TU de­re­cho a (no) ser fe­liz

En la era del coachi­nis­mo la fe­li­ci­dad pa­re­ce un ob­je­to de con­su­mo más..., pe­ro ¿qué nos pa­sa con la tris­te­za? Des­de aquí reivin­di­ca­mos el de­re­cho a llo­rar a mo­co ten­di­do.

GQ (Spain) - - Instagramers -

Du­ran­te las úl­ti­mas se­ma­nas han apa­re­ci­do en Fa­ce­book va­rias con­vo­ca­to­rias pa­ra llo­rar en gru­po el pró­xi­mo mes de abril de 2017. Al inevi­ta­ble bar­niz có­mi­co del even­to le si­gue un tras­fon­do mu­cho más pro­fun­do. Ha­brá gen­te que se to­me la que­da­da co­mo una bro­ma que se ha ido de las ma­nos (que ini­cial­men­te lo fue), pe­ro ha­brá tam­bién quien opi­ne que es ne­ce­sa­ria esa ca­tar­sis co­lec­ti­va. Llo­rar en pú­bli­co siem­pre se ha per­ci­bi­do co­mo al­go an­ti­es­té­ti­co, ex­hi­bi­cio­nis­ta, signo de de­bi­li­dad, pe­ro ade­más un ac­to de pro­fun­da in­ti­mi­dad. Com­par­tir ale­gría no re­quie­re pu­dor, llo­rar sí. Vien­do Un mons­truo vie­ne a ver­me en el cine re­sul­ta­ba in­có­mo­do ese mo­queo ve­la­do, la lu­cha per­so­nal por no caer en la sen­si­ble­ría co­mún. Ha­bía gen­te que llo­ra­ba ha­cia aba­jo, de sos­la­yo. Otros to­sían co­mo pa­ra dis­fra­zar la emo­ción de ca­ta­rro. Co­rrían men­sa­jes que re­za­ban: "Sé fuer­te". Al ter­mi­nar la pro­yec­ción ha­bía gen­te en esa sa­la que ni se mi­ra­ba a los ojos. La pe­lí­cu­la con­si­guió que tan­ta gen­te lu­cha­se con­tra sus lá­gri­mas co­mo el ni­ño con­tra sus mons­truos.

Ta­túa­te Car­pe diem. Do it your­self. Le­ván­ta­te siem­pre. Pon­te una son­ri­sa al en­ca­rar el nue­vo día. Coa­chi­ní­za­te. En­tre­na tus fun­cio­nes cog­ni­ti­vas y coer­ci­ti­vas. Su­fre en Ins­ta­gram en la pla­ya. Sé el me­jor no­vio del mun­do co­mo di­ce esa ta­za en la que mo­jas las mag­da­le­nas a dia­rio. ¡Ni se te ocu­rra lle­var­le la con­tra­ria a una ta­za!

¿Qué le es­tá pasando a es­te si­glo con la fe­li­ci­dad?, ¿Se ha con­ver­ti­do en un ob­je­to más de con­su­mo? Tie­nes ta­zas, li­bre­tas, ca­len­da­rios, ter­mos, cha­pas. Tie­nes tu ca­mi­se­ta de I lo­ve hap­pi­ness sus­ti­tu­ti­va de la de I lo­ve NY. Tie­nes cur­sos prác­ti­cos y teó­ri­cos, char­las TED, men­sa­jes pri­va­dos de Lin­ke­din. Tie­nes has­ta un Día In­ter­na­cio­nal (el de la in­fe­li­ci­dad no exis­te, por cier­to). Tie­nes todos los re­cur­sos ahí afue­ra pa­ra con­se­guir ser más fe­liz, más prác­ti­co, me­nos frus­tra­do, así que si no lo eres se­rá que de la ca­de­na de pro­duc­ción ha sa­li­do un pro­duc­to con ta­ra. Pro­cla­mar la tris­te­za, la an­gus­tia, la ra­bia, su­po­ne ago­biar al pró­ji­mo. ¿Quién te crees que eres, Ma­rian­ne Dash­wood, el se­ñor de UP aga­za­pa­do de­trás de unas cor­ti­nas?

Va­ya por de­lan­te que es­to no es una reivin­di­ca­ción de la tris­te­za, es una reivin­di­ca­ción del de­re­cho a es­tar tris­te. Por­que tan ab­sur­da es la po­si­ción de aque­llos que creen que todos los días son un va­lle de son­ri­sas co­mo de los que creen lo con­tra­rio. Es tan acep­ta­ble que al­guien quie­ra afron­tar una si­tua­ción ne­ga­ti­va con op­ti­mis­mo co­mo que al­guien quie­ra afron­tar una si­tua­ción ne­ga­ti­va con pe­si­mis­mo. Que al­guien se re­pon­ga con fa­ci­li­dad de una ma­la épo­ca co­mo que tar­de su tiem­po en le­van­tar­se. No se pue­de ser siem­pre po­si­ti­vo (léa­se con voz de se­ñor ho­lan­dés). No pue­des de­jar que la pre­sión por ser cons­tan­te­men­te fe­liz te vuel­va in­fe­liz. Si te per­mi­tes com­par­tir tu tris­te­za, que te em­pu­jen, se­gu­ra­men­te a la lar­ga ter­mi­na­rás sien­do más fe­liz. Pe­ro tam­bién si em­pie­zas a en­ten­der la tris­te­za de los que te ro­dean. En la era del coachi­nis­mo va sien­do ho­ra de so­por­tar tan­to la tris­te­za pro­pia co­mo la aje­na.

PALOMITAS... Y KLEENEX UP, Un mons­truo vie­ne a ver­me...

EL CHI­CO LÁGRIMA En Cry Baby, Johnny Depp de­mos­tra­ba que llo­rar pue­de ser sexy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.