'Bea­tus ille'

Las no­ve­da­des edi­to­ria­les pa­re­cen de­cir­nos que dis­fru­te­mos de la na­tu­ra­le­za mien­tras po­da­mos (re­cuer­da que es­te año ha si­do el más ca­lu­ro­so des­de 1880).

GQ (Spain) - - Iconos -

(Si­rue­la) Tres na­rra­cio­nes co­nec­ta­das: un na­tu­ra­lis­ta in­glés tra­ta de desa­rro­llar un nue­vo ti­po de col­me­na en 1852, un api­cul­tor ame­ri­cano in­ten­ta en 2007 que su hi­jo con­ti­núe con el ne­go­cio fa­mi­liar y en la Chi­na de 2098, cuan­do las abe­jas ya son his­to­ria, un buen hom­bre se de­di­ca a la po­li­ni­za­ción ma­nual. Ma­ja Lun­de, re­ve­la­ción de las le­tras no­rue­gas, re­fle­xio­na so­bre las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res y el me­dio am­bien­te. (Errata Naturae) La his­to­ria de Mi­ke Wil­son es la del hom­bre que de­ci­de aban­do­nar­lo to­do pa­ra ir­se a vi­vir en­tre le­ña­do­res en los bos­ques de Ca­na­dá. Na­ce así una lec­ción de eco­lo­gía y de fi­lo­so­fía sal­va­je, pe­ro tam­bién un ma­nual de su­per­vi­ven­cia, un dia­rio de via­je y una in­da­ga­ción so­bre los lí­mi­tes del co­no­ci­mien­to.

(Tau­rus) Bio­gra­fía del ex­plo­ra­dor Ale­xan­der von Hum­boldt, cu­ya vi­da es­tu­vo lle­na de aven­tu­ras: es­ca­ló vol­ca­nes, re­mó por el Ori­no­co y re­co­rrió una Si­be­ria in­fes­ta­da de án­trax. Ca­paz de per­ci­bir la na­tu­ra­le­za co­mo una fuer­za glo­bal, Hum­boldt pre­vió el pe­li­gro del cam­bio cli­má­ti­co pro­vo­ca­do por el hom­bre. (Li­bros del As­te­roi­de) Pe­rio­dis­ta de The New Yor­ker, Fin­ne­gan re­ci­bió el Pre­mio Pu­lit­zer a la me­jor obra bio­grá­fi­ca de 2016 con el me­jor li­bro so­bre surf que se ha pu­bli­ca­do en los úl­ti­mos años. En su ju­ven­tud ca­na­li­zó sus an­sias de aven­tu­ras sur­fean­do en Ca­li­for­nia, Su­dá­fri­ca… Más tar­de se trans­for­ma­ría en repu­tado re­por­te­ro de gue­rra.

Tin­ta en la piel. Tin­ta que man­cha –y que no se va en una se­ma­na– pa­ra dar vi­da a una ca­li­gra­fía pre­ci­sa y pre­cio­sa. Es­te ca­ba­lle­ro a un plu­mín pe­ga­do ba­ta­lla a dia­rio con­tra la uni­for­mi­dad. Jo­se­ma­ría Pas­sa­lac­qua (Bue­nos Ai­res, 1971) es el res­pon­sa­ble de esos so­bres ma­ra­vi­llo­sos que a ve­ces ate­rri­zan en tu es­cri­to­rio pa­ra ele­var tu nom­bre y ape­lli­dos a la ca­te­go­ría de ar­te. So­bres que con­tie­nen in­vi­ta­cio­nes que res­pi­ran lu­jo y que, ré­pon­dez s'il vous plait, re­mi­ten ca­sas co­mo Her­mès, Guc­ci, Ar­ma­ni, Dior, Louis Vuit­ton… o no­so­tros mis­mos: Vo­gue, Va­nity Fair, GQ… Y su­yas, có­mo no, son­tam­bién­las­tar­je­ti­tas­del sit­ting del gran acon­te­ci­mien­to. Nue­va York, Lon­dres, Pa­rís, Mi­lán… "Las mar­cas me ne­ce­si­tan allí don­de ce­le­bran sus even­tos… Si Kim Kar­das­hian de­ci­de apa­re­cer a úl­ti­ma ho­ra yo ten­go que es­tar ahí pa­ra es­cri­bir su nom­bre".

Se hi­zo ca­lí­gra­fo por­que su pa­dre y su abue­lo lo eran por afi­ción. "Me edu­qué so­lo, ju­gan­do a imi­tar sus le­tras, sus for­mas, su duc­tus [can­ti­dad, di­rec­ción y or­den de los trazos]". Con esa im­pron­ta bien in­terio­ri­za­da y la ca­rre­ra de Di­se­ño grá­fi­co aca­ba­da ("mis tra­ba­jos siempre te­nían al­go ma­nual, al­go que los hu­ma­ni­za­ba"),pas­sa­lac­qua­sal­tóa Ma­drid en 2000. Y aquí se re­ve­ló su pre­sen­te pro­fe­sio­nal y em­pe­zó a re­ci­bir en­car­gos de edi­to­ria­les, fir­mas del lu­jo y bo­das ri­cas (mu­chas)."alaho­ra­de­ca­li­gra­fiar to­doin­flu­ye:el­so­por­te,el­ti­po­de tin­ta, el ins­tru­men­to con el que de­ci­des es­cri­bir… ¡Ah! Y el es­ta­do de áni­mo". Con­clu­sión: "Por más que lo in­ten­tes, dos le­tras nun­ca re­sul­ta­rán igua­les. Ja­más".

¿Có­mo es po­si­ble en­ton­ces que del pu­ro caos de su es­cri­to­rio sur­ja un tra­ba­jo tan pul­cro y ar­mó­ni­co? En­ten­de­mos que lo lo­gra­por­que­tie­ne­tin­taen­la­piel, en las ve­nas y en el co­ra­zón.

HIS­TO­RIA DE LAS ABE­JAS Ma­ja Lun­de LEÑADOR Mi­ke Wil­son POR EN­RI­QUE BUERES LA INVENCIÓN DE LA NA­TU­RA­LE­ZA An­drea Wulf AÑOS SALVAJES Wi­lliam Fin­ne­gan LOS BÚFALOS DE BROKEN HEART Dan O'brien

LA BUE­NA LETRA QUE­DA Su tra­ba­jo co­ti­za al al­za. Más allá de la be­lle­za y la pul­cri­tud de su ca­li­gra­fía, Pas­sa­lac­qua trans­mi­te emo­cio­nes. POR FRUELA ZUBIZARRETA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.