GQ ZOOM Con­tra el mu­ro, gua­ca­mo­le: un me­nú Pun­to MX pa­ra Do­nald Trump.

Ro­ber­to Ruiz y Ma­ría Fer­nán­dez, ar­tí­fi­ces del res­tau­ran­te Pun­to MX de Ma­drid, po­nen a co­cer la po­lí­ti­ca de Do­nald Trump con­tra Mé­xi­co.

GQ (Spain) - - Sumario -

El tex-mex es a la co­ci­na me­xi­ca­na lo que la mú­si­ca mi­li­tar a la mú­si­ca. Y de esas (ma­las) ver­sio­nes al­go sa­ben Ro­ber­to Ruiz y su mu­jer, la res­tau­ra­do­ra Ma­ría Fer­nán­dez, quie­nes ha­ce diez años lle­ga­ron a España pa­ra re­in­ter­pre­tar y dar a co­no­cer el fas­ci­nan­te uni­ver­so gas­tro­nó­mi­co de su país de ori­gen. Lo de­mues­tran ca­da día des­de Pun­to MX, su res­tau­ran­te –y el pri­me­ro de su tie­rra en con­se­guir una estrella Mi­che­lin en Eu­ro­pa–, un lo­cal en el que abun­da una clien­te­la cos­mo­po­li­ta en­tre cu­yas me­sas úl­ti­ma­men­te se ha­bla más de po­lí­ti­ca que de cos­tum­bre… ¿Qué opi­náis de "lo del mu­ro"?, sue­len pre­gun­tar­le a Ma­ría, que fre­cuen­ta la sa­la. Ella elu­de con dis­cre­ción dar su opi­nión per­so­nal en el tra­ba­jo. Pe­ro te­ner­la, la tie­ne. Al igual que Ro­ber­to. A am­bos, chi­lan­gos de na­ci­mien­to y con to­da su fa­mi­lia en Mé­xi­co, les es­cue­cen mu­chas de las co­sas que es­tán pa­san­do en su país. Y, al igual que les es­pan­ta ese pseu­do­in­ven­to cu­li­na­rio fron­te­ri­zo del que al­gu­nas ca­de­nas nor­te­ame­ri­ca­nas sa­can par­ti­do pa­ra ven­der na­chos, bu­rri­tos, fa­ji­tas y gua­ca­mo­le de du­do­sa ca­li­dad que tan po­co tie­ne que ver con el an­ti­quí­si­mo y auténtico re­ce­ta­rio de aquel país, les des­co­ra­zo­na el po­pu­lis­mo, las me­dias ver­da­des y, so­bre to­do, la po­lí­ti­ca de Do­nald Trump.

Mé­xi­co, al igual que su gas­tro­no­mía, po­see una ex­tra­or­di­na­ria ri­que­za que va más allá de sus fron­te­ras. Pe­ro, por des­gra­cia, a ve­ces el mar­ke­ting ha­ce que una men­ti­ra re­pe­ti­da mil ve­ces se con­vier­ta en ver­dad. Las mis­mas que la ad­mi­nis­tra­ción trump lla­ma "he­chos al­ter­na­ti­vos", las que le­van­tan mu­ros e in­dig­nan a sus ve­ci­nos del sur. Por eso, en GQ he­mos pro­pues­to a Ma­ría y a Ro­ber­to que ha­blen de lo que se co­ci­na en su país y de có­mo sien­ten el de­sen­can­to de sus com­pa­trio­tas. Lea, señor Trump:

DOS EN PUN­TO Ma­ría y Ro­ber­to en Mez­cal Lab, la mez­ca­le­ría de la plan­ta su­pe­rior de su res­tau­ran­te en Ma­drid (Ge­ne­ral Par­di­ñas, 40).

