Lau­ren Cohan, su no­vio no es un zom­bi.

GQ (Spain) - - Sumario - por Je­sús A. Ger­mán fo­to­gra­fía Greg Ka­del

Si tras un apo­ca­lip­sis (zom­bi o de cual­quier ti­po) fue­ra la úni­ca mu­jer que que­da­ra en el mun­do, se­gu­ro que esa nue­va eta­pa de la hu­ma­ni­dad se­ría mu­cho me­jor. Una en­tre­vis­ta con la ac­triz de The Wal­king Dead y una se­sión de fo­tos im­pac­tan­te nos dan la ra­zón.

NA­CI­DA EL 7 DE ENERO DE 1982, Lau­ren Cohan co­men­zó su an­da­du­ra en el mun­do de la ac­tua­ción en 2005, co­mo par­te del elen­co de Ca­sa­no­va (pe­lí­cu­la en la que com­par­tió créditos con Heath Led­ger, Sien­na Mi­ller y Je­remy Irons). Des­de en­ton­ces, la ac­triz oriun­da de Fi­la­del­fia –EE UU– ha cons­trui­do una ca­rre­ra im­pa­ra­ble. En la úl­ti­ma dé­ca­da, la he­mos vis­to com­bi­nar pa­pe­les en se­ries co­mo So­bre­na­tu­ral, Chuck, Cró­ni­cas Vam­pí­ri­cas y Ar­cher; con otros en fil­mes de di­fe­ren­tes gé­ne­ros, en­tre los que des­ta­can el dra­ma Camino ha­cia el éxi­to (2014), la cin­ta de te­rror El ni­ño (2016) y la con­tro­ver­ti­da pe­lí­cu­la de su­per­hé­roes Bat­man vs Su­per­man (2016). Sin em­bar­go, su per­so­na­je más re­cor­da­do has­ta el mo­men­to es el de Mag­gie Gree­ne, en la exi­to­sa y san­grien­ta se­rie The Wal­king Dead (en la que con­ti­núa sor­pren­dién­do­nos ca­pí­tu­lo tras ca­pí­tu­lo). Fren­te al equi­po de GQ, Lau­ren Cohan no so­lo ex­plo­ró su fa­ce­ta más sen­sual –pue­des com­pro­bar­lo echan­do un vis­ta­zo a la ex­clu­si­va se­sión de fo­tos que ilus­tra es­tas pá­gi­nas–, sino que tam­bién dio mues­tras de su sen­ti­do del hu­mor, te­na­ci­dad e in­te­li­gen­cia, así co­mo de la gran per­so­na­li­dad que ate­so­ra.

