Des­tino: Ma­con­do

GQ (Spain) - - Instagramers -

He­mos ido a Via­jes El Cor­te In­glés pa­ra que nos in­for­ma­ran so­bre al­gu­nos des­ti­nos que nos ape­te­cía co­no­cer. Bus­cá­ba­mos al­gún pa­que­te va­ca­cio­nal to­do in­clui­do, ya sa­béis, con avión, tras­la­dos, ho­te­la­zo, desa­yu­nos, co­mi­das, ce­nas, ¡ah!, y, por su­pues­to, el be­ber­cio, que no que­re­mos sus­tos, y pa­ra eso ya es­tán los pa­ya­sos dia­bó­li­cos.

Nos ha­cía mu­cha ilu­sión po­der ju­gar un ex­ci­tan­te par­ti­do de quid­ditch en al­guno de los cam­pos de Hog­warts. Nos atraía Co­ma­la, en Mé­xi­co, por su so­brie­dad y pa­ra ave­ri­guar si por fin Pe­dro Pá­ra­mo ya ha­bía en­con­tra­do a su pa­dre. Nos gus­ta­ría co­no­cer San­ta Ma­ría, don­de Juan Carlos Onet­ti cons­tru­yó su as­ti­lle­ro (me­nu­dos sel­fies que po­dría­mos ha­cer allí). Yok­na­pa­tawp­ha, el te­rri­to­rio de Faulk­ner, bas­tan­te pa­re­ci­do al Con­da­do de La­fa­yet­te (en Mi­si­si­pí), no es­ta­ba na­da mal pa­ra prac­ti­car el mind­ful­ness y ex­plo­rar las zo­nas de pe­num­bra de nues­tras emo­cio­nes, sen­ti­mien­tos e ins­tin­tos. Ha­bía­mos pen­sa­do en vol­ver a Re­gión, don­de tan bien lo ha­bía­mos pa­sa­do con el in­ge­nie­ro Juan Be­net. No po­día­mos des­car­tar una vi­si­ta al Reino de Ce­la­ma, go­ber­na­do por el bon­da­do­so mo­nar­ca Luis Ma­teo Díez.

Nar­nia tam­po­co era ma­la op­ción, aun­que lo del león par­lan­chín nos sus­ci­ta­ba al­gu­nos te­mo­res so­bre las me­di­das de se­gu­ri­dad pa­ra los tu­ris­tas. Ya pues­tos, y un po­co a lo loco, tam­bién ha­bía­mos pen­sa­do en otras op­cio­nes más am­bi­cio­sas: tras­la­dar­nos a la Tie­rra Me­dia pa­ra vi­vir ex­pe­rien­cias fuer­tes en Mor­dor, la ciu­dad de Li­lli­put, In­ver­na­lia, Won­der­land, Got­ham City, Ciu­dad Es­me­ral­da… Pe­ro nues­tra prio­ri­dad (co­mo di­cen las mo­de­los y las ac­tri­ces, si es que no son la mis­ma co­sa) era otra. Lo te­nía­mos su­per­cla­ro (co­mo di­cen las mo­de­los y las ac­tri­ces, si es que no son la mis­ma co­sa).

Pe­ro, ¡ay ca­ram­ba! (ex­pre­sión en desuso más vie­ju­na que el cóc­tel de gam­bas), ¿a que no sa­béis que nos di­jo el agen­te de ven­tas tras mi­rar­nos co­mo si es­tu­vié­ra­mos com­ple­ta­men­te ma­ja­re­tas? "Lo sen­ti­mos, pe­ro no te­ne­mos ca­tá­lo­gos de nin­guno de esos lu­ga­res. A cam­bio les po­de­mos ofre­cer un pa­que­te muy her­mo­so que he­mos lla­ma­do Al­guien vo­ló so­bre el ni­do del cu­co". Bueno, no nos que­da­ba más re­me­dio que re­sig­nar­nos y aco­ger­nos a la úl­ti­ma op­ción que ha­bía­mos ba­ra­ja­do, unas va­ca­cio­nes en un des­tino ma­si­fi­ca­do, pe­ro con in­ne­ga­ble pe­di­grí cul­tu­ral. Mi­re, pues en­ton­ces dí­ga­nos qué tie­ne pa­ra Ma­con­do, en Co­lom­bia. Apro­ve­cha­re­mos pa­ra ce­le­brar allí los 50 años de la pu­bli­ca­ción de Cien años de so­le­dad. El co­mer­cial de El Cor­te In­glés se fro­tó los ojos y, con as­pec­to de en­con­trar­se an­te un ca­so per­di­do, nos di­jo: "Mi­rad, cha­va­les, me caéis bien y por eso voy a da­ros dos no­ti­cias: los Re­yes Ma­gos no exis­ten; Ma­con­do, tam­po­co".

