BILLY BOB EL GA­LÁN IM­PRO­BA­BLE THORNTON

CA­MA­LEÓ­NI­CO Y OSCURO, LOS AÑOS HAN DE­JA­DO EN ÉL UN PO­SO SE­DUC­TOR PAL­PA­BLE. UN AMAN­TE DIÉ­SEL LLENO DE FO­BIAS. SI TE RE­GA­LA UN ANI­LLO DE COM­PRO­MI­SO, EN SUS MA­NOS PA­RE­CE­RÁ UN JU­GUE­TE EX­TRA­ÑO. (61)

GQ (Spain) - - GQ Special Respeto - RICHARD BURBRIDGE

LA AL­FOM­BRA RO­JA DE HOLLY­WOOD tam­bién tie­ne si­tio pa­ra out­si­ders se­xua­les. Es el ca­so de Billy Bob Thornton (Ar­kan­sas, 1955), un ac­tor li­te­ral­men­te­po­li­fa­cé­ti­co,no­so­lo­por­la­vi­ve­za­dra­má­ti­ca­de­los­sem­blan­tes­con que­da­vi­daa­sus­per­so­na­jes,si­no­por­laam­pli­tud­de­su­sac­ti­vi­da­des:ade­más­de ac­tor, nues­tro Billy ejer­ce tam­bién co­mo di­rec­tor de ci­ne, guio­nis­ta y mú­si­co.

Qui­zá par­te de su en­can­to desas­tra­do pro­ven­ga de sus orí­ge­nes su­re­ños, bien ad­he­ri­dos a ese va­go ai­re de cow­boy fu­tu­ris­ta, con mi­ra­da pers­pi­caz y ri­sa in­ti­mi­da­to­ria. El ti­po de hombre que co­no­ce co­mo la pal­ma de su mano el rin­cón más sór­di­do de Be­verly Hills y es­tá al tan­to de to­das las zo­rre­rías, que apli­ca­rá con­ti­go si le acom­pa­ñas a la pe­num­bra de su ca­ra­va­na, su maz­mo­rra, su­ni­do­de­car­to­ne­so­su­sui­te­de­lu­jo.wi­lliam­ro­bertt­horn­ton­vi­noal­mun­do en Hot Springs, una ciu­dad le­gen­da­ria por sus ca­si­nos y lo­ca­les de apues­tas ile­ga­les, y al­go de tahúr ha pre­va­le­ci­do en su son­ri­sa.

Na­die por tan­to co­mo él pa­ra en­car­nar a Lor­ne Mal­vo, el se­duc­tor psi­có­pa­ta de la pri­me­ra tem­po­ra­da de Far­go, un ca­ris­má­ti­co de­pre­da­dor, des­pia­da­do y ca­ma­leó­ni­co, de cu­yo mag­ma de vi­le­za su­bli­mi­nal Billy Bob es el mé­dium ideal. La es­ce­na del as­cen­sor, en el pe­núl­ti­mo epi­so­dio de la pri­me­ra tem­po­ra­da, pro­du­ce los mis­mos es­ca­lo­fríos ca­da vez que se la re­vi­si­ta: en la pre­gun­ta "¿Es es­to lo que quie­res, Les­ter?" la­ten los mis­mos ecos de mal­dad que ca­la en los hue­sos de aque­llas otras pa­la­bras mí­ti­cas de Han­ni­bal Lec­ter: "¿Han de­ja­do ya de llo­rar los cor­de­ros, Cla­ri­ce?".

