2) Ac­túa co­mo un ne­xo ge­ne­ra­cio­nal

GQ (Spain) - - Esencias -

Nin­gún gru­po hu­mano ha si­do tan es­tu­dia­do y desea­do por las mar­cas co­mo la ge­ne­ra­ción mi­llen­nial. Los tam­bién lla­ma­dos na­ti­vos di­gi­ta­les es­tán cam­bian­do los pa­ra­dig­mas tra­di­cio­na­les de con­su­mo y eso tie­ne un tan­to des­co­lo­ca­da a la in­dus­tria. Al pa­re­cer, pre­fie­ren vi­vir ex­pe­rien­cias y es­tar co­nec­ta­dos a po­seer bie­nes –qué co­sas– y tal com­por­ta­mien­to ha pues­to pa­tas arri­ba el ta­ble­ro del lu­jo. Las em­pre­sas in­tu­yen que les va la su­per­vi­ven­cia en acer­car­se a es­tos dís­co­los jo­ven­ci­tos y en su em­pe­ño por atraer­los se ori­gi­nan no po­cos des­en­cuen­tros con sus clien­tes de to­da la vi­da. Tal con­flic­to no exis­te en el mun­do de la per­fu­me­ría, ya que una fragancia es, al mis­mo tiem­po, pro­duc­to y ex­pe­rien­cia, amén de una po­de­ro­sa he­rra­mien­ta de co­mu­ni­ca­ción per­so­nal. Por aña­di­du­ra, los per­fu­mes son tam­bién una ex­ce­len­te puer­ta de en­tra­da a un uni­ver­so que, por lo ge­ne­ral, les es­tá ve­da­do a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes por la na­tu­ral li­mi­ta­ción de su po­der ad­qui­si­ti­vo. Esos mis­mos jó­ve­nes que be­ben los vien­tos por el último ip­ho­ne se emo­cio­nan tam­bién con un buen eau de toi­let­te; y, mien­tras lo usan, se su­mer­gen en el li­festy­le de su mar­ca pre­fe­ri­da y sue­ñan con el hom­bre que les gus­ta­ría ser. Aun­que ha­yan pe­di­do a los Re­yes una ta­ble­ta, por el bien de nues­tros jó­ve­nes y el de la in­dus­tria del lu­jo, re­gá­la­les un perfume.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.