KURT RUS­SELL LA AU­TO­RI­DAD COM­PE­TEN­TE

ACA­BA DE IN­TER­PRE­TAR A UN PLA­NE­TA (HAS LEÍ­DO BIEN) EN GUAR­DIA­NES DE LA GA­LA­XIA 2, LO CUAL ES UNA BUE­NA ME­TÁ­FO­RA DE LA CON­SI­DE­RA­BLE RE­VE­REN­CIA QUE PRO­VO­CA EN VA­RIAS GE­NE­RA­CIO­NES DE CI­NÉ­FI­LOS.

GQ (Spain) - - GQ Special Respeto - por Noel Ce­ba­llos SE­BAS­TIAN KIM

WALT DISNEY AGONIZABA en un hospital cuan­do cla­vó sus ojos en los de su her­mano Roy y mu­si­tó sus úl­ti­mas pa­la­bras: "Kurt Rus­sell". Na­die sabe por qué de­ci­dió pro­nun­ciar ese nom­bre con su úl­ti­mo sus­pi­ro, y mu­cho me­nos la por en­ton­ces jo­ven pro­me­sa del es­tu­dio. Es una du­da que le acom­pa­ña aún a día de hoy.

Rus­sell es una de esas es­tre­llas in­fan­ti­les que han te­ni­do la opor­tu­ni­dad de ma­du­rar an­te las cá­ma­ras. Pa­só de rea­li­zar una in­ter­ven­ción no acre­di­ta­da (¡con so­lo 12 años!) en una pe­lí­cu­la de El­vis Pres­ley a in­ter­pre­tar­lo en un ex­tra­odi­na­rio te­le­fil­me; de pro­ta­go­ni­zar una se­rie so­bre un cow­boy in­fan­til lla­ma­do Jai­mie Mcp­hee­ters a par­ti­ci­par en wes­terns pos­mo­der­nos a las ór­de­nes de Quen­tin Ta­ran­tino. Y jus­to en la fa­se cen­tral de su ca­rre­ra, en­tre el ni­ño-ac­tor dis­ne­yiano y el ma­cho al­fa ma­du­ro de sus tra­ba­jos más re­cien­tes, Kurt Rus­sell se con­vir­tió en icono ab­so­lu­to del ci­ne de ac­ción sin mon­ser­gas, gra­cias so­bre to­do a su pa­pel de Ser­pien­te Pliss­ken (in­clu­so el nom­bre era in­su­pe­ra­ble) en 1997: res­ca­te en Nue­va York. Oh, se­gu­ro que tie­nes en men­te su look: par­che en el ojo, ca­mi­se­ta ne­gra sin man­gas, pan­ta­lo­nes de cue­ro, bo­tas, ac­ti­tud de no ha­ber ve­ni­do a es­te mun­do pa­ra ha­cer amis­ta­des. Tan­tos años des­pués de su de­but en la gran pan­ta­lla (y de una se­cue­la que lo po­nía a sur­fear por las ca­lles de una Los Án­ge­les po­sa­po­ca­líp­ti­ca), Pliss­ken si­gue sien­do el pa­trón oro de lo co­ol.

To­dos y ca­da uno de sus tra­ba­jos a las ór­de­nes de John Car­pen­ter son hoy lar­go­me­tra­jes de cul­to. De he­cho, pue­de que una estrella co­mo Dway­ne Johnson, ca­paz de com­bi­nar fí­si­co im­po­nen­te y talento na­tu­ral pa­ra la co­me­dia, no exis­tie­se sin el ejem­plo de Gol­pe en la pe­que­ña Chi­na, en la que nues­tro hombre in­ter­pre­ta­ba a un ca­mio­ne­ro in­vo­lu­cra­do en una in­tri­ga so­bre­na­tu­ral con gran­des do­sis de kung-fu (tie­ne sen­ti­do cuan­do lo ves en pan­ta­lla, pe­ro no tan­to cuan­do lo po­nes por es­cri­to). Johnson es so­lo uno de los mu­chos hé­roes de ac­ción con­tem­po­rá­neos con los que com­par­te plano en Fast & Fu­rious 8, úl­ti­ma en­tre­ga de una fran­qui­cia en la que, más que a un per­so­na­je, Rus­sell se in­ter­pre­ta a sí mis­mo: el vie­jo león en­car­ga­do de guiar a unos jó­ve­nes as­pi­ran­tes al trono del ci­ne po­pu­lar.

Y esa mis­ma ad­mi­ra­ción por su es­ta­tus más gran­de que la vi­da es­tá pre­sen­te tam­bién en la pe­lí­cu­la Guar­dia­nes de la ga­la­xia 2, epo­pe­ya ga­lác­ti­ca mar­ve­li­ta que, por co­sas de los con­glo­me­ra­dos multimedia con­tem­po­rá­neos, su­po­ne tam­bién su re­gre­so triun­fal a Disney. A la ho­ra de pen­sar en el úni­co ac­tor ade­cua­do pa­ra in­ter­pre­tar al pa­dre de Ch­ris Pratt, el di­rec­tor y guio­nis­ta Ja­mes Gunn lo tu­vo muy cla­ro... A los fans de los có­mics les in­tere­sa­rá sa­ber que su per­so­na­je no es otro que Ego, el Pla­ne­ta Vi­vien­te, una suer­te de ex­tra­ña dei­dad pop que, si­guien­do el ejem­plo de Zeus, es ca­paz de adop­tar for­ma hu­ma­na cuan­do quie­re se­du­cir a chi­cas de la Tie­rra. El res­to del tiem­po... Bueno, el res­to del tiem­po se de­di­ca a ser sim­ple­men­te un pla­ne­ta. Na­die pue­de ne­gar que, tras va­rias dé­ca­das en el ne­go­cio, Kurt Rus­sell sabe có­mo se­guir di­vir­tién­do­se. Walt Disney, co­mo de cos­tum­bre, no se equi­vo­ca­ba: el chi­co te­nía fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.