¿Mi co­mi­da secreta?

GQ (Spain) - - De Firma -

J. GY­LLEN­HAAL: ¡Oreo! ¡Creas­te mi per­so­na­je mien­tras co­mías ga­lle­tas Oreo!

T. F.: Sí, bueno, no es que ha­ya adel­ga­za­do pre­ci­sa­men­te con las Oreo. Vi­vo del azú­car. Pe­ro es cier­to, me co­mí un pu­ña­do de Oreo an­tes de lla­mar­te. J. G.: Ja, ja, ja. T. F.: … pe­ro ten­go que de­jar­lo. He en­gor­da­do 4,5 ki­los ha­cien­do es­ta pe­lí­cu­la y ten­go que es­tar en for­ma pa­ra ca­mi­nar por la al­fom­bra ro­ja a tu la­do, uno de los hom­bres más gua­pos del mun­do. J. G.: Ven­ga, por fa­vor… T. F.: Voy a ha­cer­te una pre­gun­ta que los dos va­mos a te­ner que res­pon­der [ríe]. J. G.: Ven­ga, suél­ta­la. T. F.: ¿Vol­ve­rías a tra­ba­jar con­mi­go? J. G.: Por su­pues­to. ¿Te sir­ven es­tas dos pa­la­bras co­mo res­pues­ta o con­ti­núo? T. F.: Pue­des desa­rro­llar­lo. J. G.: Sí, lo úni­co que dudaría es si se­ría po­si­ble que es­cri­bie­ses y crea­ses al­go tan bueno co­mo es­to. Va a ser di­fí­cil de igua­lar. Y bueno, tú ya lo sa­bes, po­cas ve­ces he te­ni­do una ex­pe­rien­cia co­mo es­ta. Creo que es por có­mo eres. El ta­len­to y la gen­te que te ro­dea tam­bién son ex­tra­or­di­na­rios, y un equi­po in­creí­ble que tra­ba­ja con­ti­go, lo cual es una ins­pi­ra­ción. Y lue­go tam­po­co po­día ima­gi­nar lo mu­cho que te gus­ta­rían tus ac­to­res, y lo que te en­tu­sias­ma­ría el pro­ce­so de tra­ba­jar con no­so­tros, y lo va­lien­te que se­rías. A me­nu­do no­to que los di­rec­to­res no ter­mi­nan de en­ten­der la ex­tra­ña cria­tu­ra que es un ac­tor, y tú sim­ple­men­te lo ha­ces. Re­cuer­do cuan­do ac­tuas­te fue­ra de es­ce­na pa­ra mí. Y pen­sé: "Jo­der, ¡qué buen ac­tor!". Fue una es­ce­na muy emo­ti­va, te me­tis­te en el pa­pel, y gri­tas­te y llo­ras­te en la es­ce­na. Las úni­cas dos per­so­nas que han he­cho eso por mí en mi vi­da han si­do Jim She­ri­dan y tú. Y fue in­creí­ble. Así que la res­pues­ta es sí, por su­pues­to. Bueno, siempre y cuan­do tú tam­bién qui­sie­ses ac­tuar… [ríe]. T. F.: Creo que me que­da­ría del otro la­do de la cá­ma­ra, pe­ro me en­can­ta­ría te­ner la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar de nue­vo con­ti­go. Creo que es­tu­vis­te to­tal­men­te bri­llan­te y dis­fru­té de ca­da mi­nu­to con­ti­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.