Cin­ta ad­he­si­va pa­ra pre­ser­var tu in­ti­mi­dad gam­be­teo

Por Mon­te­ro Glez -

GQ (Spain) - - Miscelánea -

Ha­ce un tiem­po Mark Zuc­ker­berg pu­bli­có en su cuen­ta de Ins­ta­gram una fo­to­gra­fía en la que de­ja­ba ver su me­sa de trabajo, con su or­de­na­dor. La ima­gen re­ve­la­ba que Mark (el guar­dián de tu yo di­gi­tal en Fa­ce­book) te­nía co­lo­ca­do un tro­zo de cin­ta ad­he­si­va ta­pan­do la cá­ma­ra de su or­de­na­dor. Ese de­ta­lle de la fo­to­gra­fía de Zuc­ker­berg se co­men­tó am­plia­men­te en in­ter­net: ¿Cin­ta ad­he­si­va pa­ra ta­par la cá­ma­ra del or­de­na­dor?. ¿Cómo al­guien con tan­tos re­cur­sos pue­de ser tan cu­tre?

Afor­tu­na­da­men­te tam­bién se co­men­tó un as­pec­to más tras­cen­den­te del asun­to: que las web­cams que sir­ven pa­ra rea­li­zar vi­deo­lla­ma­das son un ac­ce­so­rio in­dis­cre­to que uti­li­zan fur­ti­va­men­te los mi­ro­nes di­gi­ta­les pa­ra co­ti­llear. Co­lo­can­do ese tro­zo de cin­ta ad­he­si­va, que es fá­cil de po­ner y qui­tar, Mark evi­ta que la cá­ma­ra de su or­de­na­dor se uti­li­ce con fi­nes ma­li­cio­sos. O al me­nos evi­ta que se vea al­go en el ca­so de que la cá­ma­ra se en­cien­da sin su co­no­ci­mien­to.

Ese tro­zo de cin­ta sig­ni­fi­ca que Zuc­ker­berg se preo­cu­pa por su in­ti­mi­dad, lo que lle­va a su­po­ner que se preo­cu­pa­rá tam­bién por la in­ti­mi­dad de los usua­rios de Fa­ce­book. Tal vez la cin­ta ad­he­si­va (o el tro­zo de Post-it, que tam­bién sir­ve) no es el me­ca­nis­mo de se­gu­ri­dad más so­fis­ti­ca­do, pe­ro es una so­lu­ción de ba­ja tec­no­lo­gía, sim­ple y efi­caz, que re­suel­ve bue­na par­te un pro­ble­ma com­ple­jo.

Su ob­se­sión por ta­par los agu­je­ros de su or­de­na­dor llega tam­bién al mi­cró­fono. Es un ges­to pru­den­te. Después de to­do, "Mark Zuc­ker­berg es uno de los ti­pos más po­de­ro­sos del mun­do –escribe Ka­tie Ro­gers en The New York Ti­mes– por­que tie­ne ac­ce­so li­bre a los da­tos que mi­llo­nes de per­so­nas le en­tre­gan sin ti­tu­bear a cam­bio de que él les de­je ver al­gu­nas fo­tos del be­bé Zuc­ker­berg".

Unos me­ses an­tes de la fa­mo­so fo­to de Mark, el en­ton­ces di­rec­tor del FBI ha­bía co­men­ta­do que usa­ba cin­ta ad­he­si­va pa­ra ta­par la cá­ma­ra de su or­de­na­dor co­mo me­di­da de se­gu­ri­dad, pa­ra pro­te­ger­se de ci­be­ra­ta­ques y ac­tos de es­pio­na­je elec­tró­ni­co. Y re­co­men­da­ba su uso a cual­quier ciu­da­dano. Su co­men­ta­rio le­van­tó sin em­bar­go al­gu­nas am­po­llas, ya que en 2013 The Was­hing­ton Post re­ve­ló que el FBI con­si­de­ra­ba acep­ta­ble ac­ce­der a la cá­ma­ra del or­de­na­dor de un sos­pe­cho­so in­ves­ti­ga­do.

Más re­cien­te­men­te la se­rie Black Mi­rror ha ex­ten­di­do el te­mor a la cá­ma­ra in­dis­cre­ta en­tre el pú­bli­co más in­ge­nuo con el epi­so­dio Cá­lla­te y bai­la. En di­cho ca­pí­tu­lo, de for­ma pa­re­ci­da a lo que su­ce­de en la pe­lí­cu­la El pac­to, una se­rie de des­co­no­ci­dos son chan­ta­jea­dos pa­ra que lle­ven a ca­bo en­car­gos de di­ver­sa ín­do­le, todos cues­tio­na­bles. En la se­rie

"No es pro­ba­ble que te su­ce­da a ti, pe­ro sí es po­si­ble ac­ti­var la cá­ma­ra de un or­de­na­dor sin que el usua­rio se dé cuen­ta"

es­ta­dio a re­bo­sar. Na­die ol­vi­da­rá el mo­men­to en el que An­drés tem­pla y chu­ta un gol his­tó­ri­co. Por­que, co­mo apun­ta Vi­cen­te del Bos­que en las tri­pas de es­te li­bro, An­drés es ju­ga­dor de ele­gan­cia. Un pin­cel, o me­jor, un bai­la­rín que ha­ce to­do sin es­fuer­zo apa­ren­te. "Co­mo si ca­mi­na­ra con la pe­lo­ta en los pies".

