Un suel­do por la ca­ra

GQ (Spain) - - Not Personal, Just Business -

PENSARÁS SE­GU­RA­MEN­TE QUE LA IDEA de que to­do el mun­do co­bre un suel­do sim­ple­men­te por exis­tir, al mar­gen de la edad, la ex­pe­rien­cia o el pa­tri­mo­nio que ten­ga, es una es­pe­cie de ra­re­za an­ti­eco­nó­mi­ca. Es­ta pro­pues­ta, co­no­ci­da en Es­pa­ña con el nom­bre de ren­ta bá­si­ca uni­ver­sal, y que ha for­ma­do par­te de los pro­gra­mas elec­to­ra­les de al­gu­nos par­ti­dos de iz­quier­da, pue­de pa­re­cer una lo­cu­ra que va con­tra to­do plan­tea­mien­to ca­pi­ta­lis­ta. Eso de dar­le un suel­do por la ca­ra a to­do el mun­do sue­na ra­ro, pa­ra qué ne­gar­lo. Sin em­bar­go, ojo por­que la co­sa pue­de no ser tan de­li­ran­te. En EE UU, don­de las po­lí­ti­cas de Oba­ma han he­cho cre­cer al país, la de­sigual­dad y la pér­di­da de po­der ad­qui­si­ti­vo son te­mas que preo­cu­pan so­bre­ma­ne­ra. Es­te ma­les­tar es­ta­ría de­trás de los fe­nó­me­nos Trump o San­ders, hoy co­sa del pa­sa­do. El desa­rro­llo com­pe­ti­ti­vo de la di­gi­ta­li­za­ción, la tec­no­lo­gía y la ro­bo­ti­za­ción ha­ce cre­cer la eco­no­mía de los paí­ses, pe­ro no así a la cla­se me­dia tra­ba­ja­do­ra tra­di­cio­nal, que po­dría es­tar en vías de ex­tin­ción. La pre­gun­ta se­ría: ¿a qué ve­lo­ci­dad?

Andy Stern –quien fue du­ran­te años pre­si­den­te del ma­yor sin­di­ca­to de es­te ti­po de tra­ba­ja­do­res en EE UU– se ha pa­sa­do cua­tro años pre­gun­tan­do a di­rec­to­res ge­ne­ra­les, ban­que­ros de in­ver­sión, em­pre­sa­rios (des­de In­tel a Ho­ney­well) y líderes po­lí­ti­cos so­bre es­te asun­to. Y ha lle­ga­do a dos con­clu­sio­nes. Una: los avan­ces tec­no­ló­gi­cos con­ti­nua­rán con­su­mien­do pues­tos de tra­ba­jo e in­gre­sos y afec­ta­rán a mi­llo­nes de per­so­nas de me­nor cua­li­fi­ca­ción. Y dos: la úni­ca ma­ne­ra de man­te­ner la pros­pe­ri­dad pa­ra los que su­fran es­to (ya sa­bes: mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res) es es­ta­ble­cer una ren­ta bá­si­ca uni­ver­sal que les per­mi­ta man­te­ner cier­to ni­vel de vi­da y de con­su­mo. Que les per­mi­ta tam­bién re­cha­zar sa­la­rios más ba­jos que es­ta ren­ta mí­ni­ma y, por tan­to, exi­gir cier­ta dig­ni­dad sa­la­rial an­te los em­plea­do­res. Y aten­ción por­que es­to no es so­lo co­sa de la iz­quier­da; tam­bién hay teó­ri­cos con­ser­va­do­res –co­mo Mil­ton Fried­man, Mar­tin Wolf o Char­les Mu­rray– que han apun­ta­do en la mis­ma di­rec­ción. Aun­que cla­ro, pa­ra fi­nan­ciar­la ha­bría que eli­mi­nar otras par­ti­das del bie­nes­tar nor­te­ame­ri­cano. Se­gún Stern, si no im­plan­ta­mos es­ta ren­ta o al­go pa­re­ci­do que ayu­de a la gen­te que va a su­frir los ri­go­res de es­ta evo­lu­ción, en EE UU se vi­vi­rá en 30 años "co­mo en Los jue­gos del ham­bre". Es de­cir, "en un en­cla­ve de per­so­nas ex­tre­ma­da­men­te exi­to­sas en el cen­tro con to­dos los de­más en los már­ge­nes del sis­te­ma".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.