La geo­me­tría del azar

GQ (Spain) - - GQ Firmas - gam­be­teo por Montero Glez - NO­VE­LIS­TA Y ES­CRI­TOR

Se dan oca­sio­nes en las que el fút­bol y las tra­ge­dias coin­ci­den en el ai­re. Va­mos a to­car ma­de­ra, pues ha­ce unos me­ses se vol­vió a dar la fa­tal coin­ci­den­cia den­tro del avión don­de via­ja­ba el Cha­pe­co­en­se.

El ac­ci­den­te nos pu­so de nue­vo ba­jo la nu­be os­cu­ra don­de siem­pre flo­ta la tra­ge­dia ori­gi­nal. Me re­fie­ro a la tra­ge­dia de Su­per­ga, por ser es­ta la que inau­gu­ró la re­la­ción desas­tro­sa en­tre los avio­nes y el fút­bol. Una lis­ta ne­gra que, ca­da vez que se am­plía, nos re­mi­te a los orí­ge­nes.

En ma­yo de 1949 Ita­lia per­día a uno de sus equi­pos más le­gen­da­rios, el To­rino, que ha­bía ga­na­do los úl­ti­mos cin­co campeonatos de li­ga y era par­te im­por­tan­te de la se­lec­ción ita­lia­na de fút­bol. El equi­po vol­vía a ca­sa cuan­do su avión se es­tre­lló con­tra el mu­ro de una ba­sí­li­ca edi­fi­ca­da en la co­li­na de Su­per­ga. El im­pac­to fue tal que su­pe­raría las ba­rre­ras de las es­truc­tu­ras psí­qui­cas: al año si­guien­te, pa­ra el Mun­dial de Bra­sil, los ju­ga­do­res ita­lia­nos no qui­sie­ron to­mar el avión y lle­ga­ron al cam­peo­na­to en bar­co.

Tiem­po des­pués, en 1958, otro ac­ci­den­te con­mo­cio­nó al mun­do. Es­ta vez el apa­ra­to se vino aba­jo en el mis­mo ae­los ro­puer­to de Mú­nich. En el avión si­nies­tra­do via­ja­ban ju­ga­do­res del Man­ches­ter Uni­ted. En­tre ellos, un jo­ven Bobby Charl­ton, que so­bre­vi­vió al ac­ci­den­te: "Las con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas eran tan ma­las que ha­bía nie­ve so­bre la pis­ta. El pi­lo­to in­ten­tó des­pe­gar tres ve­ces.

Des­pués de dos in­ten­tos sa­li­mos del avión y nos que­da­mos en el ae­ro­puer­to. Fi­nal­men­te sus fun­cio­na­rios in­di­ca­ron que ya po­día­mos des­pe­gar".

Bien po­dría de­cir­se que a par­tir de tan fa­tí­di­ca in­di­ca­ción Bobby Charl­ton na­ció de nue­vo. Ha­ga­mos me­mo­ria: en aquel tiem­po Charl­ton era in­te­gran­te de los Busby Ba­bes, ca­li­fi­ca­ti­vo con el que se de­no­mi­na­ba a los fut­bo­lis­tas pro­ce­den­tes de la can­te­ra del Man­ches­ter y que to­ma­ban el nom­bre de su en­tre­na­dor, el es­co­cés Matt Busby. Tras el ac­ci­den­te, pa­sa­dos los años, Bobby Charl­ton for­mó par­te de la lla­ma­da Uni­ted Tri­nity, jun­to con Geor­ge Best y De­nis Law. Al­go así co­mo la San­tí­si­ma Tri­ni­dad del Man­ches­ter, una com­bi­na­ción que dio lu­gar a ju­ga­das sin pa­ran­gón. En el ex­te­rior de Old Traf­ford, cam­po de los Red De­vils, Charl­ton, Best y Law tie­nen su es­ta­tua jun­tos: el trío ce­le­bra una uni­dad de es­pí­ri­tus tan di­fe­ren­tes co­mo com­ple­men­ta­rios.

