Jo­ven y pro­vo­ca­dor

En su nue­vo li­bro, Yo no soy mi ce­re­bro, el fi­ló­so­fo Mar­kus Ga­briel arro­ja luz so­bre el se­gun­do ór­gano fa­vo­ri­to de Woody Allen.

GQ (Spain) - - Esenciales -

En es­te mun­do nues­tro las ideas bu­llen co­mo una gu­sa­ne­ra. Al­gu­nas son pe­re­gri­nas; otras, en cam­bio, tie­nen un em­pa­que de se­rie­dad y sen­sa­tez que las ha­cen es­pe­cial­men­te va­lio­sas. Las re­fle­xio­nes del ale­mán Mar­kus Ga­briel per­te­ne­cen a es­ta se­gun­da ca­te­go­ría. Leer sus li­bros es un desafío a los cá­no­nes del co­no­ci­mien­to. Au­tor de la teo­ría del Nue­vo Rea­lis­mo (de­ta­lla­da en el su­per­ven­tas Por qué el mun­do no exis­te), Ga­briel es, a sus 36 años, una es­tre­lla del uni­ver­so fi­lo­só­fi­co. La te­sis prin­ci­pal de su nue­vo trabajo, Yo no soy mi ce­re­bro (Edi­to­rial Pa­sa­do & Pre­sen­te), ex­pli­ca­da por él mis­mo a GQ, es que "la men­te hu­ma­na, en el sen­ti­do de es­pí­ri­tu y no de men­te, es in­ma­te­rial y, en prin­ci­pio, no pue­de ser es­tu­dia­da por nin­gu­na cien­cia na­tu­ral, in­clui­das la neu­ro­cien­cia y la psi­co­lo­gía". Es­ta crí­ti­ca al cien­ti­fi­cis­mo trae con­si­go una no­ti­cia li­be­ra­do­ra: la neu­ro­quí­mi­ca no con­tro­la nues­tra vi­da. "Por lo ge­ne­ral, la neu­ro­quí­mi­ca es me­ra­men­te una con­di­ción ne­ce­sa­ria, nun­ca una con­di­ción su­fi­cien­te pa­ra ex­pli­car nues­tras ac­cio­nes". ¿Y qué es­pa­cio de­ja­mos, en­ton­ces, a la re­li­gión, a Dios? "Dios no es­tá ame­na­za­do por el pro­gre­so cien­tí­fi­co. So­lo lo es­tá la su­pers­ti­ción. Es de­cir, la con­fu­sión de los tex­tos sa­gra­dos con los ar­tícu­los cien­tí­fi­cos".

Aun­que Mar­kus Ga­briel per­te­ne­ce al mun­do aca­dé­mi­co –es pro­fe­sor de las uni­ver­si­da­des de Bonn y de Nue­va York– sue­le re­cu­rrir al cine y a la te­le­vi­sión pa­ra ex­pli­car as­pec­tos de sus ideas y sa­lir­se así del ám­bi­to es­co­lar kan­tiano. "Las me­jo­res series de te­le­vi­sión [men­cio­na West­world y di­ce: '¡Qué obra maes­tra!'] son tan fi­lo­só­fi­cas co­mo el pro­pio Kant. La fi­lo­so­fía ne­ce­si­ta es­tar a la al­tu­ra de los es­tán­da­res es­pi­ri­tua­les, ar­tís­ti­cos y cul­tu­ra­les de su épo­ca".

Ter­mi­na­mos ha­blan­do del amor, sen­ti­mien­to que ya des­de los tiem­pos de Lu­cre­cio ha si­do con­si­de­ra­do por mu­chos fi­ló­so­fos co­mo fuen­te de to­do mal. ¿Cree Mar­kus Ga­briel que el amor es una ilu­sión que nues­tro or­ga­nis­mo ge­ne­ra con fi­nes pu­ra­men­te dar­wi­nis­tas? "De nin­gún mo­do. El amor hu­mano no es un fe­nó­meno pu­ra­men­te bio­ló­gi­co. Pien­sa en las re­la­cio­nes se­xua­les hu­ma­nas co­mo ar­gu­men­to: Los ro­llos de una no­che sue­len ser mu­cho peo­res que el se­xo en una re­la­ción ba­sa­da en el amor… y el se­xo en una re­la­ción ba­sa­da en el amor es mu­cho más com­pli­ca­do que un sim­ple pol­vo".

Por en­ri­que bue­res DEL 'SKATE' A KANT Mar­kus Ga­briel (Re­na­nia-pa­la­ti­na­do, 1980) co­men­zó a in­tere­sar­se por la his­to­ria de las ideas a los 14 años, cuan­do tras frac­tu­rar­se un to­bi­llo ha­cien­do pa­só unos días en casa le­yen­do a Scho­pen­hauer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.