Jean Sh­rim­pton

GQ (Spain) - - Instagramers -

Un sen­ti­mien­to eléc­tri­co atravesó los bru­ta­les ta­len­tos ar­tís­ti­cos que po­bla­ban el Lon­dres de los años 60. Modelos, fo­tó­gra­fos, can­tan­tes y ci­neas­tas mo­ti­va­ron el na­ci­mien­to de una ex­plo­si­va con­tra­cul­tu­ra que cau­ti­vó a un mun­do que pe­día a gri­tos que lo co­gie­ran de las so­la­pas y lo agi­ta­ran. Las fi­gu­ras del Swin­ging Lon­don, co­mo bau­ti­za­ron a ese sen­tir pal­pi­tan­te, hi­cie­ron po­si­ble que du­ran­te una dé­ca­da la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca os­ten­ta­ra el mo­no­po­lio de to­do aque­llo que me­re­cía ser vi­vi­do y con­ta­do [mos­trar dis­cu­sión]. 'Su­per-' e 'hi­per-' fue­ron los pre­fi­jos que, acom­pa­ña­dos del sus­tan­ti­vo opor­tuno, lo re­su­mían to­do. Así es co­mo Ja­ne Sh­rim­pton, la su­per­mo­de­lo más fa­mo­sa del mo­men­to, aca­bó en­car­nan­do los va­lo­res y los có­di­gos es­té­ti­cos de una épo­ca de­ter­mi­nan­te pa­ra las ar­tes y las ten­den­cias.

Mu­cho an­tes de que la re­vis­ta Ti­me la con­si­de­ra­se uno de los 100 per­so­na­jes más in­flu­yen­tes de la his­to­ria de la mo­da, es­ta in­gle­sa de fle­qui­llo ex­tra­lar­go y mi­ra­da pe­ne­tran­te cre­ció y ma­du­ró en­tre la gran­ja que ad­mi­nis­tra­ban sus pa­dres en la cam­pi­ña in­gle­sa y el se­ve­ro co­le­gio re­li­gio­so al que asis­tía. A los 17 años, su al­tu­ra y su ros­tro per­fec­tos le abrie­ron las puer­tas de la es­cue­la de modelos Lu­cie Clay­ton Charm Aca­demy de Lon­dres, don­de se ma­tri­cu­ló pa­ra for­mar­se co­mo mo­de­lo. Allí tra­ta­ron de ador­nar su na­tu­ra­li­dad en­se­ñán­do­le a dra­ma­ti­zar su es­pon­ta­nei­dad, ya que en aque­lla épo­ca era re­la­ti­va­men­te ha­bi­tual que las modelos fin­gie­ran sus de­ta­lles y po­sa­ran de for­ma ar­ti­fi­cio­sa. Pe­ro ella hi­zo ca­so omi­so. Y me­nos mal.

En el ro­da­je de uno de sus pri­me­ros tra­ba­jos, co­mo fi­gu­ran­te en un anun­cio de los ce­rea­les Ke­llogg's, co­no­ció al fo­tó­gra­fo Da­vid Bai­ley, un prin­ci­pian­te que tra­ta­ba de abrir­se ca­mino tras su vuel­ta del ser­vi­cio mi­li­tar. Las dos fu­tu­ras es­tre­llas se enamo­ra­ron y for­ma­ron la que pron­to se con­ver­ti­ría en la pa­re­ja de la dé­ca­da. Co­rría el año 1961 y en oto­ño Bai­ley co­men­zó a co­la­bo­rar con la edi­ción bri­tá­ni­ca de Vo­gue. El pri­mer edi­to­rial que dis­pa­ró pa­ra la re­vis­ta con su no­via co­mo pro­ta­go­nis­ta, Young Idea Goes West, rea­li­za­do en Nue­va York, evi­den­ció el lo­quí­si­mo tán­dem que for­ma­ban el ar­tis­ta y su mu­sa [ci­ta re­que­ri­da]. En Reino Uni­do es­ta­lló la lo­cu­ra y pron­to se con­vir­tie­ron en re­yes in­dis­cu­ti­bles de los ta­bloi­des. Dos años des­pués, cuan­do Dia­na Vree­land to­mó las rien­das de la edi­ción es­ta­dou­ni­den­se de Vo­gue adop­tó a la pa­re­ja co­mo ta­lis­mán. Con per­mi­so de Twiggy, otro icono de la épo­ca, Sh­rim­pton se con­vir­tió en la su­per­mo­de­lo más desea­da y Bai­ley en el fo­tó­gra­fo del mo­men­to. El idi­lio du­ró has­ta 1964, año en que el ac­tor Te­ren­ce Stamp se cru­zó en el ca­mino de la bri­tá­ni­ca.

