¡Más ma­de­ra!

Las cer­ve­zas ar­te­sa­nas no son so­lo co­sa de hips­ters. La tra­di­ción y la mo­der­ni­dad se unen en una nue­va for­ma de con­su­mo gas­tro­nó­mi­co.

GQ (Spain) - - Cerveza -

Fue­ron muy sa­bios en tiem­pos, sí, aque­llos que en el an­ti­guo Egip­to o Me­so­po­ta­mia ya tra­se­ga­ban di­vi­na­men­te una de las be­bi­das fer­men­ta­das más an­ti­guas de la hu­ma­ni­dad. Por­que an­tes de que la es­pu­ma cer­ve­ce­ra blan­quea­ra las bar­bas hips­ters de la cul­tu­ra craft, el mun­do ya lle­va­ba unos cuan­tos mi­le­nios sin re­nun­ciar a su néc­tar de ce­real pre­fe­ri­do. Por ejem­plo, la ex­pe­rien­cia cen­te­na­ria de Mahou San Mi­guel, con 126 años de his­to­ria y ya en su sép­ti­ma ge­ne­ra­ción de maes­tros cer­ve­ce­ros, mues­tra aho­ra un ca­mino ex­pe­di­to a la ex­pe­ri­men­ta­ción con el lan­za­mien­to de una nue­va ga­ma de cer­ve­zas que re­cu­pe­ran la téc­ni­ca ar­te­sa­nal de en­ve­je­ci­mien­to en ba­rri­ca. Su nom­bre: Mahou Ba­rri­ca. Di­rec­to y al grano.

A poco que uno le dé a to­do, com­pro­ba­rá que la ma­de­ra (siempre) vuel­ve. Al cham­pán e in­clu­so al vino blan­co, así que ¿por qué no a la cer­ve­za? Al fin y al ca­bo, es­te vi­ra­je no es sino un fac­tor as­pi­ra­cio­nal con el que acer­car­se al con­su­mo en­ten­di­do és­te co­mo una ex­pe­rien­cia ca­da vez más en­ri­que­ce­do­ra. Di­cho pro­ce­so evo­lu­ti­vo, con el re­tro­vi­sor pues­to en la tra­di­ción y el ace­le­ra­dor del in­con­for­mis­mo, con­lle­va una nue­va for­ma de be­ber cer­ve­za. Ni la­teo ni li­tro­nas de du­do­so es­ta­tus. Las cañas… bien ti­ra­das con sus dos de­dos de es­pu­ma. Em­pa­pé­mo­nos en las dis­tin­tas va­rie­da­des de lú­pu­lo, mal­tea­dos y fer­men­ta­cio­nes a equis tem­pe­ra­tu­ra. Quién te lo iba a de­cir, be­ber cer­ve­za se ha con­ver­ti­do en to­da una ex­pe­rien­cia gourmet.

"Es­ta pre­sen­ta­ción no es el fin, es el prin­ci­pio". Así de cla­ro ex­pre­sa Be­net Fi­té, di­rec­tor del de­par­ta­men­to I+D de Mahou San Mi­guel, la lle­ga­da de Ba­rri­ca Ori­gi­nal y Ba­rri­ca 12 Me­ses. Ya la pri­me­ra com­pa­ñía cer­ve­ce­ra na­cio­nal ha­bía co­que­tea­do con la ma­de­ra cuan­do, en 2015, lan­zó Al­may­so, cer­ve­za de co­lec­cio­nis­ta pa­sa­da por ba­rri­ca 18 me­ses y cu­yas 300 bo­te­llas se co­mer­cia­li­za­ron a 125 eu­ros la uni­dad. El des­em­bar­co de Mahou Ba­rri­ca se­rá ma­si­vo y al­go me­nos prohi­bi­ti­vo. Al mis­mo tiem­po, Mahou San Mi­guel no re­nie­ga del mer­ca­do craft: en 2017 em­pie­za a pro­du­cir la cer­ve­za ar­te­sa­nal Foun­ders, mar­ca es­ta­dou­ni­den­se de la que ad­qui­rió un 30%.

