SAÚL Craviotto

De­por­tis­ta del año

GQ (Spain) - - Golf -

¿Quién le iba a de­cir al ta­ta­ra­bue­lo Craviotto cuan­do de­jó su Gé­no­va na­tal pa­ra re­ca­lar en Mo­tril, Gra­na­da, que su ta­ta­ra­nie­to Saúl aca­ba­ría con­ver­ti­do en hé­roe na­cio­nal de la

Aquél, ar­ma­dor de pro­fe­sión, se de­di­có a cons­truir bar­cos; y es­te po­li­cía na­cio­nal, a na­ve­gar­los (y quien di­ce bar­cos… di­ce pi­ra­guas). Saúl Craviotto (Lé­ri­da, 1984) cum­plió 32 años la no­che en la que ce­le­bra­mos los Hombres del Año 2016. José Co­ro­na­do, maes­tro de ce­re­mo­nias, ani­ma­do por Antonio de la Torre y Pa­co León, en­tre los in­vi­ta­dos, li­de­ró un so­no­ro Cum­plea­ños fe­liz que son­ro­jó a es­te gi­jo­nés de adop­ción. Por­que Craviotto es un tí­mi­do de li­bro, lo cual es per­fec­ta­men­te com­pa­ti­ble con ser po­li­cía y el de­por­tis­ta es­pa­ñol con más éxi­tos olím­pi­cos de su ge­ne­ra­ción. Ha par­ti­ci­pa­do en tres Jue­gos, ob­te­nien­do me­da­llas en todos (oro y bron­ce en Río 2016, pla­ta en Lon­dres 2012 y oro en Pe­kín 2008). Lo su­yo es el K1 (ka­yak in­di­vi­dual) y el K2 (por pa­re­jas, co­mo la que for­ma con Cris­tian To­ro) en 200 y 500 me­tros. Craviotto lle­va subido a una pi­ra­gua prác­ti­ca­men­te des­de que na­ció (su pa­dre prac­ti­ca­ba es­te de­por­te) y, des­de los 15 años, de for­ma pro­fe­sio­nal. Por to­do ello y por­que tie­ne una plan­ta so­ber­bia pa­ra ves­tir es­mo­quin de­ci­di­mos dis­tin­guir­le co­mo De­por­tis­ta del año. (Por cier­to, todos los pre­mia­dos que subie­ron al es­ce­na­rio tras él, todos, se lle­va­ron tam­bién, im­pe­pi­na­ble­men­te, un Cum­plea­ños fe­liz).

"Me sien­to fe­liz, por­que 2016 es­ta­ba sien­do el peor año de mi ca­rre­ra de­por­ti­va. Es­ta­ba pa­sán­do­lo real­men­te mal por­que no me ha­bía cla­si­fi­ca­do pa­ra el cam­peo­na­to del Mun­do. Es­ta­ba con un ba­jón ho­rro­ro­so, tan­to que lle­gué a pen­sar en ti­rar la toa­lla. Ha­bía si­do cam­peón olím­pi­co en Pe­kín, pla­ta en Lon­dres, ya no te­nía que de­mos­trar na­da a na­die. Pues pun­to fi­nal. Pe­ro, mi­ra, se­guí pe­lean­do y pa­sé de que­rer de­jar­lo to­do a con­se­guir un oro y un bron­ce", ex­pli­ca Craviotto no sin cier­ta ca­ra de sus­to al pen­sar qué ha­bría pa­sa­do (o qué no ha­bría pa­sa­do) de ha­ber zan­ja­do su bri­llan­te ca­rre­ra por una ra­cha ma­la. "En la prue­ba in­di­vi­dual tu­ve un des­equi­li­brio por cul­pa del olea­je que me de­jó muy atrás", re­cuer­da cuan­do le men­cio­na­mos su ex­cep­cio­nal re­cu­pe­ra­ción de Río. "Per­dí ca­si me­dio mi­nu­to, pe­ro pu­de re­mon­tar echan­do to­da mi ener­gía en los úl­ti­mos cien me­tros. Y con­se­guí el bron­ce. Fue uno de esos triun­fos que sa­ben es­pe­cial­men­te a glo­ria". Es­pa­ña en­te­ra ce­le­bró es­ta ha­za­ña, y la me­da­lla de oro que ob­tu­vo con To­ro.

Y así, de la no­che a la ma­ña­na, en es­tos pri­me­ros Jue­gos Olím­pi­cos de la era Ins­ta­gram, Saúl mul­ti­pli­có au­to­má­ti­ca­men­te to­das sus re­des so­cia­les ("Las lle­vo yo"), es­pe­cial­men­te Twit­ter y la in­ven­ta­da por Ke­vin Sys­trom, don­de acu­mu­la más de 60.000 se­gui­do­res. Por­que al mar­gen de las he­roi­ci­da­des fí­si­cas, Craviotto es un gua­po ofi­cial, re­co­no­ci­do a par­tes igua­les por hombres y mu­je­res. "Me gus­ta el mun­do de la mo­da, de la ima­gen. A mi edad uno de­be em­pe­zar a vis­lum­brar el fi­nal de su ca­rre­ra, a ima­gi­nar­lo. Hay que acep­tar que es­to tie­ne fe­cha de ca­du­ci­dad y que no siem­pre vas a es­tar en la élite con­si­guien­do me­da­llas. Sé que de aquí a To­kio sa­ca­ré mu­cho pro­ve­cho de­por­ti­va­men­te. Pe­ro hay que abrir nue­vos ho­ri­zon­tes… No me cie­rro a na­da". Tras Río se to­mó unas va­ca­cio­nes y apu­ró una ex­ce­den­cia re­ple­ta de ho­me­na­jes y dis­tin­cio­nes. Hoy pa­tru­lla de nue­vo las ca­lles de Gi­jón ("Es lo mío") en­fren­tán­do­se a si­tua­cio­nes tan cho­can­tes co­mo que un de­te­ni­do aca­be pi­dién­do­le un au­tó­gra­fo. Y todos los días al em­bal­se de Tra­so­na, tres ho­ras, cua­tro ho­ras, a en­tre­gar­se en cuer­po y al­ma a la gran pa­sión de vi­da. ¡Bo­ga Craviotto, bo­ga!

Del uni­for­me de Po­li­cía Na­cio­nal al es­mo­quin, Craviotto sa­be de­fen­der cual­quier si­tiua­ción con estilo. Aquí vis­te abri­go de la­na Hermès y jer­sey de cue­llo re­don­do Pe­dro del Hie­rro.

... así se lla­ma la pró­xi­ma pe­lí­cu­la de Pa­blo Ber­ger, pro­ta­go­ni­za­da por De la Torre. Aquí, con tra­je y ca­mi­sa De Fur­sac y za­pa­tos Christian Lou­bou­tin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.