Si las he­chu­ras de Lor­ne Mal­vo es­ta­ban he­chas pa­ra sa­bo­tear el sex ap­peal de BBT (fle­qui­llo de pa­je y abri­gos de abue­lo con ri­dí­cu­las so­la­pas so­bre­di­men­sio­na­das de piel), en la vi­da real nues­tro ac­tor tam­bién prac­ti­ca el au­to­boi­cot con­si­go mis­mo: bo­tas de piel de ser­pien­te y aja­dos pan­ta­lo­nes va­que­ros… de mu­jer. Por­que Billy, cons­cien­te de que su es­tam­pa hue­su­da es un obs­tácu­lo pa­ra en­con­trar ta­llas en un país de gor­dos, com­pra jeans de chi­ca. De he­cho se jac­ta de no gas­tar­se más de 30 dólares en pren­das de ves­tir. Pre­fie­re arre­glár­se­las con un buen par de bo­tas (el dan­di em­pie­za siem­pre por los pies) y ro­pa que arram­bla del atre­zo de sus pe­lí­cu­las. Qui­zá por ello BBT si­ga pa­re­cién­do­nos tan rea­lis­ta den­tro de la pan­ta­lla co­mo una alu­ci­na­ción fue­ra de ella. En los 90 fue adic­to a las go­rras de ca­mio­ne­ro. Hoy lle­va co­mo na­die la mos­ca, o soul patch, ese ra­ci­mo de ve­llo fa­cial ba­jo el la­bio. Si te lo en­con­tra­ras en un bar de la ru­ta 69, pen­sa­rías que vie­ne de tra­ba­jar del ase­rra­de­ro o de la plan­ta pro­ce­sa­do­ra de po­llos a aho­gar la me­lan­co­lía en bour­bon. Es un ga­lán, sí, pe­ro des­po­ja­do de me­lin­dres y del chic ar­ti­fi­cial del star sys­tem: un hí­bri­do avan­za­do de Wi­llie Nel­son y Woody Guth­rie, con una voz más oleo­sa que ás­pe­ra.

"No me veo a mí mis­mo co­mo una estrella de ci­ne ", sue­le re­pe­tir, y las dis­tan­cias cor­tas pa­re­cen co­rro­bo­rar­lo. Pa­re­ce más apa­ci­bley me­nos ma­chis­ta que en la pan­ta­lla, pe­se que a sus 61 años afron­ta las in­cur­sio­nes en la al­co­ba con me­nos apren­sión que otros la vi­si­ta al mé­di­co de la prós­ta­ta.

Su ex­pe­dien­te ro­mán­ti­co es pro­li­jo. Pe­ro si hay un epi­so­dio que bri­lle con os­cu­ra luz pro­pia den­tro del mis­mo, es su re­la­ción con An­ge­li­na Jo­lie, a la que es­tu­vo vin­cu­la­do du­ran­te tres años. Billy no se an­da con chi­qui­tas: cuan­do co­no­ció a la in­ten­si­ta An­gie, es­ta­ba pro­me­ti­do con Lau­ra Dern, que se en­te­ró de que ha­bían ro­to a tra­vés de las re­vis­tas.

An­ge­li­na fue el per­ver­so listón que mi­dió la osa­día de Billy Bob. Afi­cio­na­da a mu­ti­lar­se, a lle­var ca­mi­se­tas con el nom­bre de sus pa­re­jas es­cri­to con san­gre, su gran as­pi­ra­ción vi­tal con­sis­tía en po­seer una

SU ES­TAM­PA HUE­SU­DA ES UN OBS­TACU­LO PA­RA EN­CON­TRAR TA­LLAS EN EL PAIS DE LOS GOR­DOS. POR ESO BBT LLE­VA VA­QUE­ROS DE CHI­CA; UN GALAN DES­PO­JA­DO DE ME­LIN­DRES