Pe­ro cui­da­do, Mahou Ba­rri­ca no es el re­sul­ta­do de un pu­ña­do de ad­ve­ne­di­zos ju­gan­do al Qui­mi­ce­fa en un ga­ra­je sino la cris­ta­li­za­ción de un pro­yec­to que na­ció ha­ce cin­co años y que, con al­tas do­sis de in­ver­sión e in­no­va­ción, se vie­ne desa­rro­llan­do en una plan­ta pi­lo­to –una mi­cro­bre­wery des­lum­bran­te– ane­xa al mas­to­dón­ti­co com­ple­jo de Alo­ve­ra, en Gua­da­la­ja­ra. Más que postureo sig­ni­fi­có el desafío de ha­cer en­ve­je­cer una la­ger, cuan­do lo ha­bi­tual es que sean las cer­ve­zas ale las des­ti­na­das a en­ce­rrar­se en los to­ne­les, en es­te ca­so de ro­ble ame­ri­cano, fran­cés y has­ta ga­lle­go fa­bri­ca­dos a mano en Je­rez. "Ya cues­ta ha­cer una la­ger, pe­ro en­ve­je­cer­la aún más –ex­pli­ca Fi­té–, aun­que al ser tan lim­pia y des­nu­da co­ge muy bien los ma­ti­ces de la ma­de­ra". El tra­ba­jo de afi­na­mien­to del jo­ven maes­tro Ale­jo Gi­rón y su equi­po ha da­do con un lí­qui­do com­ple­jo pe­ro ase­qui­ble a to­dos los pa­la­da­res. Te­ne­mos Ba­rri­ca Ori­gi­nal, en­ve­je­ci­da en ma­de­ra de ro­ble du­ran­te 3 me­ses, do­ra­da y con es­pu­ma blan­ca, be­bi­ble en cual­quier si­tua­ción, me­nos amar­ga que una Cin­co Es­tre­llas, de sor­pren­den­te dul­zor y con un 6,1% de al­cohol. Te­ne­mos tam­bién Ba­rri­ca 12 Me­ses, en­ve­je­ci­da du­ran­te un año, al­go más os­cu­ra, con in­con­fun­di­bles no­tas a uva pa­sa y a to­fe, un co­pa­zo en sí mis­mo o ma­ri­da­da con gui­sos y pu­che­ros, pen­sa­da pa­ra be­ber más ca­lien­te de lo ha­bi­tual y con un 7% de con­te­ni­do al­cohó­li­co. Pe­ro con am­bas, ser­vi­das en co­pa de cá­liz, se­gui­mos te­nien­do la me­jor cer­ve­za. De eso se tra­ta­ba.

En re­vis­tas co­mo es­ta, a me­nu­do des­pe­di­mos pre­ma­tu­ra­men­te a aque­llos de los que en oca­sio­nes nos pre­gun­ta­mos si si­guen vi­vos. Pe­ro en­tra den­tro de la ló­gi­ca que una per­so­na que ha cum­pli­do la edad de 99,9 años sea des­pe­di­do mu­cho an­tes de de­jar el mun­do. Aquel que na­ció un 9 de di­ciem­bre de 1916 ba­jo el nom­bre de Is­sur Da­nie­lo­vitch Demsky y que cre­ció en un su­bur­bio neo­yor­quino, jun­to a sus seis her­ma­nas y unos pa­dres ju­díos, ru­sos y anal­fa­be­tos que a principios del si­glo XX lle­ga­ron a EE UU en bus­ca de un sue­ño. El mis­mo sue­ño que él de­ci­dió cam­biar con su nom­bre, Kirk Dou­glas. Ha­bla­mos del hom­bre que acu­mu­ló ca­si un cen­te­nar de pe­lí­cu­las, que fue pro­duc­tor in­de­pen­dien­te y di­rec­tor de cor­tos vue­los, del que ga­nó pre­mios y mu­cho di­ne­ro, del pa­dre de cua­tro hi­jos, del aman­te, del bur­lón, del ti­po enér­gi­co, ho­nes­to e im­pe­tuo­so que se pro­pu­so no de­jar pa­sar un día sin pa­sár­se­lo bien.

