PRODUCCIONES GQ PRE­SEN­TA:

GQ (Spain) - - Miscelánea -

RAPHAEL: Iván, ¿des­de cuán­do ha­ces tú en­tre­vis­tas pa­ra GQ? IVÁN FERREIRO: Uy, es­ta es la pri­me­ra vez. Y lo ha­go por ti. R.: ¿¡La pri­me­ra!? Ay, qué bueno. I. F.: Y la úl­ti­ma. (Ri­sas). ¿Cuán­do vuel­ves al cine? R.: En enero de 2018… creo. No sé. Hay un pro­yec­to y es­toy pi­dien­do unos cam­bios. Mi idea es ha­cer una pe­lí­cu­la ca­da dos años. Te­nía una pa­ra es­te 2017, pe­ro se fue al cuerno por­que los au­to­res se echa­ron atrás; pre­ten­dían que fue­se una pro­duc­ción he­cha en Holly­wood. No sé. Yo so­lo pue­do ha­cer cine en­tre enero y fe­bre­ro por­que a par­tir de mar­zo siem­pre es­toy de gi­ra. Mi pró­xi­ma pe­lí­cu­la, la que sea, se­rá la nú­me­ro 56. I. F.: Qué ma­ra­vi­lla. Me das una en­vi­dia… ¿Qué tal has dor­mi­do después del con­cier­to de ayer [Ferreiro se re­fie­re a la pre­sen­ta­ción de In­fi­ni­tos bai­les (Uni­ver­sal Mu­sic), el nue­vo trabajo de Raphael]. R.: Eso no fue un con­cier­to [in­ter­pre­tó ocho can­cio­nes del disco]. Eso so­lo fue un "con"… (ri­sas), le fal­tó el "cier­to". Es la pri­me­ra vez en to­da mi ca­rre­ra que pre­sen­to un disco de es­ta ma­ne­ra. Es una nue­va for­ma de tra­ba­jar. An­tes los dis­cos no se pre­sen­ta­ban así. Los ha­cías, los man­da­bas a las ra­dios y em­pe­za­ban a so­nar. Di­ga­mos que las en­tre­vis­tas de pro­mo­ción las ven­go ha­cien­do de unos diez años pa­ra acá. Me di cuen­ta de que te­nía que usar las mis­mas ar­mas de pro­mo­ción que los de­más. Que no lo hi­cie­ra de jo­ven no sig­ni­fi­ca que no lo ten­ga que ha­cer aho­ra. I. F.: ¿Qué re­cuer­do guar­das de la pri­me­ra vez que en­tras­te en un es­tu­dio de gra­ba­ción? R.: La pri­me­ra pri­me­ra fue cuan­do los de Phi­lips qui­sie­ron pro­bar qué tal so­na­ba mi voz a tra­vés de un mi­cró­fono. Yo me que­dé es­pan­ta­do. A ellos les en­tu­sias­mó. Te­nía 14 años y una voz gri­to­na. De ahí sa­lió mi pri­mer sin­gle, Te voy a con­tar mi vi­da, de Ma­nuel Ale­jan­dro por su­pues­to… fí­ja­te tú, lue­go nun­ca la con­té (ri­sas). Pe­ro la pri­me­ra vez que en­tre en plan pro­fe­sio­nal en un es­tu­dio fue en Pa­rís, en el es­tu­dio de Ed­die Bar­clay, con Paul Mau­riat al piano y Franck Pour­cel di­ri­gien­do a tro­pe­cien­tos mú­si­cos. I. F.: ¿Gra­ba­bais todos a la vez, no? R.: ¡Cla­ro! I. F.: ¿Te in­tere­sa el trabajo de es­tu­dio? R.: Bue­na pre­gun­ta. Sí, por­que esa ex­pe­rien­cia se tras­la­da después al es­ce­na­rio. Pa­ra mí lo úni­co im­por­tan­te es el es­ce­na­rio, por eso to­do lo que pue­da ayu­dar a me­jo­rar­lo es bien re­ci­bi­do. He gra­ba­do mu­chí­si­mo, mu­chí­si­mo. En mi épo­ca más in­ten­sa co­mo ac­tor lle­gué a gra­bar tres dis­cos al año; di­ga­mos que gra­ba­ba mi disco nor­mal, otro de can­cio­nes la­ti­noa­me­ri­ca­nas y el de la pe­lí­cu­la de turno. Así du­ran­te ocho o nue­ve años. I. F.: Y, al po­co de em­pe­zar, Amé­ri­ca… R.: No. Mi pri­mer via­je fue a Bei­rut, lue­go vi­nie­ron Tur­quía, Lis­boa, Pa­rís… has­ta que de pron­to me veo en el Ma­di­son Squa­re Gar­den de Nue­va York. Ca­si na­da. IVÁN FERREIRO: RAPHAEL:

