LIAM NEE­SON

HÉ­ROE DE AC­CIÓN, SÍ, PE­RO TAM­BIÉN RO­BIN HOOD ES­CO­CÉS Y NA­ZI DE BUEN CO­RA­ZÓN. EN­CIE­RRA UN PA­SA­DO Y UN FU­TU­RO QUE, CO­MO EL PRO­TA­GO­NIS­TA DE TA­KEN (VEN­GAN­ZA), ES­CON­DE UNOS CUAN­TOS SE­CRE­TOS.

GQ (Spain) - - GQ Special Respeto - PAO­LA KUDACKI por John To­nes

LIAM NEE­SON SE CONVIRTIO en el hé­roe de ac­ción más im­pre­vis­to de los úl­ti­mos tiem­pos des­pués de una des­gra­cia per­so­nal que mar­ca­ría su vi­da pa­ra siem­pre. Su mu­jer, Na­tas­ha Richardson –hi­ja de la mí­ti­ca ac­triz bri­tá­ni­ca Vanessa Red­gra­ve– mu­rió tras un gol­pe en la ca­be­za que re­ci­bió por ac­ci­den­te en una cla­se de es­quí pa­ra principiantes. Ne­gán­do­se a su­mir­se en la de­pre­sión pa­ra no arras­trar con ella a sus hi­jos –y cons­cien­te de que el tra­ba­jo siem­pre ha­bía si­do una es­pon­ja emo­cio­nal pa­ra él– Nee­son se en­tre­gó a una ver­tien­te de su ca­rre­ra en la que se ha­bía pro­di­ga­do po­co has­ta ese mo­men­to.

En 2008, dos me­ses des­pués de la muer­te de Richardson, Nee­son es­tre­nó Ta­ken, una pe­lí­cu­la que él es­ta­ba con­ven­ci­do de que iría di­rec­ta­men­te a pa­rar al fon­do del mer­ca­do do­més­ti­co. Sus 25 mi­llo­nes de dólares de pre­su­pues­to se tra­du­je­ron en más de 200 de re­cau­da­ción en to­do el mun­do y él se con­ver­ti­ría en inopi­na­da estrella del gé­ne­ro… con 56 años. La cla­ve del éxi­to: las dé­ca­das de experiencia co­mo ac­tor dra­má­ti­co de Nee­son se plas­ma­ban en un per­so­na­je al que se le adi­vi­na­ba un pa­sa­do du­ro y trau­má­ti­co, lo que trans­for­ma­ba el res­ca­te-de-la-hi­ja en al­go más que un re­cur­so de guión. El éxi­to de la pri­mer en­tre­ga del fil­me dio ori­gen a una ta­qui­lle­ra tri­lo­gía de th­ri­llers de ac­ción. To­da una epo­pe­ya del guan­ta­zo me­lo­dra­má­ti­co en una in­dus­tria ne­ce­si­ta­da de hé­roes post-iró­ni­cos.

Al bri­tá­ni­co, el ci­ne de aven­tu­ras no le pi­lla­ba de nue­vas. Aun­que an­tes de Ta­ken el ac­tor es­ta­ba pre­sen­te en la me­mo­ria co­lec­ti­va por uno de los dra­mas holly­woo­dien­ses más "de ma­nual" de to­dos los tiem­pos (La lis­ta de Schind­ler; que le va­lió la no­mi­na­ción en 1993 a me­jor ac­tor dra­má­ti­co en los pre­mios BAFTA y los Os­car), Nee­son ha­bía si­do un ha­bi­tual del gé­ne­ro des­de los años 80: la ex­ce­si­va Ex­ca­li­bur, la in­des­crip­ti­ble Krull ,el re­ma­ke de Mo­tín a bor­do, la pres­ti­gio­sí­si­ma La mi­sión… Por su­pues­to, no nos ol­vi­da­mos de Dark­man, una se­rie B que mez­cla­ba el ci­ne de su­per­hé­roes (an­tes de que es­tu­vie­ra de mo­da) con El fan­tas­ma de la ópe­ra y que ha­ce en­ro­je­cer con su fres­cu­ra a cual­quier su­per­pro­duc­ción Mar­vel de hoy. Al igual que en Ta­ken, el guión se be­ne­fi­cia en es­te fil­me de una pro­fun­di­dad dra­má­ti­ca po­co pro­pia del ci­ne de gé­ne­ro gra­cias al ca­ris­ma de su ac­tor prin­ci­pal.

A par­tir de ahí, Nee­son al­ter­nó un pa­pel con Woody Allen (Ma­ri­dos y mu­je­res) con una bue­na can­ti­dad de ci­ne de épo­ca (Rob Roy, Mi­chael Co­llins, Los Mi­se­ra­bles) y al­gu­nas pe­lí­cu­las que en su día nos olie­ron a ali­men­ti­cias (Bat­man Be­gins, La Ame­na­za Fan­tas­ma), y que aho­ra po­de­mos en­ten­der co­mo pre­pa­ra­ción pa­ra un ti­po de per­so­na­jes que el ac­tor ya ha anun­cia­do que tie­nen los días con­ta­dos: los del hé­roe de ac­ción cre­pus­cu­lar, can­sa­do y de tin­tes trá­gi­cos. El ac­tor lle­va en ese re­gis­tro ca­si una dé­ca­da, fac­tu­ran­do un ex­tra­ñí­si­mo ci­ne de ac­ción emo­cio­nal con pe­lí­cu­las co­mo In­fierno blanco o Ca­mi­nan­do en­tre las tum­bas.

En 2017, Nee­son re­gre­sa­rá a la pan­ta­lla gran­de jun­to a la ac­triz Vera Far­mi­ga en The Com­mu­ter, th­ri­ller de ac­ción di­ri­gi­do por el español Jau­me Co­llet-se­rra, con quién ya tra­ba­jó en Sin iden­ti­dad, Non-stop: Sin es­ca­las y Una no­che pa­ra so­bre­vi­vir. A par­tir de ahí, es po­co po­si­ble que su ca­rre­ra le lle­ve por los ca­mi­nos del ex­ce­so, aun­que no de­be­ría­mos dar na­da por sen­ta­do. Al fin y al ca­bo, es­ta­mos an­te al­guien que, en in­mor­ta­les pa­la­bras de Br­yan Mills, el agen­te de la CIA que in­ter­pre­ta en Ta­ken, tie­ne "un con­jun­to muy es­pe­cí­fi­co de ha­bi­li­da­des".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.