El 'show' de Mca­voy

El es­co­cés se con­sa­gra en Múl­ti­ple, nue­vo th­ri­ller de Sh­ya­ma­lan, don­de se me­te en la piel de un ti­po con un tras­torno de iden­ti­dad di­so­cia­ti­vo.

GQ (Spain) - - Iconos -

El pe­da­go­go tea­tral ru­so Kons­tan­tín Sta­nis­lavs­ki opi­na­ba que to­do ac­tor de­be­ría "tra­ba­jar to­da su vi­da, cul­ti­var su men­te, desa­rro­llar su ta­len­to sis­te­má­ti­ca­men­te y am­pliar su per­so­na­li­dad". Nos gus­ta­ría sa­ber qué ha­bría pen­sa­do el crea­dor del mé­to­do in­ter­pre­ta­ti­vo que lle­va su nom­bre (me­jor di­cho, su ape­lli­do) si hu­bie­se te­ni­do la for­tu­na de dis­fru­tar del es­ca­lo­frian­te trabajo que Ja­mes Mca­voy (Port Glas­gow, Es­co­cia, 1979) rea­li­za en Múl­ti­ple (en sa­las des­de el 20 de enero). Por­que eso de "am­pliar su per­so­na­li­dad" se que­da al­go cor­to si te­ne­mos en cuen­ta que la nue­va cin­ta de M. Night Sh­ya­ma­lan (El sex­to sen­ti­do, El pro­te­gi­do, La vi­si­ta) tra­ta so­bre un ti­po con un tras­torno de iden­ti­dad di­so­cia­ti­vo. Es de­cir, tie­ne per­so­na­li­dad múl­ti­ple. En con­cre­to, 23 seres –ca­da uno de ellos con sus fi­lias y sus fo­bias– en­ce­rra­dos en un so­lo cuer­po. Y de en­tre todos, uno (¿o qui­zás al­guno más?) emer­ge so­bre el res­to y obli­ga a su por­ta­dor a se­cues­trar a tres mu­cha­chas y en­ce­rrar­las en la sa­la de man­te­ni­mien­to de no se sa­be dón­de pa­ra po­der col­mar por fin sus de­seos más irra­cio­na­les.

La pe­lí­cu­la, un th­ri­ller psi­co­ló­gi­co con em­pa­que su­fi­cien­te co­mo pa­ra man­te­ner la ten­sión in cres­cen­do du­ran­te 116 mi­nu­tos (e in­clu­so al­go más: ni se te ocu­rra le­van­tar­te du­ran­te los cré­di­tos), es el pa­tio de jue­gos de un Mca­voy que fir­ma una ac­tua­ción de pre­mio (ojo tam­bién al pa­pe­lón de An­ya Tay­lor-joy, que con­fir­ma aquí las bue­ní­si­mas sen­sa­cio­nes que nos de­jó en La bru­ja). Ya sea co­mo Den­nis (un ma­nía­co ob­se­si­vo-com­pul­si­vo), Barry (un ale­gre as­pi­ran­te a di­se­ña­dor de mo­da), Hed­wig (un cré­du­lo ni­ño de 9 años) o Pa­tri­cia (una mu­jer tan ama­ble que es­tre­me­ce), Mca­voy su­pe­ra con Múl­ti­ple cual­quier po­si­ble en­ca­si­lla­mien­to co­mo Char­les Xa­vier (X-men) y de­mues­tra ser un ac­tor de lo más po­lié­dri­co. Y es­ta­mos con­ven­ci­dos de que nun­ca ha­bía­mos usa­do es­te ad­je­ti­vo con tan­to cri­te­rio.

¿SU LADO BUENO? Que no te líe: de­trás de las ga­fas y de esa po­se tan GQ pue­de ha­ber un ma­nía­co que se­cues­tra ado­les­cen­tes a la sa­li­da de un cen­tro co­mer­cial.

MÚSICA Los Ro­lling Sto­nes son su de­bi­li­dad: pa­só de mon­tar se­cuen­cias en­te­ras so­bre can­cio­nes su­yas a di­ri­gir­los en con­cier­to Otros gru­pos im­pres­cin­di­bles en su co­lec­ción­de vi­ni­los: The Clash, Bob Dy­lan, Wal­ter Ze­von, The Ro­net­tes y –en el ca­so de Pie­tro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.