Te ha­blo del 66. Y lue­go Amé­ri­ca del Sur has­ta lle­gar a Mé­xi­co, que hoy es el país en el que más se re­co­no­ce a Raphael. Por ejem­plo, pa­ra lle­gar a can­tar en Ru­sia ne­ce­si­ta­mos tres años de ne­go­cia­cio­nes, tres.

I. F.: ¿Ma­nuel Ale­jan­dro es, con ma­yús­cu­las, tu au­tor? r.: Sí, es un re­fe­ren­te. El re­fe­ren­te. Mi for­ma de in­ter­pre­tar vie­ne de ahí. A Raphael lo in­ven­ta­mos jun­tos. Y lue­go Pe­ra­les, cla­ro. I. F.: Son mis fa­vo­ri­tos. La gen­te cree que co­mo soy roc­ke­ro no me in­tere­sa to­do es­to, su trabajo, cuan­do yo lo que quie­ro es ser co­mo ellos. r.: Haz co­mo yo, cuan­do to­do el mun­do crea que so­lo sa­bes ha­cer una co­sa… haz ab­so­lu­ta­men­te la con­tra­ria. I. F.: Me lo apun­to. r.: Cuan­do se anun­ció que que­ría ha­cer tea­tro hu­bo co­mo una voz que de­cía: ¿pa­ra qué se me­te en es­to Raphael? Pues ele­gí el pro­yec­to más com­pli­ca­do: el mu­si­cal de Jekyll & Hy­de. I. F.: Que fue un exi­ta­zo. r.: La gen­te no po­día ni ima­gi­nar que yo pu­die­se con se­me­jan­te desafío. Me lo pa­sé bom­ba. I. F.: Te en­can­ta el es­ce­na­rio. Lo ten­go cla­rí­si­mo des­de que te vi en el So­no­ra­ma, en el que tu­ve la suer­te de ir de­trás de ti. r.: Ten­go que vol­ver, sin du­da. I. F.: Y tie­nes que ir al Pri­ma­ve­ra Sound, que son más ti­quis­mi­quis… r.: ¿Y eso? ¿Más pu­ñe­te­ros…? I. F.: Mi­ra, yo no po­dría to­car en el Pri­ma­ve­ra, soy de­ma­sia­do co­mer­cial pa­ra ellos… No soy ni lo su­fi­cien­te­men­te ra­ri­to ni mo­lón. r.: ¿Qué hay de ma­lo en ser co­mer­cial? Ser co­mer­cial es que le gus­tas a la gen­te. No hay na­da me­jor. I. F.: A mí en­can­ta­ría ser co­mer­cial, eso sig­ni­fi­ca­ría ven­der mu­chos dis­cos y te­ner mi casa ya pa­ga­da. r.: Aho­ra es com­pli­ca­do ven­der mu­cho. Pe­ro yo soy muy po­si­ti­vo. Pa­ra to­do. Yo sé que to­do es­to va a cam­biar. La música va a sa­lir ade­lan­te por todos la­dos. Va a so­bre­vi­vir siem­pre. Y ahí voy a es­tar yo. Siem­pre. Y tú, Iván. I. F.: Yo pien­so es­tar. r.: Y yo con­ti­go, aun­que sea ma­yor que tú… unos me­ses. (Ri­sas). I. F.: ¿Qué has apren­di­do de to­da la gen­te jo­ven (ri­sas) que he­mos com­pues­to pa­ra ti es­te disco [Da­ni Mar­tín, Ma­nuel Ca­rras­co, Va­ne­sa Mar­tín, Mi­kel Izal, En­ri­que Bun­bury, Ve­ga, Pa­blo Ló­pez, Ro­za­lén, Paty Can­tú y el pro­pio Iván Ferreiro, en­tre otros]? r.: He des­cu­bier­to a un gru­po de gen­te muy ho­nes­ta que ha­céis las co­sas sin da­ros im­por­tan­cia. No me re­fie­ro ni a Pe­ra­les ni a Ma­nuel Ale­jan­dro, pe­ro hay otros nom­bres que no pue­do dar. Me