RO­BER­TO: Yo no ha­go más que pen­sar en esa pe­lí­cu­la de Ser­gio Arau que se lla­ma­ba Un día sin me­xi­ca­nos, que con­ta­ba lo que pa­sa­ría en EE UU si es­tos se qui­ta­ran de en­me­dio… La vi­da de un nor­te­ame­ri­cano me­dio de­pen­de en mu­chos mo­men­tos del día de un me­xi­cano: des­de el ju­go de na­ran­ja que no es­tá en el desa­yuno por­que la chi­ca del ser­vi­cio no ha ido, has­ta los ni­ños que no van al co­le­gio por­que no hay chó­fe­res que los lle­ven, pa­san­do por la co­mi­da que no te sir­ven en la ca­fe­te­ría por­que no han ido los co­ci­ne­ros. Re­su­mien­do, un ver­da­de­ro caos. MA­RÍA: Y una iro­nía, so­bre to­do pa­ra un país cons­trui­do a ba­se de in­mi­gran­tes. R.: ¡Ima­gí­na­te so­lo el ne­go­cio de la hos­te­le­ría! Los me­xi­ca­nos son una fuer­za de tra­ba­jo im­por­tan­tí­si­ma. M.: Ade­más de que en EE UU han adop­ta­do nues­tra co­mi­da co­mo su­ya. R.: Siem­pre he­mos te­ni­do esa re­la­ción de amor-odio con ellos, aun­que aho­ra pa­re­ce más bien de odio-odio. Y eso que el país que más tor­ti­llas de maíz con­su­me en el mun­do es Nor­tea­mé­ri­ca, el 80% de los agua­ca­tes que se con­su­men allí pro­vie­nen de Mé­xi­co y so­lo el día de la Su­per Bowl se con­su­men mi­les de to­ne­la­das de gua­ca­mo­le. M.: Te­ne­mos una re­la­ción com­pli­ca­da. La mis­ma pa­la­bra grin­go lo di­ce to­do :" G re en­go" era lo que les de­cían a los mi­li­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nos, que ves­tían de ver­de, pa­ra que se fue­ran del país. R.: No de­jan de ser res­pues­tas a su com­por­ta­mien­to... Por­que des­de siem­pre es co­mo si Mé­xi­co hu­bie­ra si­do el pa­tio tra­se­ro de los es­ta­dou­ni­den­ses. Pe­ro lo de Do­nald Trump ofen­de a la in­te­li­gen­cia. Ir a Mé­xi­co a de­cir­nos que iba a ha­cer el mu­ro fue co­mo una bur­la en nues­tra ca­ra. Pe­ro lo peor es ver que el ti­po que te va a ha­cer la com­pli­ca­da los pró­xi­mos años pue­da de­cir lo que quie­ra y que tu go­bierno no ha­ga na­da. De­cep­cio­na mu­cho. M.: Por eso a mí me pa­re­ce que el ver­da­de­ro enemigo de Mé­xi­co es­tá en el pro­pio Mé­xi­co. Trump no es un po­lí­ti­co, es un em­pre­sa­rio. En nues­tro país hay una de­sigual­dad so­cial muy gran­de: hay mu­cha in­jus­ti­cia y des­con­ten­to so­cial, y ni piz­ca de cre­di­bi­li­dad en las ins­ti­tu­cio­nes. El nues­tro es un país en cri­sis per­ma­nen­te, pe­ro el me­xi­cano aho­ra es­tá más eno­ja­do que nun­ca. R .: La lle­ga­da de­trumph asi­do co­mo em­pu­jar la fi­cha de do­mi­nó. Es muy fá­cil re­mo­ver el avis­pe­ro con un país frá­gil. Di­ga­mos que el me­xi­cano ya es­ta­ba ca­len­ti­to, pe­ro re­ci­bir es­te im­pac­to es tremendo. Eso no qui­ta pa­ra que no­so­tros ten­ga­mos un go­bierno que pa­re­ce pues­to por Benny Hill, pe­ro EE UU siem­pre ha si­do co­mo el ma­tón de co­le­gio: nos ha he­cho bull­ying du­ran­te to­da la vi­da. M.: Es­to igual tie­ne su par­te po­si­ti­va, por­que pa­ra una so­cie­dad tan an­ta­gó­ni­ca y cla­sis­ta, te­ner un enemigo co­mún creo que nos une. Al me­nos a mí me gus­ta­ría pen­sar que es­to pue­da ayu­dar a que el país se for­ta­lez­ca y crea más en sí mis­mo. Pa­ra Trump to­dos los me­xi­ca­nos que lle­gan son vio­la­do­res y ase­si­nos y yo creo que la gran ma­yo­ría es gen­te tra­ba­ja­do­ra que so­lo quie­re un fu­tu­ro me­jor. R.: Pe­ro ahí es­tá la trampa del sue­ño nor­te­ame­ri­cano: ese que ha de­ja­do pue­blos en­te­ros va­cíos o ha­bi­ta­dos úni­ca­men­te por mu­je­res, por­que los jó­ve­nes emi­gran, por­que ya no quie­ren vi­vir en sus ca­sas de ado­be, por­que sue­ñan con una gran­de en Be­verly Hills con enor­mes ven­ta­nas y co­lum­nas dó­ri­cas. Y eso ha­ce que se junte el ham­bre con las ga­nas de co­mer. M.: Y aho­ra nos cas­ti­gan con aran­ce­les. Cas­ti­gan al me­xi­cano, pe­ro tam­bién al con­su­mi­dor es­ta­dou­ni­den­se por com­prar pro­duc­tos nues­tros. To­do eso nos aho­ga. A mí lo del mu­ro me pa­re­ce un cir­co. Yo me pre­gun­to: ¿es que no hay te­mas más im­por­tan­tes que tra­tar? To­do es­to se me ha­ce de­ma­sia­do po­pu­lis­ta. Agi­tar, des­de lue­go, es su es­tra­te­gia… pe­ro es que na­die ha­bla, por ejem­plo, del te­ma eco­ló­gi­co, na­die tie­ne en con­si­de­ra­ción la mi­gra­ción de es­pe­cies, ¿dón­de van a ir los co­yo­tes y los co­rre­ca­mi­nos? Pa­re­ce que co­mo ya los te­ne­mos en di­bu­jos, es lo de me­nos. La úni­ca par­te po­si­ti­va que yo le veo es que los me­xi­ca­nos se que­den y que nues­tra agri­cul­tu­ra se reac­ti­ve. R.: Lo veo di­fí­cil. Tras el Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio con EE UU y Ca­na­dá to­do se fue a pi­que. Aque­llo aca­bó con el cam­po me­xi­cano. No se pue­de com­pe­tir. Es ri­dí­vi­da