fu­ne­ra­ria. Am­bos se ve­rían in­mer­sos de lleno en di­cha at­mós­fe­ra gó­ti­ca: lle­va­ban col­ga­do del cue­llo un re­li­ca­rio con la san­gre del otro, dor­mían jun­to a una si­lla eléc­tri­ca y los re­ga­los que se ha­cían so­lían con­sis­tir en co­sas co­mo sen­das uni­da­des de en­te­rra­mien­to, la una jun­to a la otra, pa­ra ya­cer jun­tos en el ce­men­te­rio du­ran­te la eter­ni­dad. BBT no es lo que se di­ría un pu­si­lá­ni­me, pe­ro su ma­tri­mo­nio se trun­có por ra­zo­nes bien pro­sai­cas: él que­ría per­ma­ne­cer en ca­sa vien­do par­ti­dos de béisbol y ella que­ría en­ju­gar la mal­dad del mun­do adop­tan­do le­gio­nes de ni­ños ter­cer­mun­dis­tas. Que Billy Bob en­car­na el nue­vo he­roís­mo sen­ci­llo de la fic­ción mo­der­na lo de­mues­tra su in­co­mo­di­dad, ver­ba­li­za­da por él mis­mo, en pre­sen­cia de to­dos los ami­gos ri­cos e in­flu­yen­tes que so­lía fre­cuen­tar An­ge­li­na.

BBT en­car­na cier­to ti­po de mag­né­ti­ca dua­li­dad que con­ju­ga lo si­nies­tro y la luz de la in­fan­cia. Él lo re­co­no­ce y lo atri­bu­ye al po­so con­flic­ti­vo que el Sur im­pri­me en sus hi­jos. El bien y el mal van a me­nu­do de la mano, pe­se a que los años le han apa­ci­gua­do: se des­po­jó ha­ce mu­cho de un pa­sa­do es­tu­pe­fa­cien­te, don­de los in­ter­va­los en que per­ma­ne­cía so­brio ten­dían a ser muy ra­ros. En los 80, mien­tras pug­na­ba por ha­cer­se un hue­co en la in­dus­tria del ci­ne, tu­vo que ser in­gre­sa­do por malnu­tri­ción: al pa­re­cer, sub­sis­tía a ba­se de pa­ta­tas her­vi­das. Hoy la ne­ve­ra de su ca­me­rino alo­ja agua­ca­tes, arán­da­nos y un sus­ti­tu­to de la man­te­qui­lla al que es adic­to. Él atri­bu­ye sus pro­ble­mas di­ges­ti­vos a su gru­po san­guí­neo: AB ne­ga­ti­vo, el más ra­ro del mun­do (ni si­quie­ra un 1% de los te­rrí­co­las lo po­see). In­qui­lino ha­bi­tual de los már­ge­nes, ya ven.

Es tan irre­sis­ti­ble que nin­gu­na de sus ma­nías di­sua­di­ría a nin­gu­na mu­jer de que­rer es­tar a su la­do. BBT no so­por­ta los mue­bles an­ti­guos: cree que al­ber­gan el es­pí­ri­tu de sus pro­pie­ta­rios pa­sa­dos y que le ha­rán da­ño. Es­to se arre­gla cam­bian­do el ho­te­li­to con la ca­ma isa­be­li­na con do­sel por un col­chón vis­coe­lás­ti­co (en Can­nes tu­vo que aban­do­nar el es­ta­ble­ci­mien­to se­ño­rial en el que la or­ga­ni­za­ción pre­ten­día alo­jar­le pre­so de un ata­que de an­sie­dad). Pe­ro su hi­po­con­dría y el re­per­to­rio irre­mo­vi­ble de fo­bias que ate­so­ra (a vo­lar, a los pa­ya­sos, a cier­tos nú­me­ros…) no pa­re­cen ser un obs­tácu­lo ro­mán­ti­co: va ya por su sex­to ma­tri­mo­nio.

Qui­zá sea su voz su­re­ña, su ma­ne­ra de la­dear la ca­be­za cuan­do ha­bla, la mi­ra­da hip­nó­ti­ca, los as­tu­tos plie­gues y ho­yue­los de su ca­ra cuan­do ríe, o la ma­ne­ra en que el tiem­po le ha per­mi­ti­do per­fec­cio­nar di­chas fa­cul­ta­des, lo que ha­cen de Billy Bob Thornton un ga­lán inau­di­to. Si Os­car Wil­de di­jo que uno de­be­ría ser siem­pre un po­co im­pro­ba­ble, BBT lo es sin in­te­rrup­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.