LA GQPEDIA Wi­lliam T. Stead, periodista, edi­tor y víc­ti­ma del Ti­ta­nic.

GQ (Spain) - - Sumario -

Ocu­rrió du­ran­te una lím­pi­da –pe­ro fría– no­che de pri­ma­ve­ra de ha­ce ya más de un si­glo (es­te 15 de abril se cum­pli­rán 105 años jus­tos del su­ce­so) en mi­tad de un cal­mo océano Atlán­ti­co. El hun­di­mien­to del Ti­ta­nic –po­si­ble­men­te, el nau­fra­gio más fa­mo­so de to­dos los tiem­pos– con­mo­cio­nó al pla­ne­ta por su ele­va­do nú­me­ro de víc­ti­mas y cam­bió pa­ra siem­pre las nor­mas de se­gu­ri­dad ma­rí­ti­ma. De los 1.513 pa­sa­je­ros que fa­lle­cie­ron aquel día a bor­do del trans­atlán­ti­co, to­da­vía hoy re­sul­ta ex­tra­ña y es­pe­cial­men­te per­tur­ba­do­ra la bio­gra­fía del edi­tor y ar­ti­cu­lis­ta Wi­lliam Tho­mas Stead, con­si­de­ra­do por mu­chos co­mo uno de los pa­dres del pe­rio­dis­mo mo­derno.

Des­de su ju­ven­tud, W. T. Stead apos­tó por un nue­vo pa­pel de la pren­sa tra­di­cio­nal co­mo ge­ne­ra­dor de opi­nión den­tro de la ul­tra­con­ser­va­do­ra so­cie­dad vic­to­ria­na, un for­mi­da­ble mo­tor de ideas ca­paz de di­na­mi­zar trans­for­ma­cio­nes po­lí­ti­cas (con­cep­to que se­ría lue­go re­bau­ti­za­do co­mo cuar­to po­der). Ade­más de mol­dear las téc­ni­cas bá­si­cas del fu­tu­ro sen­sa­cio­na­lis­mo, Stead ayu­dó a desa­rro­llar los for­ma­tos más rompe­dores de los ta­bloi­des bri­tá­ni­cos. Co­mo cu­rio­si­dad, ca­be des­ta­car que fue él quien in­ven­tó el es­ti­lo di­rec­to en el gé­ne­ro de en­tre­vis­tas; el hoy tan ha­bi­tual es­que­ma de pre­gun­ta y res­pues­ta o Q&A (Ques­tion&ans­wers, en in­glés).

Pa­ci­fis­ta mi­li­tan­te y di­fu­sor del es­pe­ran­to co­mo idio­ma uni­fi­ca­dor de los pue­blos, su per­so­na­li­dad es­con­de, sin em­bar­go, com­ple­jas y sor­pren­den­tes ru­go­si­da­des. Afi­cio­na­do al es­pi­ri­tis­mo, se con­si­de­ra­ba a sí mis­mo "mé­dium del más allá" y ase­gu­ra­ba re­ci­bir –me­dian­te el sis­te­ma de es­cri­tu­ra au­to­má­ti­ca– car­tas pro­ce­den­tes de un es­pec­tro fe­me­nino ya fa­lle­ci­do lla­ma­do Ju­lia. A tra­vés de cier­tas pre­mo­ni­cio­nes, for­jó en su in­te­rior una idea ob­se­si­va y an­gus­tio­sa que le per­si­guió du­ran­te to­da su vi­da: Stead es­ta­ba com­ple­ta­men­te se­gu­ro de que mo­ri­ría al­gún día aho­ga­do en mi­tad del océano víc­ti­ma de un gran nau­fra­gio.

