VAS­CO SZINETAR EL HOM­BRE QUE IN­VEN­TÓ EL 'SELFIE' (en el aseo)

Des­de ha­ce dé­ca­das, uti­li­za un es­pe­jo del cuar­to de ba­ño en vez del mo­do au­to­fo­to y ma­ne­ja una cá­ma­ra tra­di­cio­nal en lu­gar del smartp­ho­ne. Sin em­bar­go, la esen­cia es la mis­ma: re­tra­tar­se en mo­do selfie jun­to a al­gún fa­mo­so. Re­fle­ja­dos an­te su ob­je­ti­vo sur

GQ (Spain) - - De Firma -

En el mun­do se com­par­ten más de un mi­llón de sel­fies en re­des so­cia­les al día. El 63 por cien­to de ellos acom­pa­ña­do de un ami­go o un familiar. Pe­ro el fo­tó­gra­fo que hi­zo de es­to un ar­te lle­va au­to­rre­tra­tán­do­se des­de ha­ce más de 30 años. Vas­co Szinetar (Caracas, 1948) ha dis­pa­ra­do su ob­je­ti­vo jun­to a más de mil per­so­na­jes fren­te a un es­pe­jo des­de 1981. Des­de Joan Ma­nuel Se­rrat a Ga­briel Gar­cía Már­quez, Joa­quín Sa­bi­na o Jua­nes, y siem­pre con su po­bla­da bar­ba y sus ga­fas re­don­das de fon­do. "Ten­go mis dis­tan­cias con el selfie, no de­ja de ser una ex­pe­rien­cia fo­to­grá­fi­ca efí­me­ra, vin­cu­la­da al te­lé­fono, no tie­ne sen­ti­do de per­ma­nen­cia en el tiem­po, es ya par­te del diá­lo­go co­ti­diano en­tre la gen­te. Mi tra­ba­jo es fren­te a un es­pe­jo, con una in­ves­ti­ga­ción ar­tís­ti­ca de­trás. Me río cuan­do me di­cen que yo in­ven­té el selfie, pe­ro se pue­de de­cir que sí fui de los pio­ne­ros", cuen­ta Szinetar.

Hi­jo de un ju­dío hún­ga­ro que emi­gró an­tes de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial a Ve­ne­zue­la, se crió en una fa­mi­lia de in­te­lec­tua­les y po­lí­ti­cos que le re­la­cio­nó con la cul­tu­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na de ma­ne­ra na­tu­ral. Su ob­se­sión por fo­to­gra­fiar­se re­fle­ja­do con per­so­na­jes co­no­ci­dos sur­gió, de ma­ne­ra ca­sual, en 1981. "El pri­mer au­to­rre­tra­to fren­te a un es­pe­jo se lo hi­ce en Nue­va York a una ami­ga; des­pués re­fle­xio­né so­bre es­ta ima­gen y en un via­je a Pa­rís, ese mis­mo año, dis­pa­ré al fi­ló­so­fo ru­mano-fran­cés Emil Cio­ran", re­la­ta pau­sa­do. A par­tir de aquí, no de­jó de bus­car el re­fle­jo de su ros­tro jun­to al de un per­so­na­je y con­ver­tir­lo en un dis­cur­so ar­tís­ti­co con­tem­po­rá­neo. "Es una ma­ne­ra de in­ves­ti­gar­me a mí mis­mo y de in­ves­ti­gar el tiem­po, de ver có­mo el fo­tó­gra­fo se de­te­rio­ra con los años; pe­ro tam­bién es una re­fle­xión so­bre el po­der, pues co­lo­co a to­dos esos per­so­na­jes en un ba­ño, en una si­tua­ción iró­ni­ca y vul­ne­ra­ble", in­ci­de.

T

pre­sen­tan­do el pro­yec­to a ca­da per­so­na­je que se en­con­tra­ba y que ac­ce­die­ran a ser re­tra­ta­dos jun­to a él en el aseo. "Bor­ges ha si­do una ha­da ma­dri­na en es­ta ca­ce­ría", ex­pli­ca so­bre es­te ejer­ci­cio de se­duc­ción, rá­pi­do e in­ten­so, que ha­ce el fo­tó­gra­fo pa­ra arras­trar al per­so­na­je has­ta un es­pe­jo.

D

La di­fe­ren­cia en­tre una fies­ta na­vi­de­ña al uso y una ve­la­da ex­qui­si­ta se en­cuen­tra en el mi­ni­bar. Con­vier­te tu sa­lón en al­go más so­fis­ti­ca­do con nues­tras re­co­men­da­cio­nes y, de pa­so, vís­te­te pa­ra la oca­sión.

que no te pue­den fal­tar. Tu mue­ble bar de­be­ría es­tar igual de abas­te­ci­do. Whisky, gi­ne­bra o vod­ka, y cuan­to me­jo­res, ídem.

(17 €), whisky (45 €), gi­ne­bra (38 €, es­pe­cial con dos co­pas ba­lón), tó­ni­ca gi­ne­bra (30 €, edi­ción es­pe­cial Navidad), bour­bon Small Batch, ed. li­mi­ta­da (179 €, el pack es­pe­cial crea­do por Pa­blo Li­món). Fi­gu­ra de ga­vio­ta de bron­ce años 60 (90 €), ti­gre de por­ce­la­na (95 €) y pa­re­ja de gru­llas de bron­ce años 60 (375 €), to­do de ban­de­ja pla­tea­da art dé­co (70 €).

> > Lu­cio y Ro­ma­na

El fon­do de ar­ma­rio es esa co­lec­ción de bá­si­cos > > pack

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.