DO AL FU­TU­RO "La cien­cia es be­lla y poé­ti­ca. He­mos al­can­za­do más de lo que po­día­mos es­pe­rar ha­ce años, pe­ro por de­lan­te te­ne­mos aún mis­te­rios muy lo­cos y muy emo­cio­nan­tes".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.