GQ: ¿En qué mo­men­to de tu vi­da de­ci­dis­te que que­rías ser ac­triz? LAU­REN COHAN: Aún si­go de­ci­dién­do­lo –ríe–. GQ: ¿Qué ac­tri­ces ins­pi­ran tu tra­ba­jo? L. C.: Vio­la Da­vis, por ejem­plo. Es una ac­triz muy pro­fun­da y tie­ne una gran ca­pa­ci­dad pa­ra mos­trar sen­ti­mien­tos que nun­ca an­tes ha­bía no­ta­do. Tam­bién me gus­ta Amy Adams. A lo lar­go de mi ca­rre­ra, me he ins­pi­ra­do en las de­ci­sio­nes que han to­ma­do am­bas, así co­mo sus per­so­na­jes. GQ: Ha­ce unos años, te in­vo­lu­cras­te en la se­rie So­bre­na­tu­ral, en 2016 te vi­mos en la pe­lí­cu­la de te­rror El ni­ño y, por su­pues­to, he­mos se­gui­do tus pa­sos en The Wal­king Dead. ¿Te agra­da tra­ba­jar en es­te gé­ne­ro? L. C.: Me gus­ta el ma­te­rial vis­ce­ral, aun­que ca­da vez me­nos. Aho­ra ne­ce­si­to un tiem­po pa­ra re­la­jar­me. Creo que el te­rror y la cien­cia fic­ción son gé­ne­ros que ofre­cen una am­plia ga­ma de emo­cio­nes por­que tra­tan te­mas de vi­da o muer­te. GQ: ¿A qué le te­mes? L. C.: De­pen­de del mo­men­to en que me ha­gas esa pre­gun­ta. GQ: ¿Cuál ha si­do la par­te más com­pli­ca­da de tu per­so­na­je en The Wal­king Dead? L. C.: Re­fle­jar la tris­te­za de Mag­gie y ver có­mo mis com­pa­ñe­ros su­fren trau­mas a cau­sa de la his­to­ria. GQ: ¿Creías que la se­rie lle­ga­ría tan lejos? L. C.: Nun­ca pue­des es­tar to­tal­men­te se­gu­ra de lo que pa­sa­rá con un pro­yec­to, pe­ro creo que si das con uno que te ha­ce reír o llo­rar, pue­des in­tuir que tie­ne bas­tan­tes pro­ba­bi­li­da­des de éxi­to. GQ: Ade­más de The Wal­king Dead, ¿cuá­les son tus se­ries fa­vo­ri­tas hoy en día? L. C.: Aho­ra es­toy dis­fru­tan­do mu­chí­si­mo con West­world. GQ: Cuan­do ve­mos The Wal­king Dead, nos da­mos cuen­ta de que los humanos pa­re­cen te­ner me­nos hu­ma­ni­dad que los zom­bis. ¿Crees que es­to sea un re­fle­jo del mun­do en que vi­vi­mos ac­tual­men­te? L. C.: Creo que to­dos de­be­ría­mos ha­cer un es­fuer­zo por man­te­ner nues­tra na­tu­ra­le­za hu­ma­na: de­jar a un la­do el smartp­ho­ne, su­mer­gir­nos en to­do lo que nos ro­dea, co­ci­nar, es­tar pre­sen­tes; vi­vir en el amor y la es­pe­ran­za, no en el mie­do. GQ: Ima­gi­na que atra­ve­sa­mos un apo­ca­lip­sis zom­bi. ¿Qué ti­po de per­so­na­je se­rías? L. C.: Se­ría la fuer­te y la que no pier­de la es­pe­ran­za. Da­ría lo me­jor de mí. GQ: En es­ta ca­tás­tro­fe ima­gi­na­ria, ¿cuá­les se­rían las tres co­sas que res­ca­ta­rías de tu ca­sa an­tes de huir? L. C.: Al­gu­nas fo­tos… ¡so­lo eso! To­do lo de­más no se­ría ne­ce­sa­rio o po­dría en­con­trar­lo en el camino. Ah… ¡Y mis len­ti­llas! GQ: El año pa­sa­do, tam­bién tra­ba­jas­te en Bat­man vs Su­per­man... ¿Te gus­ta­ría dar vi­da a al­gu­na vi­lla­na o he­roí­na del mun­do de los có­mics? L. C.: Me en­can­ta­ría in­ter­pre­tar a una vi­lla­na. Ho­nes­ta­men­te, no pue­do pen­sar en otra co­sa más di­ver­ti­da que ésa. GQ: Ha­blan­do de su­per­hé­roes, ¿quién es tu fa­vo­ri­to? L. C.: No es un su­per­hé­roe, es un vi­llano: el Jo­ker –ríe–. GQ: ¿Y en la vi­da real? L. C.: Las ma­dres bon­da­do­sas. GQ: ¿Cuál fue la úl­ti­ma bue­na pe­lí­cu­la que vis­te en el ci­ne? L. C.: La lle­ga­da, con Amy Adams. GQ: ¿Qué le ha­ce fal­ta a tu ca­rre­ra? L. C.: Una co­me­dia. GQ: Pa­ra ti, ¿qué sig­ni­fi­ca la pa­la­bra "sexy"? L. C.: Au­to­con­fian­za y bon­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.