#que­be­lloes­vi­vir

En el tiem­po de la Na­vi­dad el ce­re­bro tien­de a re­blan­de­cér­se­nos y la par­te blan­da y ño­ña (que to­dos es­con­de­mos) se im­po­ne sin com­ple­jos. En Ins­ta­gram, ho­gar de be­lle­za y es­per­pen­to a par­tes igua­les, ya han en­cen­di­do las lu­ces del ár­bol.

GQ (Spain) - - Instagramers -

Uno de los me­jo­res tuits que re­cuer­do es de @Jua­nec­kel y di­ce: "1960: Bar Pa­co. 1970: Ca­fé Bar Pa­co. 1980: Me­són Pa­co. 1990: El Rincón de Pa­co. 2000: Pa­co's De­li­ca­tes­sen. 2010: Gas­tro­bar Pa­co". Yo aña­di­ría que en el 2015 se lla­ma­ría al­go así co­mo "Gas­tro­mu­sic­bar Pa­co. The pla­ce to be", y en el 2016 "Eco­bar Pa­co". To­dos los ba­res a los que se le pue­de po­ner la eti­que­ta de mo­der­nos aglu­ti­nan va­rios ele­men­tos co­mu­nes: pi­za­rras, car­te­les vin­ta­ge, le­tras ma­yús­cu­las de­co­ra­ti­vas lu­mi­no­sas, pa­re­des de la­dri­llo vis­to, luz te­nue, co­mi­da easy-going, to­ques ja­po­ne­ses, ba­ños uni­fi­ca­dos y agua­ca­te. Y to­da es­ta nue­va apo­teo­sis con­vi­ve, en una di­men­sión com­ple­ta­men­te paralela, con las ca­fe­te­rías de to­da la vi­da. No se cru­zan, no se mo­les­tan. Ca­da una tie­ne su es­pa­cio y su mo­men­to.

Una u otra, to­dos te­ne­mos o he­mos te­ni­do nues­tro Cen­tral Perk (co­mo los pro­tas de Friends). Nues­tra ca­fe­te­ría de re­fe­ren­cia, co­mo el hos­pi­tal o el cen­tro de sa­lud. En mi ado­les­cen­cia íba­mos to­dos los días a la mis­ma. Ce­rró cuan­do ya es­tu­dia­ba en Ma­drid y fue co­mo si hu­bie­se per­di­do un hi­jo en la gue­rra. No sa­lió en los pe­rió­di­cos co­mo cuan­do cie­rra al­gu­na ca­fe­te­ría ma­dri­le­ña don­de se es­cri­bió al­gu­na no­ta­ble no­ve­la, pe­ro tam­bién se pro­du­jo un te­rre­mo­to emo­cio­nal a pe­que­ña es­ca­la. Nun­ca vol­ví a ver al camarero pe­ro me gus­ta ima­gi­nar que sus hi­jos tie­nen nues­tros nom­bres. O sus ga­tos. En nues­tro Cen­tral Perk to­do fluía con co­mo­di­dad de cal­ce­ti­nes por fue­ra del pi­ja­ma. Se re­po­nían los ca­cahue­tes y las acei­tu­nas de for­ma au­to­má­ti­ca, nos ga­na­mos el de­re­cho a de­jar las lla­ves, a pa­gar otro día, a re­ser­var la me­sa con me­jor vi­sión pa­ra ver un par­ti­do, a mo­no­po­li­zar los en­chu­fes y a pe­dir "lo de siempre". Ca­fé con le­che tem­pla­da y sa­ca­ri­na. Un cor­ta­do con tos­ta­das de man­te­qui­lla. Zu­mo de na­ran­ja y tos­ta­das con to­ma­te y acei­te a un la­do. Un ca­fé so­lo con crua­sán a la plan­cha. Té ver­de con un cho­rri­to de li­món. Un bo­te­llín de cer­ve­za muy frío. Coin­ci­di­réis con­mi­go en que pe­dir "lo de siempre" es al­can­zar cier­ta per­pe­tui­dad exis­ten­cial. Tu Cen­tral Perk era y es un mu­seo de ob­je­tos fa­mi­lia­res: la ofer­ta de desa­yuno, la va­ji­lla, la ham­bur­gue­sa com­ple­ta, el vino de la ca­sa, los ca­bles de luz que cua­dri­cu­lan el te­cho, los so­bres de azú­car, las car­tas des­gas­ta­das, el ser­vi­lle­te­ro de me­tal. Esas im­permea­bles ser­vi­lle­tas que po­drían ser­vir co­mo chu­bas­que­ro en las que Jor­ge Ed­wards, Ro­ber­to Arlt o Jor­ge Luis Bor­ges es­bo­za­ron mu­chas de sus ideas.

No im­por­ta que tu bar ten­ga cua­dros de la Mu­ra­lla de Lu­go o ilus­tra­cio­nes de Mi­chael Kuts­che, que sea Me­són o Eco­me­són, que ha­ya ta­rros o to­rrez­nos. No im­por­ta el en­vol­to­rio. Se­gún un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford, una cuar­ta par­te de la po­bla­ción de Reino Uni­do tie­ne su pro­pio Cen­tral Perk. Y aña­de es­te es­tu­dio que esa cuar­ta par­te se mues­tra más cer­ca­na a su co­mu­ni­dad de ami­gos y sa­tis­fe­cha con sus re­la­cio­nes. Va­mos, que te­ner un bar de con­fian­za es be­ne­fi­cio­so pa­ra tu sa­lud, y pa­ra tu sa­lud so­cial. "Me ba­jo al bar que di­ce la Uni­ver­si­dad de Ox­ford que le vie­ne bien a mi flu­jo san­guí­neo".

Te re­ga­la­mos la ex­cu­sa, no te que­jes.

BA­RES, QUÉ LU­GA­RES TAN Da igual que el BUE­NOS tu­yo sea el C h e e PA­RA CO B l o o d o el Cen­tral r s de Sam Ma­lo­ne, Perk de F r i e n d s … Si EE UU el Mer­lo te pi­lla le­jos, el ¡to­dos ne­ce­si­ta­mos de he­cho Pa­len­tino un va a ser de Ma­drid pue­de el pro­ta­go­ni

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.