Bron­ca fut­bo­le­ra

GQ (Spain) - - Cerveza -

El fut­bol an­ti­guo se ju­ga­ba a pa­ta­do­nes, con el ges­to ma­cho y el col­mi­llo hú­me­do. Eran otros tiem­pos y los pun­ta­piés ve­nían afi­la­dos a la es­pi­ni­lla. Gol­pes de ca­sa na­va­je­ra, pro­pios de re­yer­ta y pa­tio de tru­llo don­de el ár­bi­tro se ju­ga­ba la in­te­gri­dad ca­da vez que pi­ta­ba fal­ta. Si no la pi­ta­ba, tam­bién.

Al­go pa­re­ci­do le ocu­rrió a Uri­zar Az­pi­tar­te, el co­le­gia­do que ar­bi­tró un Bar­ce­lo­na–real Ma­drid y que re­ci­bió la sen­ten­cia del búl­ga­ro Stoich­kov, que en aquel mo­men­to su­da­ba la ca­mi­se­ta azul­gra­na. El tal Stoich­kov era un ju­ga­dor de los co­no­ci­dos co­mo bron­cas, fut­bo­lis­tas que es­cu­pían por el col­mi­llo, en plan ma­tón, dis­pues­tos siempre pa­ra la pen­den­cia. Stoich­kov per­te­ne­cía a ese gru­po aris­to­crá­ti­co y era de los ca­bron­ce­tes, se­gún pa­la­bras del ár­bi­tro Az­pi­tar­te, que re­ci­bió un pi­so­tón que to­da­vía le due­le.

"¡Ha­la Ma­drid!" pa­re­ce ser que fue lo que le di­jo Stoich­kov, en ba­ji­to, cuan­do apre­tó sus ta­cos con fuer­za, pre­sio­des­pués nán­do­los con to­da su tes­tos­te­ro­na acu­mu­la­da. En reali­dad, no es que Stoich­kov ju­ga­se su­cio, es que era pro­tes­tón. Se que­ja­ba por la en­tra­da que ha­bía re­ci­bi­do de Chen­do y por eso el co­le­gia­do le sa­có tar­je­ta. "Por si­mu­lar", por ha­cer teatro. Fue cuan­do Stoich­kov dio a en­ten­der que allí el úni­co que si­mu­la­ba

Stoich­kov (en la imagen, un ins­tan­te an­tes de pi­sar al ár­bi­tro Az­pi­tar­te) te­nía ta­len­to –fue Ba­lón de Oro en 1994– y mu­chí­si­mo tem­pe­ra­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.