Qué sa­brá us­ted. Ma­con­do exis­te, va­ya si exis­te. Pa­ra que se en­te­re: el pe­que­ño y má­gi­co pue­blo don­de Ga­briel García Már­quez pa­só su in­fan­cia es una ale­go­ría de la crea­ción bí­bli­ca. En él hay una fuer­za tro­pi­cal y pal­pi­tan­te don­de la exu­be­ran­cia de la na­tu­ra­le­za ven­ce a la muer­te. Ma­con­do es lo­ca­lis­ta y uni­ver­sal, fan­tás­ti­co y real. Ma­con­do al prin­ci­pio, cuan­do la fun­dó José Ar­ca­dio Buen­día, so­lo era una al­dea de vein­te ca­sas de ba­rro y ca­ña, cons­trui­das a ori­llas del río Mag­da­le­na. Si lee a su cro­nis­ta ofi­cial, sa­brá que más ade­lan­te se con­ver­ti­ría en una ciu­dad rui­do­sa con ca­sas de pa­re­des de es­pe­jos, gran­des ca­lles, fe­rro­ca­rril… De to­do. El per­so­na­je ma­con­diano por ex­ce­len­cia, cu­yo re­cuer­do no se des­va­ne­ce­rá ja­más, es el co­ro­nel Au­re­liano Buen­día, que pro­mo­vió más de una trein­te­na de le­van­ta­mien­tos ar­ma­dos y aún en­con­tró tiem­po pa­ra te­ner 17 hi­jos con 17 mu­je­res di­fe­ren­tes, con el es­trés que eso im­pli­ca. ¿Y di­ce us­ted que Ma­con­do no le fi­gu­ra en nin­gún ca­tá­lo­go? ¿Que no exis­te? Mi­re por Ara­ca­ta­ca, por fa­vor, que es co­mo los in­cré­du­los la co­no­cen.

Al fi­nal, pa­ra nues­tro via­je de va­ca­cio­nes to­do in­clui­do, aca­ba­mos re­ca­lan­do en Far­go, Da­ko­ta del Nor­te. No­ta­mos que sus ha­bi­tan­tes es­ta­ban un po­co har­tos de la fa­ma de pa­le­tos que tie­nen. Y ade­más, ha­cía una ras­ca… que ni en Bur­gos.

GQTRIVIA

• En 2017 se ce­le­bra­rá el 50 aniver­sa­rio de la pu­bli­ca­ción de Cien años de so­le­dad (1967), pe­ro García Már­quez in­tro­du­jo la pa­la­bra Ma­con­do por pri­me­ra vez ha­cia 1949, cuan­do es­cri­bió La ho­ja­ras­ca, que se edi­tó en 1955. • En 2004 se ce­le­bró un re­fe­rén­dum pa­ra re­nom­brar Ara­ca­ta­ca, ciu­dad na­tal de Ga­briel García Már­quez, con el nom­bre de Ma­con­do. El pue­blo di­jo no. (Los re­fe­rén­dums los car­ga el dia­blo). • El ori­gen de Ma­con­do es­tá en el nom­bre de una fin­ca ba­na­ne­ra que el es­cri­tor veía de ni­ño cuan­do via­ja­ba en tren con su abue­lo. • Ma­con­do nom­bra a un ár­bol tro­pi­cal, que no pro­du­ce flo­res ni fru­tos, pe­ro cu­ya ma­de­ra sir­ve pa­ra ha­cer ca­noas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.