Inies­ta es de esos que igual de bue­nos son pa­ra ju­gar de ex­tre­mos que pa­ra ju­gar de in­te­rio­res. Un fut­bo­lis­ta com­ple­to, do­ta­do de una fuer­za bru­ta que en­vuel­ve con ele­gan­cia. Al­go pa­re­ci­do apun­ta Guar­dio­la. Lue­go va el pro­pio An­drés y aña­de que el ba­lón de fút­bol es lo más pa­re­ci­do a la man­za­na de New­ton. De es­ta ma­ne­ra, el fut­bo­lis­ta so­lo tie­ne que es­pe­rar a que la ley de la gra­ve­dad ha­ga su trabajo.

Mien­tras tan­to, en ese si­len­cio que en­vuel­ve el mo­men­to pre­vio al gol, mien­tras cae la man­za­na, lo úni­co que tie­ne que ha­cer el fut­bo­lis­ta es es­cu­char. Así ocu­rrió en Johan­nes­bur­go, cuan­do el mun­do en­te­ro se pa­ró a es­cu­char el gol y An­drés Inies­ta se pu­so a co­rrer gri­tan­do su ale­gría, jun­tan­do to­das las gar­gan­tas en la su­ya has­ta rom­per­se las cuer­das. En es­te li­bro, el ju­ga­dor nos in­vi­ta a re­cor­dar aquel ve­rano tan ca­lien­te, cuan­do la se­lec­ción es­pa­ño­la hi­zo mo­ver el rit­mo del cue­ro a pa­ta­das.

Con to­do, el gol de Inies­ta se­ría el re­sul­ta­do de un ca­mino que ve­nía de más atrás: al igual que na­die pue­de atri­buir­se el des­cu­bri­mien­to del fút­bol por ser co­sa del in­ge­nio co­lec­ti­vo, la se­lec­ción es­pa­ño­la, la Ro­ja, es una su­ma de ju­ga­das y de ju­ga­do­res. De eso tra­ta otro li­bro que nos de­mues­tra que el fút­bol, co­mo jue­go li­te­ra­rio, ca­da vez ga­na más afi­ción por su ca­pa­ci­dad pa­ra se­guir prac­ti­cán­do­se. Se ti­tu­la De Rio­tin­to a la Ro­ja (Con­tra) y nos do­cu­men­ta so­bre el fút­bol en nues­tro te­rri­to­rio, des­de un le­jano día, a fi­na­les del si­glo XIX, cuan­do un gru­po de in­ge­nie­ros y ma­ri­ne­ros bri­tá­ni­cos em­pe­za­ron a dar­le al ba­lón en pue­black blos mi­ne­ros del sur de Es­pa­ña. Su au­tor, Jimmy Burns, si­gue el ca­mino que lle­vó a la se­lec­ción es­pa­ño­la has­ta lo más al­to del fút­bol mun­dial. Es ver­dad que siem­pre se re­cuer­da en be­ne­fi­cio pro­pio y más aún cuan­do to­ca re­me­mo­rar to­do un hi­to en nues­tra his­to­ria. Nin­gún otro equi­po en la era mo­der­na ha­bía lo­gra­do con­quis­tar tres gran­des tí­tu­los de se­gui­do. La vic­to­ria en el Mun­dial de Su­dá­fri­ca y las de las Eu­ro­co­pas de 2008 y 2012 con­vir­tie­ron nues­tro país en si­nó­ni­mo de fút­bol. Nu­me­ro­sos fue­ron los li­bros que se le de­di­ca­ron al te­ma pe­ro el de Jimmy Burns, sin du­da, es el más bri­llan­te.

Burns nos se­ña­la una ru­ta, un via­je a tra­vés de una ga­le­ría de per­so­na­jes y par­ti­dos que han de­fi­ni­do el fút­bol es­pa­ñol. Un re­co­rri­do mar­ca­do por los ta­cos de las bo­tas de una se­lec­ción que has­ta ha­ce bien po­co pa­sa­ba des­aper­ci­bi­da. El trabajo de Burns es re­fe­ren­cia por ahí fue­ra ca­da vez que al­guien de­ci­de in­ves­ti­gar acer­ca de nues­tro te­rri­to­rio. Di­dác­ti­co y pla­ga­do de anéc­do­tas, con esos da­tos co­ti­dia­nos que son los que en reali­dad trans­for­man nues­tro te­rreno de jue­go. Igual que en su día, una man­za­na ro­ja trans­for­mó la cien­cia pa­ra siem­pre.

"En ese si­len­cio pre­vio al gol, mien­tras cae la man­za­na, lo úni­co que tie­ne que ha­cer el fut­bo­lis­ta es es­cu­char"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.