¿SOMOS una fa­mi­lia nor­mal?

GQ (Spain) - - Tormenta De Ideas -

SE­GU­RA­MEN­TE HAYAS DISCUTIDO con fa­mi­lia­res y ami­gos el asun­to de los re­cor­tes y la aus­te­ri­dad. Ha­brás oí­do que nues­tro es­ta­do no pue­de gas­tar más de lo que in­gre­sa, lo que téc­ni­ca­men­te se lla­ma te­ner dé­fi­cit. Es una idea sen­ci­lla y ra­zo­na­ble que po­de­mos es­tu­diar a pe­que­ña es­ca­la. Si una fa­mi­lia me­dia quie­re dar­se un ho­me­na­je yen­do a Eu­ro­dis­ney cuan­do pa­dre y ma­dre tra­ba­jan y los ni­ños es­tán en el co­le­gio, es evi­den­te que ha­brá que aho­rrar, co­mer me­nos fue­ra o de­jar de ir al cine. Ese ejer­ci­cio de aus­te­ri­dad en pro de un ob­je­ti­vo es en sí mis­mo lau­da­to­rio. Y con­se­guir­lo, mo­ti­vo de or­gu­llo. Er­go esa di­ná­mi­ca con­duc­tual de­be­ría apli­car­se de igual mo­do al pro­yec­to co­mún que es el Es­ta­do. Pe­ro no es así. Más bien al con­tra­rio.

El Es­ta­do no es una fa­mi­lia. O, me­jor di­cho, no es una fa­mi­lia nor­mal. Es un agen­te eco­nó­mi­co de pri­me­rí­si­mo or­den. Y co­mo tal, cuan­do gas­ta (tér­mino con con­no­ta­cio­nes ne­ga­ti­vas) en reali­dad es­tá pro­vo­can­do co­sas po­si­ti­vas. Y vi­ce­ver­sa: cuan­do los miem­bros que lo con­for­ma­mos gas­ta­mos me­nos (com­pra­mos me­nos), la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca se re­sien­te, los sec­to­res afec­ta­dos tie­nen me­nos be­ne­fi­cios, se pa­gan me­nos impuestos, se con­tra­tan me­nos tra­ba­ja­do­res… Es­to im­pli­ca que el Es­ta­do, que veía vir­tud en re­du­cir gas­tos, se en­cuen­tre con que in­gre­sa me­nos impuestos de­bi­do a esa caí­da en la ac­ti­vi­dad que él mis­mo ha­bía pro­vo­ca­do.

¿Qué ha­ce un Es­ta­do cuan­do en­tra en cri­sis y quie­re se­guir man­te­nien­do esa vir­tud de se­guir gas­tan­do sin te­ner pas­ta? Pues emi­te deu­da pú­bli­ca pa­ra que se la pres­ten, co­mo cuan­do no­so­tros pe­di­mos un cré­di­to al ban­co. Y en es­te ca­so tam­po­co somos una fa­mi­lia. Por­que cuan­do una fa­mi­lia se en­deu­da, pa­ra com­prar un co­che nue­vo o una vi­vien­da, tie­ne un tiem­po de­fi­ni­do pa­ra pa­gar­la y una fe­cha lí­mi­te pa­ra ha­cer­lo. Sin em­bar­go, el Es­ta­do es un en­te in­mor­tal –que no muere ni aun­que le cor­ten la ca­be­za– que tie­ne to­do el tiem­po del mun­do pa­ra pa­gar sus deu­das. E in­clu­so pue­de emi­tir más deu­da pa­ra pa­gar otras deu­das sin que su­pon­ga ma­yor pro­ble­ma. ¿Y cuál es el lí­mi­te? Pues la res­pues­ta es di­fí­cil. Un in­di­ca­dor po­dría ser no su­pe­rar el equi­va­len­te al PIB de un año, aun­que paí­ses co­mo Ja­pón se han pa­sa­do eso por el fo­rro y no les va mal. Sin du­da, la prio­ri­dad siem­pre de­be­rá ser, por en­ci­ma de to­do, evi­tar las cri­sis y ge­ne­rar em­pleo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.