"Mi his­to­ria y la de mis hi­jos es la de EE UU: una his­to­ria de éxi­tos y de tra­ge­dias", de­cía ha­ce no mu­cho es­te apa­ci­ble an­cia­ni­to que hoy se mue­ve en si­lla de rue­das, con pro­ble­mas al ar­ti­cu­lar pa­la­bras y que ha so­bre­vi­vi­do a ca­si to­dos sus com­pa­ñe­ros de ge­ne­ra­ción pe­ro tam­bién a la pér­di­da de un hi­jo, al éxi­to de otro. A la vi­da mis­ma.

Fue no­mi­na­do tres ve­ces al Os­car, por El ído­lo de ba­rro, Cau­ti­vos del mal y El lo­co de pe­lo ro­jo, aun­que no lo ob­tu­vo has­ta que Holly­wood le otor­gó el Os­car ho­no­rí­fi­co en 1996. "Si vi­ves lo su­fi­cien­te –de­cía él res­tán­do­le im­por­tan­cia– aca­ban dán­do­te to­dos los pre­mios po­si­bles". Sin em­bar­go, lo que más re­cor­da­mos de Kirk Dou­glas es su hoyuelo en la bar­bi­lla, y su per­fil en blan­co y ne­gro, su tor­so de ex­cam­peón de boxeo, sus sal­tos a ca­ba­llo, su ner­vio y su pre­sen­cia en pan­ta­lla con es­te ha­lo de hé­roe fas­ci­nan­te y épi­co de 20.000 le­guas de via­je sub­ma­rino, El ído­lo de ba­rro, Los vi­kin­gos, Los va­lien­tes an­dan so­los o El gran car­na­val y en­tre sus 91 tí­tu­los de cré­di­to co­mo ac­tor.

Si hacemos me­mo­ria so­bre los gran­des per­so­na­jes de aquel mun­do que to­da­vía ha­bi­tan la Tie­rra, Kirk Dou­glas es el úl­ti­mo su­per­vi­vien­te de una era. Pe­ro tam­bién un ejem­plo pa­ra aque­llos que no tie­nen na­da y pue­den al­can­zar­lo to­do. "Yo lo he te­ni­do más fá­cil que mis hi­jos –so­lía de­cir– por­que ven­go de la más ab­so­lu­ta po­bre­za, y des­de ahí so­lo po­día su­bir. Pe­ro mis hi­jos cre­cie­ron en una ca­sa con pis­ci­na, un pa­dre que era una es­tre­lla y te­nía di­ne­ro… eso es más di­fí­cil de su­pe­rar". Sin em­bar­go, el ma­yor de sus cua­tro hi­jos, Mi­chael, lo su­peró de al­gún mo­do. Aquel al que le ce­dió los de­re­chos de la no­ve­la Al­guien vo­ló so­bre el ni­do del cu­co, que ha­bía lle­va­do al teatro pe­ro que nun­ca con­si­guió lle­var al ci­ne, y con la que su hi­jo, sin em­bar­go, lo­gró su pri­mer Os­car co­mo pro­duc­tor.

Pe­ro el vie­jo asu­mió el re­le­vo. Y tu­vo ca­rre­te mu­chos años. Mi­chael Dou­glas, or­gu­llo­so de su pa­dre, siempre su­po que aquel tem­pe­ra­men­to era di­fí­cil de igua­lar, aun­que no fue­ra en es­ce­na: "Su re­sis­ten­cia era dig­na de ad­mi­rar. Sa­bía ha­cer de to­do, ma­la­ba­res, sal­tar a ca­ba­llo, co­rrer so­bre una ta­bla, ¡po­día ha­cer cual­quier co­sa!". Y sí, los pa­pe­les de Kirk Dou­glas siempre des­pren­dían sen­sa­ción de pe­li­gro y ten­sión, su du­re­za era au­tén­ti­ca, su tor­men­to real. Lo su­yo eran los gé­ne­ros, la aven­tu­ra, el wes­tern, la vio­len­cia fí­si­ca o psi­co­ló­gi­ca, el tor­men­to o la os­cu­ri­dad, pe­ro re­sul­ta­ba siempre elec­tri­zan­te y mag­né­ti­co.