Era tal el pa­vor que le in­fun­día tal pre­sen­ti­mien­to, que al­go le lle­vó a vol­car­lo in­cons­cien­te­men­te en di­ver­sos tex­tos pre­mo­ni­to­rios. En 1886, pu­bli­ca un cuen­to en la re­vis­ta nor­te­ame­ri­ca­na Pall Mall Ga­zet­te en el que re­crea el cho­que de un bar­co de va­por con otro de pa­sa­je­ros en me­dio del mar; un ac­ci­den­te que se sal­da con gran nú­me­ro de fa­lle­ci­dos por no dis­po­ner los bu­ques de su­fi­cien­tes bo­tes sal­va­vi­das. En 1892, per­ge­ña otra fic­ción de te­má­ti­ca muy si­mi­lar (Del vie­jo al nue­vo mun­do): una impresionante na­ve de pa­sa­je­ros lla­ma­da Ma­jes­tic –que ha­ce ru­ta en­tre Gran Bre­ta­ña y EE UU– co­li­sio­na vio­len­ta­men­te con­tra un ice­berg y nau­fra­ga sin re­me­dio. Fi­nal­men­te, en 1909, tan so­lo tres años an­tes del hun­di­mien­to real del Ti­ta­nic, Stead ofre­ce una con­fe­ren­cia in­ter­na­cio­nal en Lon­dres en la que rue­ga en­ca­re­ci­da­men­te a las au­to­ri­da­des que –an­te la nue­va mo­da de cons­truir gi­gan­tes­cos trans­atlán­ti­cos de pa­sa­je­ros (co­mo los que la com­pa­ñía Whi­te Star tie­ne pre­vis­to flo­tar en bre­ve)– se ex­tre­men las me­di­das de se­gu­ri­dad y vi­gi­lan­cia de los mis­mos.

A pe­sar de su ob­se­sión, Stead com­pra un pa­sa­je de pri­me­ra cla­se pa­ra el via­je inau­gu­ral del Ti­ta­nic en abril de 1912. Co­mo gran cro­nis­ta de so­cie­dad que es, no pue­de per­der­se uno de los acon­te­ci­mien­tos del año. Em­bar­ca con el al­ma en­co­gi­da y un gran pe­sar en el cuer­po. Pron­to se per­ca­ta de que el Ti­ta­nic –por ra­zo­nes pu­ra­men­te es­té­ti­cas– no lle­va bo­tes sal­va­vi­das su­fi­cien­tes pa­ra to­da la tri­pu­la­ción. Una hi­le­ra com­ple­ta de bar­ca­zas de sal­va­men­to ha si­do sa­cri­fi­ca­da en ca­da la­do de las cu­bier­tas pa­ra po­der apor­tar más es­pa­cio de re­creo a los pa­sa­je­ros. Cuan­do el Ti­ta­nic cho­ca con­tra un ice­berg y co­mien­za a hun­dir­se, W. T. Stead com­pren­de que, sin sa­ber­lo, ha pro­nos­ti­ca­do lo que es­tá su­ce­dien­do en esos mis­mos ins­tan­tes –así co­mo su pro­pia muer­te– con va­rios años de an­te­la­ción.

En sus úl­ti­mos mi­nu­tos, al­gu­nos tes­ti­gos su­per­vi­vien­tes ase­gu­ran ver­lo ayu­dan­do en la eva­cua­ción. Otros, sin em­bar­go, lo si­tuan en el sa­lón de fu­ma­do­res, con la mi­ra­da per­di­da, ca­si en es­ta­do de tran­ce; in­ten­tan­do acep­tar un des­tino fi­nal tan ca­pri­cho­so co­mo inevi­ta­ble.

GQUOTES

• "El de­ber de un periodista es el de la vi­gi­lan­cia". • "En una de­mo­cra­cia ins­trui­da, los pe­rió­di­cos de­be­rían ejer­cer el pa­pel de una mo­nar­quía sin co­ro­na". • "Es­to es exac­ta­men­te lo que po­dría pa­sar –y pa­sa­rá– si los cru­ce­ros no zar­pan con su­fi­cien­te nú­me­ro de bo­tes sal­va­vi­das" (frase fi­nal de uno de sus re­la­tos, es­cri­to y pu­bli­ca­do por él mis­mo 26 años an­tes de la tra­ge­dia del Ti­ta­nic).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.