AFEITADO El ra­su­ra­do (o el trim­ming) se re­nue­va con 10 pro­duc­tos de 10.

Nun­ca un bar­bu­do fue de má­qui­nas tan bien ser­vi­do.te pre­sen­ta­mos diez pro­duc­tos diez pa­ra tu afeitado dia­rio.

GQ (Spain) - - Sumario -

Los úl­ti­mos lan­za­mien­tos en el sec­tor del afeitado co­rro­bo­ran que es­te sec­tor se ha con­ver­ti­do en el ni­cho de mer­ca­do cla­ve pa­ra las mar­cas, por en­ci­ma del cui­da­do del ros­tro. Es tal la ofer­ta que exis­te hoy en día en las es­tan­te­rías de los gran­des al­ma­ce­nes que se pue­de de­cir que hay un pro­duc­to dis­tin­to pa­ra ca­da es­ti­lis­mo fa­cial. La ca­te­go­ría que más cre­ce, con­for­me a la ten­den­cia bar­bu­da, es la de las má­qui­nas de re­cor­te. Los hom­bres es­tán más dis­pues­tos que nun­ca a ju­gar con su ve­llo y quie­ren que se lo pon­gan fá­cil y rá­pi­do. Apues­tas co­mo la de Phi­lips One­bla­de, que de­ce­le­ra el lar­go de la barba de 100 a 0 en una so­la pa­sa­da, obe­de­cen a es­ta ne­ce­si­dad de los clien­tes. Tam­bién re­cla­man los con­su­mi­do­res gag­dets au­tó­no­mos y mul­ti­fun­cio­na­les, que li­be­ren es­pa­cio en el cuar­to de ba­ño –no son so­lo las má­qui­nas las que ocu­pan, tam­bién sus car­ga­do­res, pei­nes… un lío in­ne­ce­sa­rio–. Lo que no aca­ba de des­pe­gar es el di­se­ño re­tro, tan afín a otros ob­je­tos de con­su­mo. Pe­ro ya em­pie­za. Dé­mos­le tiem­po…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.