"A Trump le re­co­men­da­ría­mos me­nos ket­chup y más to­ma­ti­llo ver­de, me­nos pe­rri­tos y más gua­ca­mo­le"

cu­lo que Mé­xi­co sea quien com­pre maíz a EE UU. Des­de lue­go ver to­do es­to des­de aquí te en­ca­bro­na. Por­que aun­que es­te­mos fe­li­ces en España, siem­pre lo ex­tra­ñas. A mí me ha­ría una ilu­sión enor­me co­ci­nar des­de Mé­xi­co, y aun­que me en­can­ta sem­brar nues­tros pro­duc­tos en Se­go­via, tam­bién me gus­ta­ría traer co­sas de allí, pe­ro se po­ne im­po­si­ble… M.: Ten­dre­mos Trump pa­ra ra­to. R.:Aver, Trump es así se­gu­ra­men­te por lo que ha co­mi­do du­ran­te to­da su vi­da: co­mi­da cha­ta­rra. Yo le re­co­men­da­ría to­mar me­nos ket­chup y más to­ma­ti­llo ver­de. Me­nos pe­rri­tos y más gua­ca­mo­le. Por­que la co­mi­da es cul­tu­ra. Y cuan­do ves a Trump en su des­pa­cho con esas ca­ji­tas de co­mi­da ba­su­ra en­tien­des mu­chas co­sas, y por qué tie­ne esa piel ro­sá­cea… de tan­to azú­car, que es­tá com­pro­ba­do que da mu­cha agre­si­vi­dad. To­do de­be de te­ner que ver tam­bién con su ali­men­ta­ción. ¿No es un pe­li­gro? M.: Ojo, que a Trump lo han vo­ta­do ellos. R.: Pe­ro con su ac­ti­tud mo­ti­va aún más a la so­cie­dad. Y se re­pro­du­ce esa ima­gen de un ran­che­ro sen­ta­do en su ran­cho con un ri­fle y una Bud­wei­ser es­pe­ran­do que lle­gue un in­mi­gran­te pa­ra ma­tar­lo. M.: Mé­xi­co tam­bién es muy cruel con su fron­te­ra sur. Pe­ro tam­po­co son to­dos así: mu­chos clien­tes nues­tros son nor­te­ame­ri­ca­nos y de un tiem­po a es­ta par­te se ha­bla mu­cho de es­te te­ma en la sa­la. A ve­ces, cuan­do les pre­gun­to de dón­de son, me en­cuen­tro a mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses que re­co­no­cen que lo son con ti­mi­dez… Y me dan mu­chas ga­nas de de­cir­les: "Yo tam­bién soy ame­ri­ca­na". Por­que Amé­ri­ca abar­ca des­de Alas­ka a la Pa­ta­go­nia. R.: Pues yo a Trump, aun­que sé que a es­tas al­tu­ras es un po­co una cau­sa per­di­da, le di­se­ña­ría una die­ta me­xi­ca­na-de­tox… Aun­que sea uno de esos "sue­ños gua­ji­ros", co­mo nos re­fe­ri­mos en Mé­xi­co a aque­llos que no van a su­ce­der nun­ca.

ERES LO QUE CO­MES Do­nald Trump, co­mo di­ría Lau­ra Es­qui­vel, se­ría "co­mo agua pa­ra cho­co­la­te", que en Mé­xi­co sig­ni­fi­ca es­tar muy fu­rio­so. Tal vez por­que di­cen que una ma­la die­ta agria el ca­rác­ter.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.