acuer­do de una vez que me es­ta­ban so­nan­do can­cio­nes y a mí me es­ta­ba ma­tan­do el abu­rri­mien­to. No era a lo que yo es­ta­ba acos­tum­bra­do. No me ape­te­cía na­da ti­rar­me al sue­lo por­que no ha­bía mo­ti­vo al­guno. Y me di­ce, el sin nom­bre: "Tú y yo no nos en­ten­de­mos". Y yo: "Pues tie­nes to­da la ra­zón". Y ese fue el úni­co mo­men­to en el que nos en­ten­di­mos. Pe­ro los chi­cos de aho­ra sois otra co­sa, ve­nís de frente y eso me gus­ta. Ade­más, si pro­pon­go al­gu­na co­sa, si in­ven­to al­go por en­ci­ma vues­tro pa­ra la can­ción no os en­fa­dáis. De­jáis ha­cer. I. F.: ¿Nos ves per­di­dos en al­gún as­pec­to? r.: No. Os veo muy cen­tra­dos. So­bre to­do por­que so­bre­vi­vir en es­ta pro­fe­sión es muy com­pli­ca­do. A día de hoy te­néis un mé­ri­to que… ¡va­ya! Hoy ya no hay boa­tos, ni his­to­rias so­fis­ti­ca­das. Lo de an­tes no po­día ser, aquel tren de vi­da no era nor­mal. Va­mos a ha­cer un ví­deo, ha­le, ven­ga, vein­te tíos pa­ra Aca­pul­co. Pues mi­ra, no. Ade­más era fa­tal pa­ra no­so­tros, pa­ra los ar­tis­tas, por­que te­nía­mos que amor­ti­zar una bar­ba­ri­dad lo que se su­po­nía que in­ver­tían en nues­tras carreras. I. F.: Ima­gino que ten­drías can­ti­dad de en­con­tro­na­zos por to­do es­to que me estás con­tan­do… r.: Ni te ima­gi­nas. Por ejem­plo, yo siem­pre gra­bo a la pri­me­ra. Es así, no es pre­sun­ción. Vaaa­le, OK, a ve­ces a la se­gun­da. Pe­ro en los es­tu­dios te ha­cen gra­bar has­ta cin­co ve­ces pe­ro, in­sis­to, en mi ca­so la bue­na siem­pre es la pri­me­ra. I. F.: A mí si me ha­ces re­pe­tir más de tres em­pie­zo a per­der el punch… r.: Cla­ro que lo pier­des… Si no hue­les la can­ción a la pri­me­ra no la vas a oler nun­ca. Pues a mí to­do es­to que te cuen­to me ha su­pues­to enor­mes dis­gus­tos. Era, ven­ga, a Los Án­ge­les a gra­bar. Y yo de­cía, ¿pe­ro pa­ra qué? No quie­ro ir­me tan le­jos, quie­ro es­tar con los míos. Bueno, pues me con­ven­cían no sé cómo y yo iba y can­ta­ba y ya, a la pri­me­ra sa­lía la bue­na. Has­ta que un día mi hi­jo Ja­co­bo, que me acom­pa­ña­ba, me lle­va a un apar­te y me di­ce: "Pa­pá, por fa­vor, re­pí­te­lo to­do, an­da". Co­mo allí co­bran por ho­ras de­cían que con­mi­go no ha­bía for­ma de ga­nar di­ne­ro. Co­gí el te­lé­fono y lla­mé a quién te­nía que lla­mar. IVÁN FERREIRO: RAPHAEL:

Le di­je: "Me pa­re­ce muy bien to­do es­te ro­llo que os traéis, pa­ga lo que ten­gas que pa­gar, pe­ro yo no re­pi­to. No voy a es­tar aquí un mes cuan­do he re­suel­to en una se­ma­na".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.