Ade­más de de­fen­der sus pa­pe­les con dig­ni­dad, Kirk Dou­glas tu­vo el ins­tin­to de que po­dría te­ner con­trol so­bre una ca­rre­ra dic­ta­da por otros, y mon­tó su pro­pia pro­duc­to­ra, a la que pu­so el nom­bre de su ma­dre, Bry­na, con la que em­pe­zó a le­van­tar pro­yec­tos en los que creía. Con ella des­cu­brió a un ni­ño pro­di­gio lla­ma­do Stan­ley Ku­brick. Jun­tos ha­rían la mí­ti­ca Sen­de­ros de glo­ria, y se mal­di­je­ron mu­tua­men­te du­ran­te el ro­da­je: "Lo que más re­cuer­do de Ku­brick eran sus ojos, su as­pec­to som­no­lien­to", di­ría an­tes de re­fe­rir­se a él co­mo "aquel chu­li­to del Bronx", aun­que vol­ve­rían a jun­tar­se pa­ra ro­dar Es­par­ta­co. En es­ta pe­lí­cu­la, Dou­glas ade­más tu­vo la de­cen­cia y la osa­día de reivin­di­car el nom­bre del guio­nis­ta Dal­ton Trum­bo, cuan­do to­da­vía im­pe­ra­ba la si­nies­tra ca­za de bru­jas de Holly­wood.

Pe­ro la vi­da le dio pa­ra mu­cho más. Tam­bién se ca­só en dos oca­sio­nes (con la se­gun­da, An­ne Buy­dens, lle­va 62 años), y tu­vo cua­tro hi­jos: Mi­chael, Joel, Pe­ter y Eric, es­te úl­ti­mo fa­lle­ci­do en 2004 co­mo con­se­cuen­cia del abu­so de las dro­gas. Pe­ro la ren­di­ción nun­ca ha en­tra­do en sus pla­nes: "Sé que hay co­sas en la vi­da que uno nun­ca lo­gra ha­cer co­mo Dios man­da. Ju­gar al golf, por ejem­plo. He so­bre­vi­vi­do a la caí­da de un he­li­cóp­te­ro, con ci­ru­gía ver­te­bral in­clui­da, a un in­far­to que ca­si me lle­va al sui­ci­dio, ten­go un mar­ca­pa­sos y pro­ble­mas en el ha­bla. ¿Y qué? Siempre me di­go: la edad es­tá en la ca­be­za. Es el úni­co an­tí­do­to que per­mi­te se­guir fun­cio­nan­do". Y lo hi­zo, por­que cuan­do per­dió el ha­bla tem­po­ral­men­te, en­con­tró una nue­va vía de ex­pre­sión: "¿Qué pue­de ha­cer un ac­tor que no pue­de ha­blar? ¿Es­pe­rar a que vuel­va el ci­ne mu­do?", bro­mea­ba. Pe­ro em­pe­zó a es­cri­bir y ya lle­va una vein­te­na de li­bros –in­clui­dos cuen­tos in­fan­ti­les–.

A es­tas al­tu­ras ha per­di­do la agi­li­dad y la fuer­za, pe­ro el hu­mor no le fal­ta, y es de los que a me­nu­do ase­gu­ra que la muer­te no es­tá en sus pla­nes in­me­dia­tos. Sin em­bar­go, sa­be que un día lle­ga­rá. Y pa­ra es­to, tam­bién los re­cuer­dos le ayu­dan: "Cuan­do mu­rió mi ma­dre me di­jo:'no ten­gas mie­do, hi­jo, le pa­sa a to­do el mun­do".

UNA RU­BIA EN­TRE BARRICAS La cer­ve­za en­ve­je­ci­da en ma­de­ra es un pa­so más en el apren­di­za­je de una cul­tu­ra in­ci­pien­te en Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.