EN­TRE­VIS­TA Gui­ller­mo Arria­ga y la li­te­ra­tu­ra deses­truc­tu­ra­da.

Gui­ller­mo Arria­ga, guio­nis­ta de Amo­res pe­rros, 21 gra­mos y Ba­bel, re­gre­sa a la no­ve­la con El sal­va­je, otra his­to­ria de vi­das cru­za­das.

GQ (Spain) - - Sumario -

Pa­ra Gui­ller­mo Arria­ga (Ciu­dad de Mé­xi­co, 1958), el camino más cor­to en­tre dos pun­tos no es la lí­nea rec­ta; o, al me­nos, no es el que re­sul­ta más in­tere­san­te. Él pre­fie­re dar ro­deos an­tes de lle­gar al des­tino. "En la vi­da real, to­dos da­mos sal­tos y va­mos de un lu­gar a otro cuan­do con­ta­mos una his­to­ria. No ofre­ce­mos re­la­tos li­nea­les, por­que ha­cer­lo se­ría an­ti­na­tu­ral y na­da es­pon­tá­neo", nos ex­pli­ca un es­cri­tor que ha he­cho ar­te de las na­rra­cio­nes cru­za­das y de las vi­das pa­ra­le­las que ter­mi­nan con­ver­gien­do por ava­ta­res del (ca­si siem­pre cruel) des­tino. En su úl­ti­ma no­ve­la, El sal­va­je (Al­fa­gua­ra), el au­tor me­xi­cano re­pi­te fór­mu­la y nos pre­sen­ta un puz­le con las pie­zas ha­bi­tua­les de su li­te­ra­tu­ra: vio­len­cia, de­s­es­pe­ran­za, aban­dono, so­le­dad, ven­gan­za y muer­te.

El li­bro arran­ca en un ba­rrio me­xi­cano po­co pri­vi­le­gia­do du­ran­te la pri­me­ra par­te de la dé­ca­da de los 70. El pro­ta­go­nis­ta, Juan Gui­ller­mo, tie­ne 17 años y es­tá so­lo en el mun­do. A los 14, una ban­da de fa­ná­ti­cos re­li­gio­sos ase­si­nó a su her­mano. Aba­ti­dos por la tris­te­za, sus pa­dres y su abue­la fa­lle­cen po­co des­pués. Es en­ton­ces cuan­do el chi­co de­ci­de ha­cer fren­te a las per­so­nas que le han arre­ba­ta­do to­do lo que te­nía en es­te mun­do y se su­mer­ge en un es­ce­na­rio ocu­pa­do por in­te­gris­tas, po­li­cías co­rrup­tos y nar­co­tra­fi­can­tes. Al mis­mo tiem­po, dis­cu­rre la his­to­ria de un ca­za­dor es­qui­mal ob­se­sio­na­do has­ta la lo­cu­ra con un lo­bo gris, un re­la­to que aca­ba­rá cho­can­do con la trama prin­ci­pal en el desen­la­ce del tex­to. "Me gus­ta de­cir que es­ta es una no­ve­la ba­sa­da en he­chos rea­les que nun­ca su­ce­die­ron. Es­cri­bo a par­tir de vi­ven­cias que co­jo de aquí y de allí y que ter­mino unien­do de al­gu­na ma­ne­ra. La reali­dad po­dría ha­ber he­cho po­si­ble es­ta his­to­ria, pe­ro lo cier­to es que fue mi ima­gi­na­ción la que lo lo­gró", ase­gu­ra Gui­ller­mo.

Arria­ga al­can­zó fa­ma mun­dial en el año 2000 tras fir­mar el guión de Amo­res pe­rros. Es­ta cin­ta le da­ría la opor­tu­ni­dad de via­jar a Holly­wood pa­ra re­pe­tir con 21 gra­mos (2003) y Ba­bel (2006), com­ple­tan­do así la co­no­ci­da ofi­cio­sa­men­te co­mo Tri­lo­gía de la muer­te, pro­yec­to di­ri­gi­do por el os­ca­ri­za­do Alejandro González Iñá­rri­tu. La re­la­ción en­tre guio­nis­ta y di­rec­tor ter­mi­nó co­mo el rosario de la au­ro­ra (pro­ble­mas de egos, bá­si­ca­men­te), pe­ro el éxi­to del tán­dem per­mi­tió a Gui­ller­mo cam­biar el te­cla­do por la cá­ma­ra y ro­dar su pri­me­ra pe­lí­cu­la, Lejos de la tie­rra que­ma­da (2008), con Char­li­ze The­ron, Jen­ni­fer Law­ren­ce y Kim Ba­sin­ger.