Pa­ra en­ton­ces, Lon­dres bu­llía de ta­len­to y crea­ti­vi­dad y la mo­de­lo ejer­cía de ce­le­bri­dad don­de­quie­ra que fue­ra. Al tiem­po que fo­tó­gra­fos co­mo Ir­ving Penn o Ri­chard Ave­don se ren­dían a sus pies [ci­ta re­que­ri­da], Sh­rim­pton pro­ta­go­ni­za­ba de­ce­nas de anun­cios y mul­ti­tud de por­ta­das en las edi­cio­nes in­ter­na­cio­na­les de Vo­gue. En 1965, año en que Mary Quant in­ven­tó la mi­ni­fal­da, Sh­rim­pton con­tri­bu­yó a su po­pu­la­ri­za­ción al pre­sen­tar­se en el Derby Day de Mel­bour­ne, Aus­tra­lia, con un ves­ti­do cu­yo ba­jo ter­mi­na­ba diez cen­tí­me­tros por en­ci­ma de la ro­di­lla. Por esa épo­ca tam­bién le dio tiem­po a co­que­tear con el ci­ne y par­ti­ci­par en va­rias pro­duc­cio­nes, en­tre las que des­ta­ca Pri­vi­le­gio (1967), di­ri­gi­da por Pe­ter Wat­kins.

Pa­ra sor­pre­sa de to­dos, con 29 años de­ci­dió re­ti­rar­se del ojo pú­bli­co pa­ra siempre. Ocu­rrió en 1971, jus­to en el mo­men­to en que el Swin­ging Lon­don lan­gui­de­cía y los en­car­gos to­da­vía se acu­mu­la­ban en su agen­da. Sin em­bar­go, pre­fi­rió es­ca­par del rui­do me­diá­ti­co y es­ta­ble­cer­se en un pue­ble­ci­to cos­te­ro de In­gla­te­rra, Ma­ra­zion, don­de ad­qui­rió una tien­da de an­ti­güe­da­des. Allí vol­vió a ser fe­liz y en­con­tró la es­ta­bi­li­dad vi­tal que ne­ce­si­ta­ba. Tan con­ten­ta se sen­tía que años más tar­de com­pró el ho­tel Ab­bey de Pen­zan­ce (Cor­nua­lles), un ne­go­cio que hoy si­gue re­gen­tan­do. Por en­ton­ces se ca­só con Mi­chael Cox, con quien tu­vo a su pri­mer y úni­co hi­jo, Thad­deus. La ca­rre­ra de Sh­rim­pton fue bre­ve pe­ro in­ten­sa, co­mo bien re­co­ge la au­to­bio­gra­fía que pu­bli­có en 1990: An Au­to­bio­graphy. Pe­ro con­si­guió que to­da una in­dus­tria se con­fi­gu­ra­ra en torno a ella [mos­trar dis­cu­sión]. Ejer­ció co­mo qui­so y cuan­do qui­so. Y, co­mo las más gran­des, has­ta que qui­so.

GQUOTES

• "Mi en­cuen­tro con Da­vid Bai­ley fue una co­sa del des­tino, pues a él le de­bo to­do lo que soy co­mo mo­de­lo y co­mo mu­jer. Me en­se­ñó a va­lo­rar lo im­por­tan­te que es te­ner la ca­be­za bien amue­bla­da ade­más de lu­cir un cuer­po bo­ni­to". • "Nun­ca me gus­tó que me hi­cie­ran fo­tos, sim­ple­men­te se me da­ba bien po­sar". • "No es­toy se­gu­ra de que po­da­mos con­se­guir la fe­li­ci­dad, y me­nos cuan­do la vi­da mo­der­na re­sul­ta tan ba­nal".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.