El vino co­mo ideo­lo­gía

Asis­ti­mos a la pues­ta de lar­go de Ben­ja­mín Romeo Co­lec­ción, un pro­yec­to que ele­va el Rio­ja a con­cep­to de ob­je­to-jo­ya.

GQ (Spain) - - Gq Zoom -

Tie­ne Ben­ja­mín Romeo por­te in­dó­mi­to, per­fil mon­ta­raz y per­so­na­li­dad au­tén­ti­ca. Una go­rra a un hom­bre pe­ga­do. Co­mo un vol­cán dur­mien­te, ca­lien­te por den­tro y ce­ni­za por fue­ra, su tem­pe­ra­men­to –en me­tá­fo­ra me­teo­ro­ló­gi­ca– se apro­xi­ma más a una fe­roz ci­clo­gé­ne­sis ex­plo­si­va de en­tre­tiem­po que al plo­mi­zo (y abu­rri­do) an­ti­ci­clón del ve­rano. La Rio­ja más sal­va­je co­rre por sus ve­nas. Pu­ro Rh tem­pra­ni­llo. Quie­nes bien lo co­no­cen nos in­for­man ade­más que tras esa fa­cha­da aris­ca de po­tro in­do­ma­ble –un po­co al estilo Wi­lliam Munny (él tam­bién so­ñó con ser Clint East­wood)– se es­con­de un ser pen­san­te car­te­siano, un es­tu­dio­so –ca­si ob­se­si­vo– de la uva, el te­rru­ño y su fi­lo­so­fía; un fi­no­lis este­ta –ro­mán­ti­co a su pe­sar– ca­paz de sa­cri­fi­car tiem­po y di­ne­ro al al­bur del vien­to úni­ca­men­te por el pla­cer de una ven­di­mia bien he­cha. Ca­ra y cruz de una mis­ma mo­ne­da.

Nos ci­ta pri­me­ro en Ma­drid –jun­to a un gru­po de co­le­gas pe­rio­dis­tas– pa­ra con­tar­nos que ha de­ci­di­do sim­pli­fi­car su por­fo­lio. Después de vein­te años ela­bo­ran­do al­gu­nos de los vi­nos más so­bre­sa­lien­tes del mer­ca­do, el fac­tó­tum e ideó­lo­go de Bo­de­ga Con­ta­dor quie­re re­du­cir a tan so­lo cin­co sus eti­que­tas im­pres­cin­di­bles: Pre­di­ca­dor tin­to, Pre­di­ca­dor blanco, Qué bo­ni­to ca­carea­ba (unos de los me­jo­res blan­cos rio­ja­nos que uno pue­da lle­var­se al gaz­na­te hoy en día), La cue­va de Con­ta­dor y Con­ta­dor (pa­la­bras ma­yo­res: 100 pun­tos Par­ker en 2004 y 2005), la jo­yi­ta de la co­ro­na. En los úl­ti­mos tiem­pos, Ben­ja­mín ha­bía co­mer­cia­li­za­do –qui­zá– de­ma­sia­das edi­cio­nes es­pe­cia­les (La vi­ña de An­drés, Car­men, A mi ma­ne­ra…), vi­nos sin­gu­la­res pro­ce­den­tes de vi­ñe­dos es­pe­cia­les, una es­tra­te­gia de­li­cio­sa pa­ra el pa­la­dar, pe­ro com­ple­ja de ar­gu­men­tar en un mer­ca­do tan en­re­ve­sa­do co­mo el ac­tual. Así que se di­jo: "¡Cin­co y me plan­to!", co­mo a las sie­te y me­dia.

¿Y ya es­tá? ¿Es­to es to­do? No nos lo cree­mos. Al me­nos no te­nien­do a Ben­ja­mín Romeo en­fren­te. Aquí hay ga­to en­ce­rra­do (o co­ne­jo en la chis­te­ra, que por al­go es tan afi­cio­na­do a la ma­gia). Se­gu­ro que se guar­da al­go de­ba­jo del cha­le­co de plu­mas. Un mes después, con el mon­te Am­bo­to co­mo tes­ti­go, mas­ti­can­do en ca­da bo­ca­do ese de­li­cio­so aro­ma a bra­sa del asa­dor Et­xe­ba­rri, Ben­ja­mín re­ti­ra la ca­pa ne­gra y nos des­ve­la el se­cre­to: Ben­ja­mín Romeo Co­lec­ción. An­te nues­tros ojos, un pre­cio­so ar­cón de ma­de­ra, re­cio y bien plan­ta­do (en es­te ca­so, el lu­jo no vie­ne en fras­co pe­que­ño), co­mo esos en los que nues­tras abue­las guar­da­ban su me­jor ajuar. Den­tro, en vez de sá­ba­nas de hi­lo y man­ti­llas de bo­li­llos, ha­lla­mos cua­tro es­tu­ches de am­bro­sía. "Son so­lo 500 ca­jas… 3.000 bo­te­llas", nos ex­pli­ca. "Cua­tro co­lec­cio­nes pro­ce­den­tes de cua­tro vi­ñe­dos úni­cos y muy es­pe­cia­les. Aquí no hay dis­tri­bui­dor ni ca­nal co­mer­cial. Ven­ta di­rec­ta al con­su­mi­dor fi­nal. Co­mo no hay na­die de por me­dio, he go­za­do de una li­ber­tad ab­so­lu­ta al crear­los. Pre­sión ce­ro. Vi­nos sen­ti­men­ta­les e in­só­li­tos que yo sé que van a dar a la ca­ra al des­cor­char. ¡Va­ya si lo sé!".