Des­de en­ton­ces se ha man­te­ni­do cer­ca tan­to del mun­do del ci­ne (so­bre to­do co­mo guio­nis­ta, pro­duc­tor y di­rec­tor de cor­to­me­tra­jes) co­mo del de la li­te­ra­tu­ra: "Sé que han pa­sa­do 18 años en­tre El sal­va­je y mi an­te­rior no­ve­la, El bú­fa­lo de la no­che, pe­ro nun­ca he aban­do­na­do la pro­fe­sión. De he­cho, siem­pre me he sen­ti­do muy pri­vi­le­gia­do por po­der com­ple­men­tar am­bas fa­ce­tas, ya que no to­dos los no­ve­lis­tas va­len pa­ra di­ri­gir y no to­dos los ci­neas­tas tie­nen talento pa­ra es­cri­bir. Si he tar­da­do tan­to tiem­po en vol­ver a los li­bros ha si­do por­que ha­cien­do ci­ne me di­vier­to mu­chí­si­mo".

Se lo pa­sa tan bien que aho­ra, al tiem­po que pro­mo­cio­na es­ta su úl­ti­ma obra, un vo­lu­men de 700 pá­gi­nas que ha tar­da­do un lus­tro en co­ger for­ma, es­tá pla­ni­fi­can­do su pró­xi­ma aven­tu­ra en el sép­ti­mo ar­te: "Voy a pro­du­cir el de­but de mis hi­jos Ma­ria­na y San­tia­go, que aca­ban de ter­mi­nar la uni­ver­si­dad y quie­ren ser co­mo los her­ma­nos Coen. La cin­ta se lla­ma­rá Cie­lo abier­to y se ba­sa en el guión que es­cri­bí pa­ra la que iba a ser pri­me­ra en­tre­ga de la Tri­lo­gía de la muer­te, an­te­rior in­clu­so a Amo­res pe­rros. El pro­ble­ma fue que ven­dí los de­re­chos ha­ce años y has­ta hoy no he po­di­do re­cu­pe­rar­los; pe­ro por for­tu­na aho­ra pue­den ha­cer­se car­go del pro­yec­to dos per­so­nas en las que con­fío ple­na­men­te".

MÉ­XI­CO BA­JO EL FO­CO

Con su país en el epi­cen­tro in­for­ma­ti­vo mun­dial (ya sa­bes: Trump, el mu­ro y las de­por­ta­cio­nes), Gui­ller­mo Arria­ga uti­li­za el al­ta­voz que le pro­por­cio­na­mos los me­dios pa­ra alen­tar a sus com­pa­trio­tas: "Bue­na par­te de mi obra tie­ne que ver con la in­to­le­ran­cia, y al es­cri­bir­la he ido des­cu­brien­do que es­ta pro­vie­ne del mie­do, no de la con­fian­za ni de la fuer­za. Mé­xi­co de­be dar­se cuen­ta de es­ta si­tua­ción y en­ten­der que cuan­to más se­gu­ros es­te­mos de no­so­tros mis­mos más sen­ci­llo nos se­rá sa­lir ade­lan­te". Es­ta re­ce­ta es vá­li­da pa­ra pro­ble­mas lo­ca­les co­mo el nar­co­trá­fi­co o la co­rrup­ción po­lí­ti­ca: "Su exis­ten­cia me frus­tra. El sal­va­je se si­túa en 1970, pe­ro aún hoy su­fri­mos los pro­ble­mas que ya te­nía­mos en­ton­ces. Una vez di­cho es­to, tam­bién creo que los nar­cos yan­quis tie­nen me­jor mar­ke­ting que los nues­tros. Ha­ce años es­tu­ve fil­man­do en Memp­his y en una so­la se­ma­na ase­si­na­ron a cua­tro per­so­nas por te­mas re­la­cio­na­dos con el trá­fi­co de dro­gas. Nin­gún me­dio in­for­mó de es­to. Por eso, cuan­do en Holly­wood me han pro­pues­to ha­cer una pe­lí­cu­la so­bre el nar­co me­xi­cano, yo siem­pre he res­pon­di­do con otra pro­po­si­ción: '¿Y por qué no ha­ce­mos al­go so­bre vues­tro nar­co?".

UN TI­PO TRAN­QUI­LO La per­so­na­li­dad de Gui­ller­mo Arria­ga, ama­ble y se­re­na, con­tras­ta con el rit­mo fe­bril y feroz de su obra li­te­ra­ria.

LEA O DIS­PA­RO "No hay vo­lun­tad en el ar­te. Yo no es­cri­bo pen­san­do en ha­cer una obra maes­tra, sino en com­pro­me­ter­me con la his­to­ria y de­jar que es­ta en­cuen­tre a sus lec­to­res".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.