An­tes del ba­ka­lao

Hu­bo una épo­ca en la que el ba­ca­lao bai­la­ble era sin ka. Un li­bro cuen­ta esa his­to­ria.

GQ (Spain) - - Música -

Al prin­ci­pio no hu­bo nin­gu­na eti­que­ta por­que no ha­bía na­da que de­fi­nir. So­lo éra­mos jó­ve­nes que en 1980 bus­cá­ba­mos al­ter­na­ti­vas a las sa­las tra­di­cio­na­les y des­cu­bri­mos pubs co­mo Py­ja­ma­ra­ma y dis­co­te­cas co­mo Ba­rra­ca, don­de po­nían la música que es­cu­chá­ba­mos en casa. Bo­wie, Du­ran Du­ran, Co­ma­teens, Tear­drop Ex­plo­des… Un cóc­tel im­po­si­ble he­cho de nom­bres ma­yo­ri­ta­ria­men­te in­gle­ses. Na­da de funky, aque­llo era co­mo un ejem­plar de New Mu­si­cal Ex­press co­bran­do vi­da. En ese am­bien­te se dio a co­no­cer el pri­mer gru­po mo­derno de Va­len­cia, Gla­mour, que en 1982 triun­fa­ba con Imá­ge­nes.

El pe­rio­dis­ta Luis Cos­ta, au­tor del li­bro ¡Ba­ca­lao! (Con­tra), sin­te­ti­za así lo que vino a con­ti­nua­ción: "A par­tir de ahí se con­fi­gu­ra un nue­vo cir­cui­to de dis­co­te­cas, si­tua­das a las afue­ras de Va­len­cia, en­tre idí­li­cos pai­sa­jes de huer­ta y arro­za­les, con un re­vo­lu­cio­na­rio mo­de­lo de ne­go­cio y la música blan­ca co­mo ab­so­lu­ta pro­ta­go­nis­ta de aque­llas in­ter­mi­na­bles no­ches. La in­men­sa ma­yo­ría de esos gru­pos ten­drían más éxi­to en Va­len­cia que en cual­quier otra par­te del mun­do, in­clui­das sus ciu­da­des de ori­gen. The Bols­hoi o Alien Sex Fiend to­can­do pa­ra au­dien­cias de dos mil per­so­nas dan una me­di­da del fe­nó­meno".

Así fue co­mo em­pe­zó a ro­dar la bo­la de nie­ve, ba­jan­do a to­da ve­lo­ci­dad la pen­dien­te de los años 80. Aque­llo su­ce­dió pa­ra­le­la­men­te a la Mo­vi­da (aho­ra sur­gen vo­ces que ase­gu­ran que es­to fue aún más im­por­tan­te, pe­ro la es­ca­sez de nom­bres his­tó­ri­cos y de obras que ha­yan per­du­ra­do ha­ce que es­ta sea una te­sis en­de­ble), un mo­vi­mien­to gi­ran­do en torno a la in­dus­tria del ocio que su­peró to­das las ex­pec­ta­ti­vas. Y aun­que el ob­je­ti­vo era pa­sar­lo bien, hu­bo un inevi­ta­ble le­ga­do cul­tu­ral a la som­bra de to­do aquel he­do­nis­mo.

Las fies­tas del lo­cu­tor y DJ Jor­ge Al­bi eran his­tó­ri­cas. Y Juan San­ta­ma­ría y Fran Le­naers in­no­va­ron el con­cep­to de se­lec­ción mu­si­cal con sus res­pec­ti­vas se­sio­nes. Una his­to­ria cuen­ta que un va­ga­bun­do que fre­cuen­ta­ba Spook, al oír la música que po­nía el pin­cha­dis­cos gri­tó: "¡Pon ba­ca­lao!". Así na­ció la eti­que­ta de ma­rras. O al me­nos eso gus­ta pen­sar. Después de 1985, to­do aquel mag­ma mu­si­cal que mez­cla­ba por igual a The Cramps con U2 y a The Cu­re con Co­mi­té Cis­ne fue vol­vién­do­se más ho­mo­gé­neo. Se­gún ex­pli­ca Cos­ta, "la irrup­ción a fi­na­les de los años 80 y prin­ci­pios de los 90 de la EBM (The Neon Jud­ge­ment, Front 242, Nit­zer Ebb) y del pri­mer techno eu­ro­peo en­du­re­cie­ron pro­gre­si­va­men­te es­ta pro­pues­ta sin me­nos­ca­bar su ca­li­dad. Y es­te per­cal mu­si­cal es al que se re­fe­ri­rán en­ton­ces co­mo ba­ca­lao, to­da­vía con ce. De he­cho, no se­ría has­ta 1993 cuan­do se em­pe­za­se a ha­blar de ba­ka­lao con ka, por bo­ca so­bre to­do de al­gu­nos me­dios de co­mu­ni­ca­ción que no ha­bían en­ten­di­do de qué iba la pe­lí­cu­la". Pa­ra en­ton­ces, Chi­mo Ba­yo – au­tor de la no­ve­la No iba a sa­lir y me lié (Ro­ca)– ya se ha­bía co­ro­na­do co­mo rey de esa es­ce­na. El de­cli­ve co­men­za­ba. En los par­kings de las dis­co­te­cas cos­te­ras, car­co­mi­dos por los eflu­vios de un co­lo­cón per­pe­tuo, ape­nas que­da­ba ya hue­lla de la inocen­cia que ha­bía da­do pie a aquel fe­nó­meno.

CARDADOS Nues­tro Y A LO co­la­bo­ra­dor LOCO ru­bio co­bri­zo, Ra­fa po­sa con Cervera, of The New Stiv te­ñi­do de por­ta­das Church Ba­tors, de de los (Va­len­cia, Lords Ba­yo 1985). Aba­jo, y Luis nue­vos li­bros pro­mo­cio­nal Cos­ta. Ba­jo de Chi­mo de es­tas lí­neas, la ban­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.