SEAN O'pry

Hom­bre GQ del año

GQ (Spain) - - Golf -

en ce­le­bri­da­des gra­cias a las re­des so­cia­les) do­mi­nan la in­dus­tria de la mo­da, Sean O'pry (Geor­gia, EE UU, 1989) se sa­le de la nor­ma; y no por­que no cum­pla los cá­no­nes que de­fi­nen a los nue­vos ma­ni­quíes Él mis­mo po­dría con­de­co­rar­se con el tí­tu­lo de pri­mer mo­de­lo mas­cu­lino des­cu­bier­to a tra­vés de in­ter­net, pe­ro el so­cial me­dia no es lo su­yo se­gún cuen­ta a GQ ho­ras an­tes de ce­le­brar la ga­la de los Hombres del Año 2016.

Con tan so­lo 17 años, es­te nor­te­ame­ri­cano fue fi­cha­do por la agen­te La­na Win­ters a tra­vés de Mys­pa­ce, ese en­te vir­tual que ya ha que­da­do re­le­ga­do al pa­sa­do de la World Wi­de Web y que fue el ger­men de las ac­tua­les y ve­lo­ces net­works. En él, O'pry pu­bli­có co­mo cual­quier otro ado­les­cen­te sus fo­tos del bai­le de fin de cur­so pe­ro, a di­fe­ren­cia de ese gro­so de la po­bla­ción que ex­pe­ri­men­ta ver­güen­za (cuan­do no ri­sa de­sen­fre­na­da) al des­em­pol­var esas imá­ge­nes, nues­tro Mo­de­lo del Año ya lla­ma­ba la aten­ción (pa­ra bien). "Cuan­do La­na me es­cri­bió un men­sa­je, me pi­lló por sor­pre­sa. Pen­sé: '¿Es­to es real? ¿Quie­ro ser mo­de­lo?'. ¡Ni si­quie­ra te­nía pa­sa­por­te! Me man­da­ron a Nue­va York y del shock es­tu­ve sin ha­blar tres días. Fue una lo­cu­ra".

De eso ha­ce ya ca­si una dé­ca­da que, pa­ra él, po­dría­mos apo­dar co­mo pro­di­gio­sa. Hoy, es­ta ca­ra an­gu­lo­sa de cor­te­clá­si­co–yque"pen­sa­ba­quees­to no du­ra­ría más de seis me­ses"– es de las más co­ti­za­das de la in­dus­tria se­gún la web de re­fe­ren­cia Mo­dels.com (des­de ha­ce va­rias tem­po­ra­das su nom­bre apa­re­ce sin ex­cep­ción en­tre los pri­me­ros pues­tos de la lis­ta de los me­jor pa­ga­dos). Tan­to es así, que su ca­rac­te­rís­ti­co por­te que se ba­lan­cea en­tre un re­no­va­do Ja­mes Dean y la re­en­car­na­ción de Paul New­man fue el se­lec­cio­na­do por Tay­lor Swift pa­ra con­ver­tir­loen­ga­llar­do­co­pro­ta­go­nis­ta de su vi­deo­clip Blank Spa­ce, sin­gle del lau­rea­do ál­bum 1989 yqueha­po­si­cio­na­do a la ar­tis­ta co­mo una de las más in­flu­yen­tes de su épo­ca.

Ha­bi­tual de nues­tras pá­gi­nas de mo­da –la portada del su­ple­men­to GQ Sty­le ame­ri­cano fue uno de sus pri­me­ros tra­ba­jos–, no hay nin­gún ám­bi­to que se le re­sis­ta, ya sea pa­sa­re­la, cam­pa­ñas de pu­bli­ci­dad, cu­bier­tas de las principales ca­be­ce­ras in­ter­na­cio­na­les o la mar­que­si­na de ese au­to­bús que es­pe­ras ca­da ma­ña­na. Po­de­mos ase­gu­rar que, va­yas don­de va­yas, O'pry es­ta­rá a la vuel­ta de ca­da es­qui­na pre­pa­ra­do pa­ra sa­lu­dar­te ata­via­do de Cal­vin Klein, Mas­si­mo Dut­ti, H&M o Bal­main, per­fu­ma­do de Vik­tor & Rolf o Pa­co Ra­ban­ne (sí, él es el fa­mo­so se­duc­tor ca­paz de des­nu­dar a Dree He­ming­way con un chas­qui­do de de­dos) o mos­trán­do­te cómo fun­cio­na el úl­ti­mo mi­la­gro wea­ra­ble en for­ma de re­loj.

Sin em­bar­go, y a ries­go de cum­plir el cli­ché a ra­ja­ta­bla, la sin­gu­la­ri­dad de es­te mo­de­lo ra­di­ca en su es­pon­ta­nei­dad o su apre­cio por pla­ce­res tan mun­da­nos co­mo prac­ti­car bu­ceo con su chica, la tam­bién mo­de­lo Sa­mant­ha Gra­do­vi­lle. Una inusi­ta­da nor­ma­li­dad aje­na a un mun­do en el que el postureo abun­da y que se ma­ni­fies­ta des­de su lle­ga­da a Ma­drid: "¿Me vais a dar un pre­mio?", pre­gun­ta ex­pec­tan­te. Y tras nues­tra res­pues­ta afir­ma­ti­va, aña­de: "¿Y me lo pue­do quedar?".

A la con­tra, no­so­tros nos cues­tio­na­mos si la ve­lo­ci­dad a la que vi­ven es­tas ex­cep­cio­nes bio­ló­gi­cas les per­mi­te ser cons­cien­tes de es­tos re­co­no­ci­mien­tos. "Qui­zá cuan­do cuel­gue el uni­for­me de mo­de­lo lo sea. Va to­do muy rá­pi­do: lle­go a una ciu­dad, ha­go mi trabajo y me voy. Es­toy em­pe­zan­do a re­la­jar­me y a dar­me cuen­ta de lo que es­te trabajo me apor­ta, pe­ro aún no del to­do". Y to­do ello sin ni si­quie­ra ser to­da­vía cons­cien­te a día hoy, diez años después de ser des­cu­bier­to, de que él es el ver­da­de­ro por­ta­dor (de car­ne y hue­so) de la fa­mo­sa "mirada ace­ro azul".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.