De pe­lo en ros­tro

Sea cual sea tu es­ti­lis­mo fa­cial –es­tés a fa­vor del ve­llo o no–, exis­te una ru­ti­na de cui­da­dos es­pe­cí­fi­ca pa­ra ti. Des­cú­bre­la y em­pie­za el año con bue­na ca­ra.

GQ (Spain) - - Gq Belleza -

Du­ran­te bas­tan­tes años, tal vez por con­ta­gio del mu­cho más ma­du­ro mer­ca­do de la cos­mé­ti­ca fe­me­ni­na, el uni­ver­so de los cui­da­dos fa­cia­les pa­ra hom­bre gi­ró en torno a los con­cep­tos de lim­pie­za, hi­dra­ta­ción y tra­ta­mien­to –el ri­tual del afei­ta­do, por se­cu­lar y obli­ga­to­rio, ni si­quie­ra se con­tem­pla­ba co­mo fuen­te de bie­nes­tar o be­lle­za–. Co­mo si las úni­cas di­fe­ren­cias en­tre nues­tro ros­tro y el de ellas fue­ran los ya con­sa­bi­dos di­fe­ren­tes gro­so­res de piel o la can­ti­dad de gra­sa. No po­cas ve­ces he­mos re­ci­bi­do en GQ car­tas de lec­to­res des­orien­ta­dos que nos ha­cían preguntas tan ló­gi­cas y ca­ren­tes de res­pues­ta en los es­tan­tes de las per­fu­me­rías co­mo si se pue­de apli­car una cre­ma ex­fo­lian­te en la bar­ba; o si es po­si­ble uti­li­zar un cham­pú de ca­be­llo pa­ra la­var­la. Tu­vo que so­bre­ve­nir el ex­ce­so ca­pi­lar de la cul­tu­ra hips­ter pa­ra que las mar­cas –y tam­bién las re­vis­tas, en­to­ne­mos nues­tro mea cul­pa– lle­gá­ra­mos a ser cons­cien­tes de que si al­go de­be sin­gu­la­ri­zar nues­tra ru­ti­na de cui­da­dos res­pec­to a la de las mu­je­res es el ve­llo –ya se ma­ni­fies­te en su­per­fi­cie, o ba­jo la apa­rien­cia de un ra­su­ra­do per­fec­to–. Así pues, te­nien­do en cuen­ta es­ta pi­lo­sa reali­dad, he aquí una nue­va ta­xo­no­mía del groo­ming. Co­mo siem­pre, no de­fi­ni­ti­va.

Lim­pie­za. Dos ve­ces al día, ma­ña­na y no­che, uti­li­za un pro­duc­to lim­pia­dor es­pe­cial pa­ra ros­tro. Ex­tién­de­lo en las ma­nos, aplí­ca­lo ge­ne­ro­sa­men­te por la ca­ra y el cue­llo y aclá­ra­lo con abun­dan­te agua. Fá­cil y rá­pi­do. Lim­pie­za. Si tu bar­ba es de tres días, no ne­ce­si­ta cui­da­dos adi­cio­na­les. Si te va el ro­llo hips­ter, ne­ce­si­ta­rás un cham­pú es­pe­cial pa­ra la­var­la. En el res­to de la ca­ra, usa tu lim­pia­dor ha­bi­tual. Ex­fo­lia­ción. Por la ac­ción dia­ria de la cu­chi­lla, no ne­ce­si­ta­rás apli­car el pro­duc­to ex­fo­lian­te en la zo­na de la bar­ba. Cén­tra­te en las áreas de la frente, na­riz y pó­mu­los. Ex­fo­lia­ción. Es com­pli­ca­do ex­fo­liar la piel tras una bar­ba fron­do­sa, pe­ro pue­de lle­gar a ser ne­ce­sa­rio. Uti­li­za pro­duc­tos quí­mi­cos, a ba­se de áci­dos, an­tes que ge­les de abra­sión me­cá­ni­ca. Hi­dra­ta­ción. Eli­ge un pro­duc­to que se adap­te a tu ti­po de piel y ex­tién­de­lo tras la lim­pie­za de la ma­ña­na, an­tes de sa­lir de casa. Si pue­des usar una cre­ma con pro­tec­ción so­lar, me­jor que me­jor. El af­ter sha­ve tam­bién va­le. Hi­dra­ta­ción. Aun­que es po­si­ble te­ner cas­pa en la bar­ba, pro­vo­ca­da ge­ne­ral­men­te por el mis­mo hon­go que ata­ca el cue­ro ca­be­llu­do –pity­ros­po­rum ova­le–, lo nor­mal es que se tra­te so­lo de una des­ca­ma­ción por fal­ta de hi­dra­ta­ción. Hay pro­duc­tos es­pe­cí­fi­cos pa­ra hi­dra­tar la bar­ba.

POR HÉC­TOR IZ­QUIER­DO

Fi­lor­ga. So­lu­ción Mi­ce­lar. 400 ml, 22 €. Bull­dog. Cham­pú y acon­di­cio­na­dor de bar­ba. 200 ml, 9 €. Shi­sei­do Men. Deep Clean­sing Scrub. 125 ml, 30 €. Acqua di Parma. Scrub Pu­ri­fi­can­te Vi­so. 150 ml, 37 €. Lab Series. 3 in 1 Post Sha­ve Cream. 50 ml, 37 €. Seph

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.