AMORES DESINTERESADOS Sin lí­mi­tes

La his­to­ria de Bar­bour es la de una fir­ma a la que sus dis­tin­gui­dos (y dis­pa­res) ad­mi­ra­do­res ele­va­ron has­ta un es­ta­tus de cul­to.

GQ (Spain) - - De Firma -

En un mo­men­to en que los in­fluen­cers y em­ba­ja­do­res de mar­ca no vis­ten una pren­da sin que ha­ya un che­que por de­lan­te, re­sul­ta sor­pren­den­te ver có­mo ha­ce años las pa­sio­nes ge­ne­ra­das eran ge­nui­nas y ho­nes­tas. Eso es lo que su­ce­dió con Bar­bour, una em­pre­sa familiar que su­po apro­ve­char esos vien­tos fa­vo­ra­bles. Na­ció en 1894, en la lo­ca­li­dad in­gle­sa de South Shield, y su ne­go­cio es­ta­ba cen­tra­do en pren­das de abri­go en­ce­ra­das pa­ra ma­ri­ne­ros, cam­pe­si­nos y cual­quie­ra que tra­ba­ja­se al ai­re li­bre. La mo­da nun­ca ha­bía en­tra­do en con­si­de­ra­ción pa­ra la fa­mi­lia Bar­bour, has­ta que a prin­ci­pios de los 80, una tri­bu ur­ba­na lon­di­nen­se de ni­ños bien, los Sloa­ne Ran­gers, co­men­zó a ves­tir sus cha­que­to­nes en la ciu­dad, un sím­bo­lo de es­ta­tus que se tra­du­cía co­mo "vi­vo en Chel­sea y ade­más mi fa­mi­lia tie­ne pro­pie­da­des en el cam­po".

Aun­que to­do es­to pi­lló a la fir­ma por sor­pre­sa, no de­ja­ron es­ca­par esa gran opor­tu­ni­dad, se­gún ex­pli­ca Mar­ga­ret Bar­bour, pre­si­den­ta de la com­pa­ñía, que ya lo era en aquel mo­men­to. "Es cier­to que in­ten­ta­mos lu­char con­tra esa eti­que­ta eli­tis­ta y pe­yo­ra­ti­va que pu­sie­ron a nues­tro pro­duc­to, pe­ro en reali­dad les de­be­mos a esos chi­cos que se em­pe­za­se a per­ci­bir a Bar­bour co­mo una mar­ca de mo­da, no de ro­pa uti­li­ta­ria. Así que apro­ve­cha­mos el ti­rón pa­ra ac­tua­li­zar y am­pliar la ofer­ta", ase­gu­ra. Ya en el si­glo XX, el mun­do de la mú­si­ca con­si­guió dar a la fir­ma un cier­to ca­rác­ter re­bel­de que am­plia­ba enor­me­men­te su pú­bli­co. Fue en el Fes­ti­val de Glas­ton­bury don­de ar­tis­tas co­mo Alex Tur­ner, de los Ar­ctic Mon­keys o Lily Allen apa­re­cie­ron vis­tien­do sus pren­das so­bre el es­ce­na­rio. "De la mis­ma ma­ne­ra que allí se pu­sie­ron de mo­da las bo­tas de agua, su­ce­dió con nues­tros cha­que­to­nes", ex­pli­ca or­gu­llo­sa. Bar­bour cuen­ta con una ga­ma com­ple­ta de pren­das y ac­ce­so­rios pa­ra hom­bre, mu­jer y ni­ño (has­ta prin­ci­pios de los 90 era sim­ple­men­te uni­sex), y ca­da año se fa­bri­can a mano más de 100.000 cha­que­tas en­ce­ra­das en su cen­tral de Si­mon­si­de (In­gla­te­rra). Hoy es­tá pre­sen­te en 29 paí­ses, y en Es­pa­ña la más re­cien­te inau­gu­ra­ción es su tien­da de Bil­bao, en el nú­me­ro 33 de la ca­lle Ipa­rra­gui­rre. Se tra­ta de un es­pa­cio en el que se dis­tri­bu­yen las úl­ti­mas no­ve­da­des de la mar­ca jun­to a las pro­pues­tas más ex­clu­si­vas del se­llo Bar­bour In­ter­na­tio­nal, que to­mó su ca­mino ha­ce dos tem­po­ra­das.

En épo­ca de com­pro­mi­sos, el ca­ba­lle­ro con­tem­po­rá­neo en­fren­ta la ne­ce­si­dad de lu­cir apues­tas ver­sá­ti­les y rompe­doras. Del es­mo­quin a la ca­za­do­ra de piel, pa­san­do por el trench con ban­da­na o el tra­je in­for­mal, se ex­tien­de una in­men­si­dad de di­se­ños y looks to­do­te­rreno de pri­mer ni­vel. Y en GQ sa­be­mos dón­de pue­des en­con­trar­los: to­do lo que ne­ce­si­tas es­tá en Se­rrano 52 MAN de El Cor­te In­glés, el es­pa­cio co­mer­cial que ofre­ce las me­jo­res mar­cas del mer­ca­do y el ase­so­ra­mien­to más pro­fe­sio­nal. Un año des­pués de su inau­gu­ra­ción, el nú­me­ro 52 de la ca­lle Se­rrano de Ma­drid ya se ha con­ver­ti­do en el gran tem­plo de la ele­gan­cia na­cio­nal. Es­ta re­fe­ren­cia mul­ti­mar­ca de sie­te plan­tas ha re­no­va­do su car­te­ra de nom­bres y ha in­clui­do ca­sas tan po­ten­tes co­mo Bally, Isaia, Car­tu­jano, Cru­cia­ni o Man 1924. Des­de es­ta Navidad, ca­si un cen­te­nar de fir­mas con­for­man el pres­ti­gio de un es­pa­cio don­de el uni­ver­so mas­cu­lino al­can­za su má­xi­mo es­plen­dor. A con­ti­nua­ción, te pro­po­ne­mos cua­tro looks que te ins­pi­ra­rán pa­ra que luz­cas tu me­jor ver­sión en los días más im­por­tan­tes del año.

Bil­bao es tes­ti­go de la úl­ti­ma aper­tu­ra de la fir­ma. POR EDUAR­DO BOILLOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.