Y vi­vir y vi­vir y vol­ver a vi­vir... DANIEL ENTRIALGO Di­rec­tor de GQ FIRMAS GQ

ES­TE MES NOS HAN AYUDADO

GQ (Spain) - - Sumario - @da­nie­len­trial­go

LOS SERES HUMANOS SOMOS ANIMALES MUY RETORCIDOS. No po­de­mos evi­tar­lo. El mis­mo ce­re­bro de ho­mí­ni­do que nos ha lle­va­do has­ta la cús­pi­de de la ca­de­na tró­fi­ca nos con­du­ce lue­go sin re­me­dio –con sus cir­cun­lo­quios men­ta­les– al di­ván del psi­có­lo­go. Nos da por pen­sar mu­cho las co­sas –de­ma­sia­do– y, al fi­nal, tan­to dar­le vuel­tas a la se­se­ra aca­ba por pro­vo­car­nos una an­sie­dad en bu­cle que ca­re­ce de sen­ti­do y fun­cio­na­li­dad. Lo ex­pli­ca­ba muy bien Eduar­do Pun­set en uno de sus pri­me­ros li­bros: somos la úni­ca es­pe­cie de la crea­ción que tien­de a de­pri­mir­se (a ve­ces, has­ta nos gus­ta) ima­gi­nan­do si­tua­cio­nes que aún no han su­ce­di­do y que qui­zá in­clu­so –lo cual es to­da­vía más ab­sur­do– ja­más lle­guen a pro­du­cir­se. La ce­bra, por po­ner un ejem­plo, acu­de ca­da ma­ña­na tan cam­pan­te a be­ber al río y –aun­que su ins­tin­to de con­ser­va­ción la man­tie­ne aler­ta an­te po­si­bles ame­na­zas– ja­más se an­gus­tia por el ca­mino pen­san­do co­sas del ti­po: "¡Va­ya mier­da de se­ma­na que lle­vo! Se­gu­ro que hoy me co­me el león. ¡Ya ve­rás co­mo al fi­nal me atra­pa!". Ella sim­ple­men­te va, be­be y –si de re­pen­te apa­re­ce una fie­ra– sus múscu­los se ten­san y hu­ye. Las ce­bras no su­fren es­trés, no. Y bien que po­drían, vien­do la vi­da tan agi­ta­da que lle­van.

En el fon­do, nues­tro pro­ble­ma fun­da­men­tal es que vi­vi­mos pro­yec­ta­dos ha­cia el fu­tu­ro. Co­mo una agen­da elec­tró­ni­ca. Siem­pre pen­dien­tes de la se­ma­na que vie­ne. Co­men­za­mos el lu­nes sus­pi­ran­do por el vier­nes y pa­sa­mos el do­min­go ago­bia­dos por el nue­vo lu­nes. De­sa­yu­na­mos tem­prano pen­san­do qué pre­pa­rar de ce­na por la no­che y acu­di­mos rau­dos a una reunión de trabajo pa­ra pla­ni­fi­car el ca­len­da­rio de las pró­xi­mas reunio­nes. Lo di­cho. Somos seres muy retorcidos.

Por eso re­sul­tan tan es­pe­cia­les es­tas fe­chas por las que an­da­mos. Cuan­do un año aca­ba y el otro em­pie­za. Aun­que el pa­so de 2016 a 2017 no de­je de ser un pu­ro con­ven­cio­na­lis­mo (mu­sul­ma­nes, he­breos o chi­nos si­guen ca­len­da­rios dis­tin­tos al nues­tro), es ra­ro que –al lle­gar el 31 de di­ciem­bre– no nos dé por ba­jar­nos un ra­ti­to del ca­rru­sel, mi­rar ha­cia atrás con pau­sa y ha­cer ba­lan­ce del tiem­po que se ha ido. Es al­go ha­bi­tual. Los pe­rió­di­cos y las te­les ha­cen es­pe­cia­les con lo me­jor y lo peor del año; re­cor­da­mos las pe­lí­cu­las pre­mia­das, los éxi­tos de­por­ti­vos, el inevi­ta­ble obi­tua­rio (tre­men­do el del 16: Bo­wie, Prin­ce, Cruyff, Muham­mad Ali o Fi­del Castro…) y esas pa­la­bras o ex­pre­sio­nes que se pu­sie­ron ab­sur­da­men­te de mo­da du­ran­te es­te año: co­mo sor­pas­so, las di­cho­sas lí­neas ro­jas o eso de sa­lir de la zo­na de con­fort (¿por qué aho­ra lo di­ce to­do el mun­do?). Pa­sa­do y fu­tu­ro.

Yo me que­do, sin em­bar­go, con la sa­bi­du­ría de Luis Ara­go­nés, el eterno cas­ca­rra­bias, y esa per­la de fra­se que nos de­jó an­tes de ir­se. Se re­fe­ría al fút­bol, cier­to, pe­ro yo creo que se pue­de apli­car a cual­quier ám­bi­to. De­cía: "En el de­por­te [o en la vi­da] no hay fu­tu­ro ni pa­sa­do, so­lo pre­sen­te. Y el pre­sen­te pa­sa por ga­nar y ga­nar y vol­ver a ga­nar…". O lo que es lo mis­mo: Por vi­vir y vi­vir y vol­ver a vi­vir… Os de­seo un fe­liz 2017. (¿Lo veis? Ya es­toy pen­san­do en el fu­tu­ro). Cual­quier en­car­go que se le ha­ga ten­drá un re­torno sa­tis­fac­to­rio. De Se­vi­lla pa­ra el mun­do, Ve­las­co nos en­fren­ta al pro­ce­lo­so uni­ver­so de las en­tre­vis­tas la­bo­ra­les pa­ra que no te pre­gun­tes más: "¿Por qué no me co­ge­rían?". ¿Te gus­ta­ría en­tre­vis­tar a Raphael? "Por fa­vor, ¡sí!". Lis­to, el ge­nio de Vi­go ver­sus el de Li­na­res ha­blan­do de lo mu­cho que ha cam­bia­do to­do en la in­dus­tria mu­si­cal… y de lo que no. Un en­cuen­tro de ta­len­tos ma­yúscu­los. Cuan­do no dis­cu­ti­mos so­bre las nue­vas de La gue­rra de las ga­la­xias (su pa­sión no se­cre­ta) so­ña­mos por­ta­das pa­ra GQ. La de es­te mes, con el ge­nial Antoine Griezmann, es un De Mar­cos en es­ta­do pu­ro. Quién me­jor que nues­tro nue­vo fo­tó­gra­fo fa­vo­ri­to pa­ra re­fle­jar el es­pí­ri­tu se­ten­te­ro de George Best, el mí­ti­co fut­bo­lis­ta que te­nía una casa jun­to al mar pe­ro que pa­ra ir a la pla­ya pa­sa­ba por de­lan­te de un pub… "Nun­ca me ba­ñé".

MATTHEW BROOKES

AGUSTÍN VE­LAS­CO

J. C. DE MAR­COS

IVÁN FERREIRO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.