Al igual que si de un bromista cós­mi­co se tra­ta­se, co­mo si Dios ju­ga­se al fút­bol con da­dos so­bre un ta­pe­te de cés­ped, el To­rino y el Man­ches­ter cru­za­ron ca­sua­li­da­des y cer­te­zas. Ha­ga­mos re­cuen­to, pues la his­to­ria co­men­zó el mis­mo día en el que un jo­ven­cí­si­mo De­nis Law fi­chó por el To­rino FC pa­ra la po­si­ción de de­lan­te­ro. Pa­ra si­tuar­nos, es­to ocu­rrió tres años des­pués de la tra­ge­dia de Mú­nich, a la que co­mo sa­be­mos ha­bía so­bre­vi­vi­do Charl­ton. Ahí es don­de el azar, siem­pre tan geo­mé­tri­co, ha­ría coin­ci­dir sus hi­los.

El re­cuer­do to­da­vía es­ta­ba fres­co cuan­do, en una si­nies­tra ca­rre­te­ra ita­lia­na, Law se vio en­vuel­to en un ac­ci­den­te au­to­mo­vi­lís­ti­co. Tu­vo suer­te. Se re­cu­pe­ró pron­to y fi­chó por el Man­ches­ter. De es­ta for­ma, y con di­ne­ro so­bre el ta­pe­te de jue­go, vol­vía a ca­sa a pun­to pa­ra dar a los de Old Traf­ford su pri­mer tí­tu­lo de li­ga des­pués del de­sas­tre aé­reo de Mú­nich.

Del jue­go y de la bre­ve lí­nea de sombras que se­pa­ra lo fa­mi­liar de lo si­nies­tro da cuen­ta Bobby Charl­ton cuan­do el re­cuer­do le asal­ta. "Las pri­me­ras dos ve­ces que no pu­di­mos des­pe­gar de­jé mi cha­que­ta en el avión al re­gre­sar al ae­ro­puer­to. La ter­ce­ra vez no lo hi­ce por­que pen­sé que si te­nía que ba­jar­me de nue­vo del apa­ra­to que­rría te­ner­la con­mi­go pa­ra com­ba­tir el frío".

Cuan­do, mi­ran­do en­tre los cuer­pos, Charl­ton vio el de Matt Busby, co­rrió a cu­brir­lo con la cha­que­ta por en­ci­ma, ya que pen­só que es­ta­ba muer­to. Pe­ro Busby tan so­lo es­ta­ba mal­he­ri­do. Se re­cu­pe­ró y con ello se pu­so a re­cons­truir el equi­po a ba­se de fi­cha­jes co­mo el de De­nis Law. Con la Uni­ted Tri­nity se aca­ba­ría el mis­te­rio y Busby se con­ver­ti­ría en el se­gun­do en­tre­na­dor que ha per­ma­ne­ci­do más tiem­po en el ban­qui­llo del Man­ches­ter. Con esa for­ma que tie­ne la eter­ni­dad de re­co­no­cer lo pa­sa­je­ro, su fi­gu­ra tam­bién bri­lla he­cha es­ta­tua en la en­tra­da del "Tea­tro de los sue­ños", fren­te a la de Charl­ton, Best y Law y muy cer­ca de un re­loj que con­me­mo­ra a los ju­ga­do­res que mu­rie­ron en el ae­ro­puer­to de Mú­nich.

"Bobby Charl­ton vio el cuer­po de Matt Busby y co­rrió a cu­brir­lo con la cha­que­ta, ya que pen­só que es­ta­ba muer­to"

Es­te fue el úl­ti­mo par­ti­do –y la úl­ti­ma foto– del Man­ches­ter Uni­ted an­tes del ac­ci­den­te (con­tra el Estrella Ro­ja en Bel­gra­do, fe­bre­ro del 58).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.