Los pri­me­ros en­cuen­tros

GQ (Spain) - - GQ Firmas - li­cor ca­fé por Ma­nuel Ja­bois - PERIODISTA

En Doc­tor Por­tuon­do, un li­bro que aca­ba de pu­bli­car Car­lo Pa­dial en Blac­kie Books, ha­llo una es­ce­na mag­ní­fi­ca: el pri­mer en­cuen­tro del au­tor con su psi­coa­na­lis­ta, un mo­men­to que ter­mi­na­rá sien­do el ob­je­to de su li­bro. Es por tan­to una reunión es­pe­ra­da que Pa­dial re­suel­ve de for­ma ex­tra­or­di­na­ria gra­cias a una pre­pa­ra­ción at­mos­fé­ri­ca que in­clu­ye su pro­pio per­fi­la­mien­to per­so­nal: de­bi­do a que se pa­sa­ba los días es­cu­chan­do vie­jas cin­tas de ca­se­te con la voz del doc­tor Por­tuon­do y gangs­ta rap, pi­dió por su cum­plea­ños li­bros de Freud y la au­to­bio­gra­fía de Mal­colm X. "¿Va to­do bien?", le pre­gun­ta­ron sus pa­dres. "Quie­ro ser una pan­te­ra ne­gra freu­dia­na".

En esa pri­me­ra vez de Pa­dial y Por­tuon­do, Pa­dial con­tem­pla ex­ta­sia­do al doc­tor y es­te le pre­gun­ta quién es. "Car­lo Pa­dial", con­tes­ta el otro. "Ya te gus­ta­ría a ti sa­ber quién eres", di­ce Por­tuon­do. Lue­go le cuen­ta que em­pe­za­rán ya su tra­ba­jo, pe­ro que an­tes él tie­ne que mear. Tam­bién le ex­pli­ca que el ba­ño po­drá usar­lo Pa­dial pa­ra mear, siem­pre que él, Por­tuon­do, no es­té den­tro, y que des­de lue­go mee den­tro de la ta­za. El chi­co to­ma no­ta de esas ins­truc­cio­nes y lue­go ob­ser­va ató­ni­to la mea­da gi­gan­tes­ca y ple­tó­ri­ca de su nue­vo mé­di­co. No la in­te­rrum­pe na­da. Por­tuon­do, mien­tras mea alo­ca­da­men­te den­tro y fue­ra de la ta­za, emi­te so­ni­dos gu­tu­ra­les, ca­rras­pea, res­pi­ra rui­do­sa­men­te y en­la­za pe­que­ños mo­nó­lo­gos in­com­pren­si­bles. Es un pis fas­tuo­so que ha­ce las ve­ces de pre­sen­ta­ción del otro. No hay co­mo pre­sen­tar­se a un des­co­no­ci­do y de­cir­le có­mo eres con el pi­to en la mano y lo que sa­bes ha­cer con él. Ade­más, no es un en­cuen­tro ca­sual: es pro­ba­ble que Por­tuon­do hu­bie­se pla­nea­do te­ner su ve­ji­ga lle­na pa­ra cuan­do lle­ga­se su nue­vo pa­cien­te.

A mí, por­que soy un an­ti­guo, me si­guen gus­tan­do los pri­me­ros en­cuen­tros a la vie­ja usan­za –o sea, con las ma­nos en los bol­si­llos o ex­ten­di­das– y hu­yo ya de cual­quier cla­se de des­vir­tua­li­za­ción: pre­fie­ro que la pri­me­ra im­pre­sión sea fí­si­ca que a tra­vés de un tuit. Aun­que reconozco que es­cu­char una voz me­ti­da en una ca­se­te no so­lo me enamo­ra­ría sino que me de­vol­ve­ría a un tiem­po má­gi­co y ho­rri­ble.

En cual­quier ca­so, los pri­me­ros en­cuen­tros no tie­nen por qué ser de­ci­si­vos. Ni cons­truir una amis­tad o una re­la­ción de amor, ni si­quie­ra una ene­mis­tad que

"Yo hu­yo de cual­quier cla­se de des­vir­tua­li­za­ción: pre­fie­ro que la pri­me­ra im­pre­sión sea fí­si­ca que a tra­vés de un tuit"

pa­se a la his­to­ria. Un pri­mer en­cuen­tro pue­de re­du­cir­se a eso y no per­der en­can­to. Yo jue­go con la ven­ta­ja de ha­ber des­cu­bier­to a mi me­jor ami­go en el pri­mer re­creo de la EGB. Tam­bién es­cri­bo es­to enamo­ra­do, por­que en la no­che más lar­ga del año le­van­té la mi­ra­da en un lo­cal de la pla­ya, en un con­cier­to, tras ha­ber ca­sa­do a mi her­ma­na, y me en­con­tré con ella. Quie­ro de­cir que hay cir­cuns­tan­cias que nos con­di­cio­nan y que a ve­ces no es ne­ce­sa­rio po­ner­se a mear pa­ra im­pre­sio­nar a na­die: bas­ta que los dos se de­jen im­pre­sio­nar un po­co tea­tral­men­te.

Por ejem­plo, a esa chi­ca le di­je que te­nía que ir­me por­que al día si­guien­te ma­dru­ga­ba; en reali­dad me iba por­que se me ha­bía ro­to el pan­ta­lón en la par­te don­de to­dos rom­pen, y me ale­jé de ella an­dan­do en la­te­ral con el cu­lo pe­ga­do a la pa­red con tan­ta ha­bi­li­dad que pen­só que a par­tir de me­dia­no­che yo me con­ver­tía siem­pre en Spi­der­man.

El pri­mer en­cuen­tro en­tre El­vis y el pre­si­den­te Ni­xon ocu­rrió en 1970 en la Ca­sa Blan­ca. No sa­be­mos si lue­go hu­bo otro pos­te­rior en el ba­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.