La pre­sen­ta­ción es ex­qui­si­ta y ori­gi­nal, ins­pi­ra­da en el uni­ver­so de los gran­des ci­ga­rros ha­ba­nos y en to­da esa pa­ra­fer­na­lia pre­cio­sis­ta que la ro­dea. Ca­da ca­ja po­see su se­llo úni­co (ins­pi­ra­do en una fo­to aé­rea de la vi­ña), su vi­to­la per­so­na­li­za­da y un con­cep­to pro­pio. La co­lec­ción se en­vía al com­pra­dor en un con­te­ne­dor ais­la­do y re­fri­ge­ra­do, lo que ase­gu­ra su per­fec­ta con­ser­va­ción. Una ca­ja fuer­te a prue­ba de em­ba­tes de la geo­gra­fía y el tiem­po, co­mo que­rien­do sub­ra­yar el gran pi­lar del lu­jo: "El con­te­ne­dor es tan sus­tan­cial co­mo el con­te­ni­do". Más que un ar­cón de bo­te­llas de vino, un men­sa­je de ele­gan­cia y sen­ti­do co­mún al con­su­mi­dor: ¿por qué un pai­sano de San Vi­cen­te de la Son­sie­rra no po­dría com­pe­tir en ca­li­dad y buen gus­to con un châ­teau de la Bor­go­ña? Ya va sien­do ho­ra de de­fen­der lo nues­tro.

Go­rra al cie­lo y vuel­ta al rue­do pa­ra Ben­ja­mín Romeo, aun­que so­lo sea por el co­ra­je de es­te re­fi­na­do pro­yec­to. ¿Su precio? 3.000 eu­ros (aun­que en tien­da cos­ta­ría se­gu­ra­men­te el do­ble). ¿For­ma de con­se­guir­lo? A tra­vés de la pá­gi­na web (bo­de­ga­con­ta­dor.com); bas­ta ad­qui­rir un lo­te pa­ra en­trar en el club de so­cios y for­mar par­te así de pró­xi­mos pro­yec­tos. Co­rre que vue­lan.

CENADOR DE AMÓS ANNUA COBO VINTAGE

Cuan­do se creó la des­ti­le­ría de Spey­si­de en 1811, fue a ma­nos de una mu­jer. He­len Cum­ming, al­go in­só­li­to en en s. XIX. Cuan­do los ins­pec­to­res lle­ga­ban pa­ra com­pro­bar las li­cen­cias, ella le­van­ta­ba una ban­de­ra pa­ra aler­tar a los ve­ci­nos (por eso, en las eti­que­tas apa­re­ce una fi­gu­ra fe­me­ni­na al­zan­do una ban­de­ra), o se preo­cu­pa­ba por su co­mu­ni­dad y ofre­cía be­cas a jó­ve­nes de la re­gión pa­ra am­pliar sus es­tu­dios. Des­de en­ton­ces, Card­hu man­tie­ne su es­pí­ri­tu ge­ne­ro­so y en es­tas fies­tas pro­po­ne los Seas­gair din­ners, ce­nas que gi­ran en torno a la idea de ce­le­brar en com­pa­ñía lo me­jor de la vi­da.

xer­ta­res­tau­rant.com

El chef Ja­vier Mu­ñoz­ca­le­ro, to­do un agi­ta­dor gas­tro­nó­mi­co, aca­ba de abrir en el Mu­seo Rei­na So­fía en cu­ya am­plia­ción, rea­li­za­da por Jean Nou­vel, se en­cuen­tra es­te "gui­ño" al nom­bre del ar­qui­tec­to. Un es­pa­cio que abre de nue­ve de la ma­ña­na has­ta la ma­dru­ga­da. El círcu­lo es el ele­men­to in­te­gra­dor del res­tau­ran­te (750 m2 pa­ra 150 co­men­sa­les): me­sas re­don­das, ba­rras cir­cu­la­res. De no­che ofre­ce un me­nú gas­tro­nó­mi­co en el que apues­ta por una co­ci­na de au­tor, pa­ra 40 co­men­sa­les. Una téc­ni­ca de­pu­ra­da pa­ra un pro­duc­to ex­cel­so, lleno de co­lor, sa­bor y aro­mas pe­ne­tran­tes. Car­pac­cio de ca­ra­bi­ne­ro con hi­no­jo ma­rino, can­cha y lu­lo, la di­fe­ren­cia. Cu­li­na­ria muy flo­ral y lle­na de na­tu­ra­le­za. Las jo­yas: cor­vi­na con na­ran­ja, za­naho­ria y car­da­mo­mo; plu­ma ibé­ri­ca, con ho­ja de re­ga­liz, al­ba­ri­co­que, gui­san­tes y en­sa­la­da de cor­zo.

35-45 €. Con más de 30 años de pro­fe­sión, Ma­no­lo de la Osa, de­ja Las Re­jas (en Las Pe­dro­ñe­ras, Cuen­ca ) pa­ra ins­ta­lar­se en un res­tau­ran­te re­co­le­to de dos plan­tas (aba­jo el co­me­dor gas­tro­nó­mi­co, con una "me­sa in­fi­ni­ta") que ofre­ce sus ico­nos de la co­ci­na man­che­ga. Ten­ta­cio­nes: ba­ca­lao con pis­to y aza­frán; arroz me­lo­so de per­diz, con se­tas y tru­fas. 60-90 €.

>

* es­tre­lla A'ba­rra Ma­drid. Juan Antonio Me­di­na (15 años en Za­la­caín) ob­tie­ne aquí la pre­cia­da es­tre­lla. Co­ci­na tra­di­cio­nal con gui­ños de mo­der­ni­dad. Adrián Quetglas Pal­ma de Ma­llor­ca (Is­las Ba­lea­res). Bis­tró con sa­bor me­di­te­rrá­neo. Argos Port de Po­lle­nç

(Al­gu­nas co­sas que tal vez no se­pas de Card­hu).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.